Seguidores

lunes, 19 de julio de 2010

SERGE LUTENS, MÁS ALLÁ DEL PERFUME

A finales de enero de este año, SERGE LUTENS, mito viviente donde los haya en el sector de la belleza y la perfumería, presentaba su nueva fragancia L'EAU SERGE LUTENS. en un acto sin precedentes. Por si alguna no conoce a este genial artista y su obra, en la entrevista que le hice, en exclusiva para el blog, os lo voy a presentar. Sin duda alguna, se trata de un hombre renacentista en toda la extensión de este concepto, y ahora vais a saber por qué.

Empezaré por contar la presentación que se hizo a la prensa porque se trató de una ocasión única y memorable, y merece la pena hacer un alto todo lo que se vivió allí. El día D fue el 26 de enero, a las 10 de la mañana, y Madrid llevaba varios días cubierto de nieve. Un sol radiante y un frío intenso fueron los protagonistas de las primeras horas del día.
Alguien me esperaba en la puerta de los TEATROS DE LA COMUNIDAD (en el Canal de Isabel II y el lugar en el que se iba a presentar la nueva fragancia) y llegaba muy justa de tiempo, pero cuando salí del Metro, la fina capa de hielo que cubría los alrededores retaba a los viandantes a patinar sobre la acera sin caer, así que, los taconazos que llevaba me hicieron andar muy despacio, a pesar de la mirada de "llevo-esperándote-mas-de-10- minutos" de mi acompañante.
Una vez dentro, me podían los nervios: además de conocer en persona a SERGE LUTENS, iba a tener lugar un acontecimiento muy especial. Nada más y nada menos que otro genio, esta vez de la danza, iba a volver a subirse a un escenario después de 25 años sin hacerlo: VICTOR ULLATE en un pase privado en las salas de ensayo del teatro con su hijo JOSUÉ ULLATE, el más pequeño de los tres, que también es bailarín y pertenece a su compañía de danza. Por si alguna no lo sabe, la danza es una de mis grandes pasiones y le he dedicado muchísimos años de mi vida.


Si a eso le añadimos que estaba sentada a menos de un metro y medio de SERGE LUTENS y de VICTOR ULLATE, durante el resto de la presentación, y la compañía que tenía a mi lado, pues os imaginaréis que la carga emocional de ese día fue muy intensa.

Durante la presentación de L'EAU SERGE LUTENS, vimos un recorrido de su obra a través de las imágenes que han conformado la vida creativa y artística de este genio creador que paso a contaros.

Entró por una puerta muy grande en el mundo de la belleza como fotógrafo para VOGUE PARIS, a finales de los años 60’ y enseguida se hizo cargo del colorido del maquillaje de la casa francesa CARITA.

En los 70’, fue la firma DIOR quien le contrató como director artístico de su línea de maquillaje y allí se quedó trece años. Trabajó como modelos como Twiggy, Panélope Tree, Veruschka o Angelica Houston, y con fotógrafos de la talla de Guy Bourdin, Richard Avedon o Irving Penn.

En 1972, homenajeando a los maestros de la pintura moderna y a las obras del expresionismo alemán, SERGE LUTENS realiza una serie de fotografías bajo el nombre de "MAKE UP ART", que fueron expuestas en el MUSEO GUGGENHEIM de Nueva York, en el VAN GOGH MUSEUM de Amsterdam o en el MUSEO DE BELLAS ARTES de Caracas.
Entre 1974 y 1976, realiza sus primeras cortometrajes: LES STARS y SUAIRE, que presenta en los Festivales de Cannes, Berlín y Venecia.

Su búsqueda constante de inspiración le llevó por primera vez a Marrakech y ese viaje cambió
del todo su vida porque descubrió el potencial creativo que encierra el mundo de los aromas.

Ya entrados los años 80’, se cruza en su camino la firma japonesa SHISEIDO y desde allí, además de seguir desarrollando su trabajo como fotógrafo y director artístico de maquillaje, da el salto definitivo al mundo de la perfumería abarcando todos los procesos de creación: construcción de la pirámide olfativa, diseño de los frascos, fotografía de las modelos, de los bodegones...

VISUAL DE MAQUILLAJE PARA SHISEIDO

Actualmente, LES SALONS DU PALAIS ROYAL DE SHISEIDO (abajo, en la foto) es el único lugar en el mundo en el que se pueden encontrar todos los perfumes de SERGE LUTENS, así como su exclusivísima colección de maquillaje.
PERFUMES EXCLUSIVOS SERGE LUTENS
COLORIDO BARRAS DE LABIOS SERGE LUTENS
Quizá alguna de vosotras ya conocéis el universo olfativo de SERGE LUTENS, así que sabréis que todas sus fragancias cuentan una historia a través de los ingredientes en los que se ha inspirado: ámbar, cedro, rosa, miel, especias, e incluso, un tejido como es la sarga del hábito de los monjes. Son fragancias para serdisfrutadas por quien guste, al margen de su sexo o edad, y tienen una presencia inconfundible.

Pero quien espere que L’EAU SERGE LUTENS, su último lanzamiento, vaya a seguir la estela de sus anteriores creaciones, deberá empezar por abrir su mente a una creación olfativa que está construida como un paréntesis de “anti-fragancia” que dejara en la piel un olor a limpio, en medio de la vorágine que conforma la perfumería actual: fragancias muy densas y dulces que se parecen demasiado unas a otras.

A lo largo de la entrevista, no deja de sorprender lo rotundo de sus afirmaciones realizadas en el tono más amable que uno pueda imaginar. Nuestra conversación gira, entre otras cosas, en torno a este concepto de anti-fragancia como paréntesis de olor a limpio, a pureza, es lo que SERGE LUTENS ha denominado como No Olor y para ello, ha recreado la sensación en piel del jabón, de sábanas limpias y de agua. Mientras transcribo esta entrevista, me perfumo con L’EAU SERGE LUTENS con el único fin de sentir la fragancia y tratar de comprender cómo puede ser un No Olor, un perfume, y lo primero que percibo son notas de flor de azahar.

BEAUTYVICTIM: L’EAU SERGE LUTENS, de alguna manera, nos remite a la cultura japonesa y a sus gusto de llevar perfumes ligeros para no invadir el espacio vital de los demás, por una cuestión de respeto. ¿Ha influido su visión de la cultura japonesa en la construcción de su pirámide olfativa?

SERGE LUTENS:
Mi inspiración la encuentro en todas partes, en Japón, en Marruecos… me he movido por muchos lugares distintos y he olido muchas cosas. Cada vez que recorro un país me reencuentro a mí mismo en cada lugar y me influye lo que veo, lo que siento y lo que huelo. Pero sí soy consciente de que es una fragancia que puede gustar mucho en este país, porque es una fragancia muy ligera y su concepto del perfume no tiene nada que ver con el occidental. A mí no me gustaría encontrarme con una japonesa muy perfumada porque se me haría raro, extraño. Cuanto estuve en Kyoto encontré una variedad increíble de cajitas perfumadas. Si ya conocéis, inciensos… pero su relación con el perfume no tiene nada que ver con la nuestra.


B: Al oler y sentir en piel L’EAU SERGE LUTENS, con sus notas de jabón de toda la vida y de sábanas limpias, vemos que no tiene nada que ver respecto a sus anteriores creaciones, pero tampoco tiene nada que ver con las tendencias de mercado de la perfumería actual. ¿Por qué este giro tan radical como si fuera un manifiesto?

SL: No sólo es el sector de la perfumería el que está saturado de fragancias, es la sociedad en general la que está saturada de cosas. Hace unos años, abríamos una revista y veíamos fotografías de publicidad bonitas, en las que aparecían mujeres y hombres bellos, pero estaban insertados en medio de páginas de contenido, reportajes… Ahora abres una revista y pasas páginas y más páginas en las que casi no se distingue lo que es publicidad de lo que es el contenido en sí de la revista porque las páginas están saturadas de objetos de consumo. En nuestra vida ocurre igual: todo está perfumado. No existe un rincón en el que no huela a nada, inoloro, que sea como un paréntesis o una burbuja de no olor, de sensación de pureza, de limpieza, de vacío. Con esta fragancia he intentado recrear ese espacio vacío al que me refiero.

B: ¿Será que a los seres humanos nos da miedo al vacío y de ahí ese exceso que vivimos en todos los ámbitos de nuestra vida?

SL:
Sí, tenemos miedo al vacío, a la nada; pero, por otra parte, el exceso de información y de objetos, nos desorienta. En lugar de calmar nuestros deseos, nos abruma y acabamos saturados. Es como una corriente de mar que te arrastra desde abajo y de la que es muy difícil salir. Es más devastador que un tsunami.
EYE LINER SERGE LUTENS

B: La gran oferta de perfumes y cosméticos que está viviendo el sector de la belleza ¿no debería ir dirigida a la exclusivización de nuestra elección en un perfume o en un tratamiento, en lugar de llevarnos a la estandarización?


SL:
Sí, hoy todo se copia. Se imita. Las fragancias se copian las unas a las otras y llega un momento en el que el público no sabe distinguir cuál es la fragancia original de la copia. Hay dos maneras de hacer perfume. Una, buscando un éxito rápido y fácil; y la otra, crear un perfume por el placer de crearlo. Nada más. Si tu creación gusta a los demás, es un placer compartido y estoy encantado de ser querido por mi trabajo. Pero no busco el éxito rápido de las operaciones de marketing obsesionadas por buscar lo que quiere el consumidor para satisfacer sus necesidades de forma instantánea. Eso son éxitos pasajeros que no me interesan. Yo sólo entiendo la creación por amor al arte. Si gusta o no, eso lo tienen que decidir los demás. Y normalmente, lo que gusta de verdad perdura en el tiempo, no es efímero.

MÁSCARA DE PESTAÑAS SERGE LUTENS

B: ¿Puede ser un perfume una obra de arte?

SL:
Para mi un perfume no es una obra de arte y pretender que lo sea me resulta pretencioso. Para mí, es una escritura, es una forma de expresar palabras que se juntan. La mezcla de las esencias constituye básicamente la estructura.

Por eso estoy en contra de hablar de los ingredientes que componen un perfume, porque son ingredientes que están presentes en otras fragancias, pero con resultados olfativos bien

distintos. Es como si le das los mismos pinceles y colores a diferentes pintores: el resultado de sus obras dista mucho entre unos y otros.

Como las palabras: todas existen, pero la forma de hilar unas con otras es lo que define la obra de cada escritor. Yo me sirvo de las esencias como medio de expresión, como Yves Saint Laurent se servía de sus creaciones para construir la imagen de las mujeres. Él no era sólo un modisto, sino que era un cómplice de las mujeres. Yo me siento igual, un cómplice de los perfumes. Para mí, la creación de un perfume es un recurso para transmitir lo que quiero expresar en cada momento cuando me dirijo a los demás.
Yves Saint Laurent revolucionó el mundo de la moda, no porque cambiara la moda en sí, sino porque cambió el comportamiento de las mujeres respecto a la moda, la manera de llevar la ropa. Esa fue su verdadera revolución y hoy en día, seguimos relacionándonos con la moda de esta manera. Yo no me considero creador de perfumes, sino creador de una manera de llevar perfume.

B: No comienza en este sector como perfumista, sino como director artístico del maquillaje de Dior, y después, de Shiseido. ¿En qué momento siente la necesidad de dar el salto al mundo del perfume?

SL:
¿Por qué estamos aquí hoy? ¿Por qué está Vd. aquí? No lo sé, son cosas que suceden mientras te va llevando la vida. Son cosas que se me han puesto delante por algún motivo.

B: ¿Cuál es el perfume que tiene para Vd. una historia de creación más especial?

SL:
Mis tres primeros perfumes, que fueron fruto de mi encuentro con Marruecos y con sus materias primas con los olores de las especias, de las calles, la gente. Por ejemplo, AMBRE SULTAN surgió cuando encontró un trozo de ámbar al poco tiempo de llegar a este país. En 1968 me regalaron un trozo de cedro. En aquel momento, el olor de esta madera me intrigaba muchísimo, y me fascinaba tanto que después he utilizado esta materia prima en la creación

de varios perfumes. Se podría decir que mi primera etapa como perfumista está marcada por este encuentro con las materias primas de Marruecos.

Después, en la
DAMA BLANCHE todo empieza por una imagen como de un cuento de hadas, por una historia. Es un río congelado que pasa cerca de un castillo y una dama que vuelve a su castillo. A partir de esta imagen tan onírica, cree este perfume.

Otro perfume muy importante para mí es
SERGE NOIRE que está inspirado la sarga, un tejido muy sólido que no se arruga. Es el tejido del que están hechos los hábitos de los monjes y que está muy ligado a mi infancia. Serge Noire es un perfume muy literario, muy complejo porque son fotos del pasado que recogen muchas vivencias. Estas imágenes del pasado serían como las palabras que van formando frases que cuentan una historia. De igual manera las imágenes de tu pasado cuentan tu vida, las esencias de las que está compuesto SERGE NOIRE hablan de mi vida.


B: ¿Un perfume puede expresar un sentimiento concreto?

SL:
Intento concretar lo más que puedo cuando estoy creando un perfume, pero los sentimientos son algo muy difuso, son muchas imágenes entrelazadas, vivencias personales de cada uno. Pero sí, sí es posible que un perfume pueda recrear un sentimiento concreto, como si fuera un trozo de nosotros en un momento determinado de nuestra vida.

B: Tengo una curiosidad y degustaría que Vd. Me diera su opinión: ¿Por qué la Rosa es la reina de las materias primas?

SG
: Porque es una palabra muy poética y su nombre ha trascendido a su fragancia, superándola, incluso. Y su imagen, la flor es la máxima representación de la belleza porque es la que tiene los pétalos más aterciopelados, con un colorido y unas tonalidades muy delicadas. Es pura poesía y todo esto supera la fragancia.

B: ¿Cuáles son las materias primas con las que mejor se siente trabajando?

SL: No siento predilección por ninguna materia prima en especial, utilizo aquellas que me facilitan poder expresar lo que siento en cada momento. Si quiero hablar sobre el cedro, utilizo esa materia prima y la acompaño de aquellas que ayudan a expresar mejor esta nota olfativa. Necesito que el perfume cuente algo, que no sea vació o excesivamente alcoholizado y luego no quede nada de las primeras notas de salida. Me gusta que el perfume sea algo tangible, que casi se pueda tocar. Pero sí que hay una materia prima que me gusta especialmente, y es el laurel. Me gusta utilizarlo porque me ayuda a unir las materias primas con las que trabajo. Es un nexo de unión fabuloso.

Termino la transcripción de la entrevista y en el transcurso de las horas, las notas a flor de azahar de la salida son un vago recuerdo que ha dado paso a la presencia del olor a jabón y a limpieza. Es entonces cuando termino de entender el trabajo de este maestro.

UN DÍA INOLVIDABLE.
MAGNÍFICO, MONSIEUR LUTENS

MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR
Publicar un comentario en la entrada