Seguidores

viernes, 11 de junio de 2010

ENTREVISTA EXCLUSIVA A JEAN-CLAUDE ELLENA, PERFUMISTA DE HERMÈS

Como sabéis las que me seguís habitualmente, en estas últimas semanas he viajado bastante, cosa que no es muy habitual durante el resto del año, pero se ve que ahora me tocaba.
En uno de estos viajes, he entrevistado a uno de los mejores perfumistas del mundo, JEAN-CLAUDE ELLENA, que trabaja en exclusiva para la firma HERMÈS, en las oficinas situadas justo encima de la tienda parisina de Fabourg Saint-Honoré.

Ya os podéis imaginar que estaba nerviosísima y casi no había podido comer, pero estaba feliz y contenta a la vez, por tener la oportunidad de tener de cerca a este gran genio de la perfumería actual y porque la entrevista ha sido en exclusiva para el blog.

JEAN-CLAUDE ELLENA, PERFUMISTA Y MAGO

Con los miedos superados y un cuestionario que ocupaba dos folios, me dirigí a la tienda de HERMÈS segura de que la grabadora estaba en mi bolso y tenía pilas nuevas. Todo tenía que salir a la perfección porque estas oportunidades no se presentan siempre.

El cuestionario de dos folios se convirtió en una hora y media de entrevista que transcribo aquí. Y como la ocasión y el personaje merecen mucho la pena, he separado las preguntas según la fragancia o la familia de fragancias que JEAN CLAUDE ELLENA ha ido creando a través del tiempo.
¿Me acompañáis en esta entrevista?
SUS INICIOS Y EDMOND ROUDNITSKA
Hijo de perfumista y originario de la ciudad de Grasse, Jean-Claude Ellena trabaja en exclusiva para la firma francesa Hermès desde 2004. Es autor de una lista fabulosa, auténticas “joyas” de la perfumería, como First de Van Cleef &Arpels, Déclaration de Cartier, Eau Parfumée au Thé Vert de Bvlgari, Eau de Campagne de Sisley o Cologne Bigarade para Éditions de Parfums Frédéric Malle.

Cuando era un joven perfumista, tuvo la ocasión de conocer de cerca a uno de los grandes perfumistas que ha dado el siglo XX, EDMOND ROUDNITSKA, creador del primer perfume de la casa, Eau d’Hermès. Pasó mucho tiempo profundizando en las rigurosas composiciones olfativas de Roudnitska y tratando de averiguar los secretos de su savoir-faire. Sin duda alguna, este encuentro marcaría en los sucesivo su forma de trabajar.

BEAUTYVICTIM: ¿Se ha inspirado en las creaciones de Roudnitska para la creación de sus perfumes? ¿Hasta qué punto le ha influido en su trabajo como perfumista?
JEAN CLAUDE ELLENA: No sólo me ha inspirado mucho, sino que ha marcado todo mi trabajo como perfumista hasta día de hoy. Empecé a
trabajar en el sector de la perfumería como obrero, con 25 años, en Grasse, y en ese momento no había nada escrito.

IMÁGENES DE EDMOND ROUDNITSKA

Con Roudnitska, el mundo de la perfumería empezó a tener una filosofía, una visión y una ética que puso de manifiesto a través de sus escritos. En ellos, Roudnitska habla sobre lo que significa crear un perfume y cómo este proceso de creación puede llegar a ser Arte, cuando el resultado final es un perfume único, irrepetible, que huele maravillosamente bien y es de gran calidad.
Pero a su vez, Roudnitska decía que había que un perfumista debía ser sencillo en el proceso de creación de dicho perfume. Yo me preguntaba si esto podía ser cierto y empecé a analizar sus perfumes con una máquina y pude comprobar que era cierto lo que decía, que sus creaciones
lo eran y que se trataba de perfumes extraordinarios.
Poco después, le llamé por teléfono porque estaba muy interesado en conocerle y entablamos una relación amistosa.
Hablábamos mucho sobre creación en perfumería y no siempre estábamos de acuerdo en todo, pero estas conversaciones fueron muy importantes para mí porque marcaron mi forma de trabajar.
Cuando Roudnitska murió, tuve el honor de ser quien le hizo su homenaje en la iglesia.


B: ¿Qué perfume de todos los que ha creado es el que considera que tiene más influencia de Roudnitska?
JCE: Todos tienen la misma influencia porque se trata de una forma de trabajar y, de alguna manera, me considero “hijo espiritual” de Roudnitska.

COLECCIÓN JARDINES
La Colección Jardines, como su nombre indica, consta de tres fragancias inspiradas en diferentes jardines de tres lugares concretos del mundo: Un Jardín en Mediterranée, inspirado en el jardín tunecino de Leila Menchari, escenógrafa y responsable de Decoración en Hermès. Es la creadora de los escaparates de la tienda parisina de Fabourg Saint-Honoré. Leila vive a caballo entre París y Hammamet (Túnez).
Después le siguió Un Jardín Sur le Nil, que nos remite a un paseo sensorial al frondoso y fecundo borde del rio Nilo (Egipto), y fue para Jean-Claude Ellena como una vuelta a los orígenes en un eterno renacimiento del ciclo del agua.
Por último, tenemos Un Jardin après la Mousson, que es una mirada inusual sobre la India porque no representa el caos de olores de los mercados de especias y materias primas, sino el olor que se queda en la tierra y en el aire después de las lluvias monzónicas, en Kerala, el corazón de una red de ríos y canales llamados backwaters, una zona de naturaleza exuberante. Justo después de las lluvias monzónicas, cada día, sale el sol, y es en ese momento en el que se une el olor de la tierra mojada, la savia de los árboles y el verde de las hojas, formando una fragancia clara, fresca y muy pura.

B: Cuando comienza el proceso de creación de un perfume que recrea la fragancia de un lugar concreto en el mundo. ¿Cuánto tiempo necesita pasar en ese lugar? ¿Recoge notas olfativas in situ? ¿Se lleva materias primas del lugar a su centro de trabajo? ¿Es capaz de recordar después las sensaciones que le produce ese lugar para recrear los aromas de una forma fiel?

JCE: Cuando he realizado la colección Jardines, nunca me he quedado más de cuatro o cinco días en el sitio. Lo importante del lugar es escoger una materia prima olfativa que lo simbolice. Por ejemplo, cuando creé Un Jardín Mediterráneo, me inspiró una mujer joven a quien vi arrancar una hoja de una higuera. El aroma de esa hoja recién arrancada del árbol fue el leit motiv sobre el que gira todo el perfume.
En los Jardines del Nilo, recogí un mango característico de la zona y en Jardín después del Monzón, me inspiré en el olor de la lluvia durante el Monzón. El olor del agua. Siempre intento buscar algo que sea simbólico del lugar en el que me encuentro y sobre el que voy a componer el perfume.
Una vez que he escogido el tema principal, elijo los acordes que le van a acompañar. Normalmente, en el viaje de vuelta en avión, termino de escribir la fórmula y cuando llego a mi estudio, tengo el 70 % de lo que será el perfume final y en pocas semanas está terminado.
Pero cuando me planteo realizar un perfume que nos remita a un lugar del mundo en concreto, lo que busco no es representar la realidad exacta del lugar; lo que intento es reproducir la emoción que sentí en ese lugar del mundo mientras estaba conociéndolo porque la emoción es más importante que la propia realidad.

HERMESSENCE
El universo de las fragancias que componen la colección Hermessence ha explorado el mundo de la fantasía, la pasión, la libertad en una mirada hacia lo sustancial y el resultado es el de fragancias exclusivas y singulares: Rose Ikebana, Ambre Narguilé, Vétiver Tonka, Poivre Samarcande, fueron las cuatro primeras y fueron concebidas por Jean-Claude Ellena como si fueran poemas olfativos llegar al corazón de las personas. Son fragancias intemporales para ser utilizadas según sea nuestro estado de ánimo, y no en razón de nuestro sexo.
Son perfumes de emociones que quieren evocar y sugerir. Hacer hablar a todos los sentidos: Olfato, Tacto, Vista…
La Vista se recrea en los frascos de cristal cuya base está tintada de un color que se proyecta bañando las paredes. El juego del Tacto viene acompañado del cuero mate del tapón y las suaves aristas del cristal… Y el Olfato.
Son la exaltación de la Imaginación.
B: El perfume como obra poética. Si tuviera que hacer un perfume que fuera una poema de amor ¿qué notas olfativas llevaría?
JCE: Todas mis creaciones son declaraciones de amor.TERRE D’HERMÈS
Es una fragancia masculina muy particular y me gustaría que me hablara de la elección de las materias primas que ha elegido y sus razones porque para mí, esa verticalidad que tiene el
perfume es una forma de presentar a los hombres como una conexión necesaria entre lo terrenal y lo espiritual.

B: ¿Qué materias primas eligió en ese momento para esa fragancia para conseguir esa conexión entre el cielo y la tierra?
JCE: Inicialmente, me dijeron: “Tienes que hacer un perfume que se va a llamar TERRE" y es como si te dieran el título de una novela, pero que todavía no has escrito. Buscaba una idea y me basé en mis acuarelas. Recordé que en Irlanda pintaba la naturaleza, las llanuras, los valles y las montañas… (Jean-Claude también es acuarelista) pero en el momento en el que incluya la verticalidad a través de un poste, esa verticalidad que incluya en mis dibujos representaba al HOMBRE. Por eso utilicé mucha madera de cedro en Terre d’Hermès, porque el cedro es un árbol muy vertical, mientras que otros árboles, como el sándalo, son mucho más horizontales.

KELLY CALÈCHE
Este juego de palabras clave nos remite a dos universos que se unen irremediablemente por
cuestiones del destino: Kelly, el bolso mítico que debe su nombre a otro mito, Grace Kelly, actriz y princesa de Mónaco.
Y Calèche, el perfume femenino que creara Guy Robert, en 1961. Toda una intromisión de un guarnicionero en un mundo reservado a perfumistas y modistos. Aunque la casa francesa ya había creado Eau D’Hermés, creada por Edmond Roudnitska, que se distribuía exclusivamente a los clientes de la firma.Y seguimos con la unión de mitos: las pieles exclusivísimas de Hermès con su perfume icono. Al hablar de piel, posiblemente más de una pensará: Cuero de Rusia, un olor denso y penetrante. Pero no, las pieles de Hermés son cuir d’ange (piel de ángel), según Jean-Claude Ellena.

B: ¿Qué fue lo primero que percibió cuando visitó por primera vez el depósito de pieles de Hermés?
JCE: Cuando era joven, visité la bodega en la que guarda Hermés sus pieles. Un lugar enorme e increíble en el que se guardan auténticos
tesoros y riquezas. Cuando he estado en dicha gruta, no sólo he visto las pieles, sino que las he podido oler y sentir: becerro Swift, becerro barenia, cocodrilos, lagartos… algunas estaban tratadas con taninos naturales y otras con taninos químicos… En seguida vi que cada una tenía un olor diferente, y fuerte, pero las más caras, que estaban tratadas con tanino natural, tenían un olor a flor: mimosa, narciso… Estuve hablando de ello con el jefe de la bodega de Hermés y me dijo que él sólo al ver y tocar una piel, podía saber si era de buena o mala calidad, pero que la sensación del olfato nunca la había tenido y que eso era nuevo para él. Así que, llegamos a un acuerdo, él me enseñó a tocar las pieles para distinguir las mejores y yo le enseñé a olerlas.

LES COLOGNES HERMÉS
En alguna ocasión, ya os he comentado que entendemos por “Agua de Colonia” (eau de cologne) como la marca de perfume más antigua del mundo, ya que se es una denominación registrada, original de Juan María Farina (1685-1766), que contiene entre 4-8% de aceites esenciales y debe su nombre al hecho de que fuera creada en la ciudad alemana de Colonia.

















La fórmula de las aguas de colonia tienen un cierto margen de variación de ingredientes, pero para que se consideren eau de cologne, deben mantener una cierta estructura: notas cítricas, cedro, y hierbas, y debe ser fabricada con un volumen de alcohol al 70%. Cuento esto porque la siguiente pregunta se refiere a la naturaleza de sus eaux de cologne y merecía la pena aportar esta información complementaria.

En 1979, la perfumista Françoise Caron crea Eau de Orange Verte, un eau de cologne con notas de naranja verde, herbabuena, grosella, musgo de roble y patchulí. Con esta nueva fragancia, Françoise Caron pone el listón muy alto.

















B: Cuando pienso en notas hesperiadas, rosa, pomelo, genciana, siento que me transmiten la alegría de vivir. ¿Ha habido alguna fragancia que le haya causado esa sensación de alegría de vivir durante el proceso de creación?
JCE: La alegría de vivir va en paralelo al proceso de creación. El eau de cologne colonia, por definición, es alegría de vivir y cuando estás haciendo una cologne debes estar en ese estado o pensar de esta manera porque si no, no funciona. En cuanto al proceso, el enfoque es distinto porque cuando creas una eau de cologne eres un artesano que transformas la materia bruta en otra materia, mientras que si tienes el enfoque del artista, utilizas la materia para transformarla en una idea.
En este caso, quise utilizar un cítrico poco utilizado en las fragancias, que es el pomelo, porque es sencillo, muy alegre, muy directo y, además, es fuerte.















En oposición, con la otra fragancia utilicé la genciana blanca para darle una noción de placer, de limpieza, de higiene… que es uno de los valores a los que se asocian las colognes. En el siglo XIX se utilizaban más cítricas y en el siglo XX cambian, se introducen los musgos blancos. De ahí el uso de la genciana blanca, para dar un nuevo código, un nuevo discurso. El pomelo rosa es una nota moderna que sigue la tradición, mientras que la genciana blanca es una nota nueva y muy, muy moderna.

VOYAGE
Con el lanzamiento de VOYAGE de HERMÈS, el reto estaba servido (acaba de ser lanzado al mercado). No es la primera vez que Jean-Claude Ellena compone un perfume rememorando el viaje a un determinado lugar en una estación concreta del año, como ocurría en la trilogía JARDINES.
B: En esta ocasión no se trataba de rememorar un lugar, sino de hacer un perfume que invite a viajar pero ¿Cómo puede un perfume invitar a viajar?
JCE: En francés, la palabra Voyage significa dos cosas: la cosa: el viaje, y la acción: yo viajo y eso me llamó la atención. No quería que al componer este perfume te llevara a un lugar, porque eso ya son los Jardines. Quería hacer esa abstracción de lo que es el viaje. Pero el viaje también son dos nociones: una, la del confort. Cuando viajas te llevas maletas, por lo general, grandes. Especialmente las mujeres, que viajan con bolsos grandes con “toda la casa dentro” en los que caben muchas cosas, “por si acaso”: medicamentos, kleenex, etc… Sientes que como te vas, vas a perder un poco el equilibrio, y eso es un poco el viaje, por eso tenía que hacer un olor que representara el confort.La segunda noción del viaje es que algo te tiene que conmover, que impulsarte para irte a algún sitio en un momento determinado, porque si no, quizás no saldrías nunca de tu casa. Pensarías: “ya lo haré más adelante” y finalmente, no viajarías nunca. Por eso, también quise darle a la fragancia ese IMPULSO y tenía que ser a través de un olor fresco y vivo, que fuera como una
bofetada que te impulsara a salir de donde estás.He tratado de encontrar este equilibrio entre el impulso de irte a algún lugar y el confort del que hablaba antes porque es lo que todos queremos encontrar cuando viajamos.

B: ¿Dónde está la clave de este perfume, desde el punto de vista de la composición olfativa?
JCE: El perfume no es una receta sino una combinación de elementos que hace que algo ocurra, y no es añadiendo notas sino poniendo unas junto a otras y esa combinación es la que nos lleva a un resultado final armonioso, con la capacidad de transmitir emociones.Ocurre igual que cuando el preguntas a un escritor sobre su obra. No se le va a preguntar sobre cómo está compuesta su frase y él nunca te va a decir que sus frases llevan un sujeto, un predicado y un complemento, porque eso no te dice nada. Mientras que si te contesta: “el bosque es bonito” eso ya te
lleva a una emoción, a una idea. Pues eso es el perfume, la unión de notas olfativas que armonizan entre sí y tienen la capacidad de sugerir emociones e ideas.

B: ¿Cuáles son las notas olfativas de este perfume, cómo han surgido y por qué invitan a viajar? (Se ríe por mi insistencia; creo que es la tercera vez que le pregunto sobre las notas olfativas del perfume, pero no conseguiré obtener esa información en ningún momento)
JCE: Yo trabajo sobre el inconsciente y que es un inconsciente colectivo y común. Todos, todos, todos tenemos colores en la memoria. Absolutamente todos. Lo que me interesa es trabajar sobre tu memoria, ir hacia ella para producir estos efectos. No daré la receta, porque quiero guardar el secreto, pero el olor del viaje viene de los intercambios, de las relaciones del juego entre las notas. En este sentido se trata del viaje: el viaje es una invitación al
reencuentro, al juego, a los intercambios. No huele a maderas, ni a flores, ni a ninguna materia en especial, sino a lo desconocido en todo su esplendor. No es masculino, ni femenino porque está contagiado de las materias primas consideradas “masculinas” o “femeninas”. Es fresco, amaderado y almizclado, pero absolutamente abstracto.

B: ¿La elección de las notas de Voyage de Hermès tiene que ver más con una invitación a ese viaje interior?
JCE: Sí, claro. Un viaje interior siempre es liberador porque se trata de conocernos mejor a nosotros mismos y nos abre los ojos al resto del mundo. Es un viaje al que todos podemos acceder si queremos. Viajamos a dónde nos lleva el corazón y dónde el encuentro nos cautiva.

OTRAS CURIOSIDADES
Haciéndome eco de algunas preguntas recurrentes que recibo de vosotras en el blog, quise preguntarle al margen de sus creaciones en perfumería.
B: Si la experiencia de la percepción olfativa es personal e intransferible y la infancia es clave en este aprendizaje de los olores y aromas. ¿Cómo consigue transmitir una idea acerca de un perfume al resto del mundo?
JCE: Eso no es del todo cierto, porque aunque todos seamos únicos, todos somos iguales en
realidad porque todos tenemos una cabeza, dos brazos y dos piernas, aunque estas sean
distintas, son puntos comunes. En Europa tenemos una cultura gustativa compartida a través de la cocina, que es la base de la memoria olfativa. Todos conocemos la cocina española, la italiana y la francesa, e incluso la mezclamos entre sí, y eso nos da una visión común de las cosas y con la globalización, ahora también conocemos sabores de otras culturas: el wasabi japonés, que ya conocemos en todo el mundo… Todos intentamos ser distintos unos de otros, pero en realidad tenemos una base muy parecida.

B: ¿Por qué nos parece que las flores, las rosas, y en general las materias primas que nos rodean, no “huelen como antes” según nos vamos haciendo mayores?
JCE: El olor de las rosas nunca han cambiado, pero envejecemos (el proceso de envejecimiento implica disminución de células en la piel, pero también en los sistemas
olfativos y gustativos, por eso no huelen las cosas igual, ni tampoco saben las cosas “como antes”) y nuestro entorno cambia, por lo que no vemos y no percibimos las cosas de la misma manera. Pero eso es mejor. Yo no veo el mundo de la misma manera que cuando tenía 20 años que ahora, con 60 años. Entonces tenía una visión mucho más estrecha del mundo y ahora la tengo ya más amplia. Nunca jamás hay que entrar en un perfume por la materia prima. Es como si vas a un restaurante de 2 o 3 estrellas (en España hay muy buenos) y le preguntas al chef qué ingredientes puso pasa conseguir esa exquisitez. Entonces pierde toda su magia. Es mucho mejor dejarse llevar por la emoción. Igual que cuando ves un cuadro. No vas a preguntar cómo se obtuvo ese verde o ese rojo, a no ser que seas pintor y quieras aprender a transcribirlo. Lo que importa es el placer que obtienes con la contemplación del cuadro. Igual ocurre con el perfume. Es un placer que no conlleva riesgos.

Y ASÍ, ASEGURÁNDOME DURANTE TODO EL VIAJE QUE LA GRABADORA VOLVÍA CONMIGO EN EL BOLSO, SALÍ DE LAS OFICINAS DE HERMÉS ATRAVESANDO LA MÍTICA TIENDA. POCO A POCO, MIS NERVIOS HABÍAN IDO DESAPARECIENDO Y YA ME PODÍA FIJAR EN LA MARAVILLOSA DECORACIÓN DE LA TIENDA, Y LE DEDICABA SU TIEMPO A LOS BOLSOS, LA ROPA Y LOS COMPLEMENTOS.

SIN DUDA ALGUNA, ESTAMOS ANTE UNO DE LOS GRANDES "NARICES" ACTUALES, CUYOS PERFUMES LEVANTAN PASIONES, ELEVAN EL ESPÍRITU Y MARCAN PUNTOS DE INFLEXIÓN EN EL TIEMPO DE LA PERFUMERÍA ACTUAL.

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO.

MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR
Publicar un comentario en la entrada