Seguidores

viernes, 17 de septiembre de 2010

LA BELLEZA DE LAS PORTADAS HISTÓRICAS DE VOGUE

La VOGUE FASHION NIGHT OUT de este año ha tenido opiniones opuestas para casi todo el mundo. Para algunas había una masificación excesiva y las colas para entrar en algunas tiendas eran interminables. Otras, en cambio, se lo pasaron fenomenal y disfrutaron de lo lindo.

En principio, yo había confirmado la cita de la quedada bloguera que habían organizado EMMA, de ONLY THE BEST, y SANDRA, de SUPERFICIALES... O NO?, (muchas gracias por organizar la quedada) pero en el ultimísimo momento, mis amigas decidieron ir y, como hacía mes y medio que no las veía, terminé sentada con ellas en la terraza de la cafetería de la c/ Serrano, 50, que se convirtió, por una noche, en la mejor pasarela de moda que una ciudad puede tener.
Desde allí pude ver todo un desfile de outfits magníficos y otros, no tanto. Pero lo que sí vi, especialmente en las más jóvenes, fue un interés total y absoluto por la moda, por sentirse guapas, por lucir las prendas que llevaban, en una plena demostración de lo mucho que disfrutan con ello, y eso me pareció muy, muy positivo, porque sin esa fuerza que produce el deseo de sentirse bien ¿cómo va a avanzar el mundo de la moda más allá del puro consumismo? Es imposible.
Hay algo fundamental en todo este entramado del mundo de la moda que, en mi opinión, a los que componen este entramado se les olvida con demasiada facilidad. Es la parte que tiene que ver con la creatividad estética y la conexión con las distintas generaciones que componen una sociedad. Lo artístico y lo social va intrínsecamente unido en todo lo que tenga que ver con la moda.
Si duda, la moda es una manifestación artística, lo que no significa que todo lo que se pone de moda sea arte. Creo que hasta ahí, todos estamos de acuerdo. Como también estamos de acuerdo que detrás de las tendencias que traspasan todas las capas sociales surjan de personas dotas con un extraordinario talento para la creación estética y tengan una gran sensibilidad para el arte, en general. La Historia de la Moda está llena de talentos más que reconocidos y no me voy a poner ahora a dar nombres.
¿A qué viene esto? Tenía mis dudas sobre la conveniencia o no de escribir sobre este tema, pero finalmente, el sí ha podido más. Todo este discurso viene por la acertada exposición de las portadas históricas de las distintas ediciones internacionales de la revista VOGUE. En su inmensa mayoría, son de la edición original estadounidense y aquí tengo mucho que decir porque en esta exposición, yo he puesto también mi granito de arena y no deseaba que mi trabajo quedara excesivamente en el anonimato.
Algunas de vosotras ya lo sabéis, pero la gran mayoría no. Estuve trabajando en Condé Nast como Directora de Edición Gráfica, de 1999 a 2002, y durante estos tres años hice la edición gráfica de dos libros (100 AÑOS DE VOGUE y VOGUE GOURMET, aparece mi nombre en los dos como Editora Gráfica) y planté la semilla de otro sobre las mejores portadas de la historia de Vogue, que nunca llegó a producirse como libro, pero cuyo material gráfico ha dado mucho de sí, no sólo en esta exposición, también en otra que se hizo en el Museo del Traje.
Para hacer estos libros y exposiciones, trabajé una semana (marzo de 2000) en los archivos de Vogue París (en esos años todavía no estaba Carine Roitfield como directora, ¡qué lástima!),Vogue United Kingdom (Vogue House, le llaman) y otra semana (mayo 2001) en los archivos de Vogue USA (Times Square). Todas ellas experiencias fantásticas porque tuve la oportunidad de conocer desde dentro las redacciones de tres de las ediciones de Vogue más importantes del mundo (aparte de los tres años que estuve en Vogue España).
En Vogue USA me enseñaron el almacén de moda (¡¡¡¡Síiiiii, aluciné muchísimo delante de las estanterías llenas de zapatos, bolsos y cinturones y las perchas llenas de ropa maravillosa!!!!!), degusté los platos que preparaban los chefs que trabajan para Gourmet (otra revista de Condé Nast) después de que fueran fotografiados en el plató situado justo al lado de la cafetería que diseñó Franz Ghery (eran el "aperitivo" previo a la comida) y me presentaron a Grace Coddington, y aunque sólo la tuve durante 15 " delante mía, fue un momentazo de shock total porque era (es) un míto. ¡Ella es realmente impresionante!
El trabajo que hice en estos archivos fue el de seleccionar aquellas imágenes verdaderamente relevantes y representativas de lo que ha sido la historia de Vogue, de su contribución al mundo de la moda y al mundo del arte. Y mi interés por este tema viene de muy lejos. Posiblemente, sea un sueño de niña cumplido y concluido.
Después de estudiar la carrera de Ciencias de la Imagen en la Universidad Complutense de Madrid, tenía claro que quería hacer un doctorado sobre la imagen de la moda y me puse a ello. Escribir la tesis doctoral me llevó año y medio de mi vida (por supuesto, dedicación absoluta, no trabajaba en ningún sitio) pero la recopilación de las imágenes data de la primera revista femenina de alta gama que llegó a España: ELLE, allá en 1986. Durante muchos años atesoré cientos de revistas, recortes de publicidades, etc, ante la desesperación de mi madre, de ver que mi habitación rebosaba papel hasta por las paredes, ya que había forrado las paredes de cartulina negra y sobre estas, pegaba y pinchaba las fotos de las revistas que más me impactaban por su belleza estética. Que sepáis que sigo haciéndolo ahora, en mi pequeño despacho en el que trabajo. Hay cosas que no deben cambiar nunca.
Medio año antes de terminar de escribir la tesis, en junio de 1999, entré a trabajar en Vogue España, precisamente por estar escribiéndola. El caso es que era la respuesta a una de las preguntas que me hacía diariamente delante del ordenador mientras escribía la tesis: "Lo que estoy escribiendo ¿le interesa a alguien o será una ida de olla mía?" Y parece ser que sí, que le interesaba a alguien.
En la tesis doctoral, HISTORIA Y EVOLUCIÓN DE LOS CÓDIGOS DE LA IMAGEN DE MODA EN EL MUNDO OCCIDENTAL (el título tuvo que ser así de explícito por exigencia académica y si alguna está interesada en echarle una ojeada, hay dos ejemplares en la biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Información, de la Complutense de Madrid, sólo tiene que pedirla), distingo entre lo que entendemos como imagen redaccional o editorial, imagen de portada, imagen publicitaria, imagen de los promos e ilustración. Y hago un recorrido histórico de lo que ha sido el periodismo de moda y la imagen de la moda desde la primera revista allá en 1758 (Courrier de la Nouveauté) hasta el año 2000.
Ya os podréis imaginar lo sumamente bien que me lo pasé escribiendo esta tesis porque en más de una ocasión me habéis oído decir que una de mis grandes pasiones es la fotografía. Esta tesis me ha abierto la puerta de muchos de trabajos y colaboraciones que he tenido, pero la más importante, sin duda, fue que hizo posible el libro 100 AÑOS DE VOGUE porque teníamos todo el contenido relativo a la imagen gráfica, década a década, ordenada y clasificada, así que, a la hora de buscar en los archivos de las tres redacciones de VOGUE a las que fui, sabía perfectamente dónde tenía que buscar, y agilizó muchísimo la localización de las imágenes.
De entre todos los distintos tipos de imagen que conforman la moda, sin duda alguna, las PORTADAS son las más difíciles de elaborar, si se trata de buenas portadas, claro, y no todas las portadas que se publican lo son. Eso ha ocurrido siempre. Por eso, la tarea de seleccionar aquellas que sí son relevantes por distintos motivos, era todo un reto para mí. Debía tener en cuanta varias cosas: la importancia del fotógrafo o ilustrador (hasta bien entrados los años 30 hay infinidad de ilustraciones y no es hasta los años 40' cuando son sustituidas por imágenes fotográficas), la relevancia del diseñador de la ropa y/o complementos (hay veces que se sabe con facilidad porque figura en los créditos y otras no) y el grado de artisticidad de la imagen. Y también que la imagen emocione, que comunique, que sea representativa del momento que vive ese grupo social, sin que por ello, pierda ni un ápice de artisticidad (lo he dicho dos veces). ESTE CONCEPTO ES IMPORTANTE PORQUE ESO ES VOGUE desde que en 1913, el Sr. Condé Nast, un rico neoyorkino, comprara la cabecera (hasta ese momento, Vogue era una revista de moda más del sector, que había nacido en 1893, en Nueva York).
Cuando Condé Nast la compra, decide hacer de Vogue un espejo de la forma de vivir de las clases altas de todo el mundo, pero con una perspectiva artística fuertemente marcada. Quizá porque el arte también forma parte de esta forma de vivir, es evidente. En cualquier caso, esta apuesta tan fuerte por la inclusión del arte en la imagen de su revista es lo que imprimió el carácter que ha distinguido la cabecera desde 1913 (no voy a entrar a valorar si ahora no buscan el arte, si no lo comercial porque no es el tema, ni me interesa mucho). Desde el principio, Condé Nast trabajó directamente con grandes fotógrafos como Adolf de Meyer, Edward Steichen, y después con Hoiningen Huene, Horst P. Horst. También con ilustradores como el español Eduardo García Benito, al que seguirían otros muchos durante las décadas de los años 10', 20' y 30', como George Lepape y Salvador Dalí, entre otros.
Durante estos treinta primeros años, las vanguardias artísticas siempre encontraron eco en las portadas y en las editoriales de Vogue y eso conforma un legado histórico de un gran valor porque son imágenes de una gran belleza, de un valor innegable como obras de arte, pero también, porque nos remiten a otra época en cuestión de 1/5 de segundo, que es exactamente el tiempo que tarda en producirse el fenómeno de la percepción visual (según Abraham Moles).
Y como bien sabéis, la política de trabajar siempre con artistas sigue tan vigente como el primer día: Irving Penn, Richard Avedon, Erwin Blumenfeld, Helmut Newton, Mario Testino, Patrich Demarchelier, Javier Vallhonrat... La lista es larga.
En Junio de 2000, y ya trabajando en la redacción de Vogue España, fue un mes importante para mí porque leí la tesis (sobresaliente cum laude) y se presentó el libro 100 AÑOS DE VOGUE en una fiesta preciosa en el Museo Reina Sofía, de Madrid. Era la respuesta a la pregunta que me había hecho miles de veces mientras tecleaba frente al ordenador. Parece ser que sí, que aquello de lo que estaba escribiendo le podría interesar a un buen número de personas, que tenía muchísimo sentido mi trabajo, y eso me llenó de orgullo.
Cuando ahora veo la exposición en la calle Serrano, me veo a mí misma rodeada de cientos de ejemplares de Vogue USA en los archivos de Times Square, mítico centro neurálgico de Condé Nast, seleccionando y fotocopiando aquellas portadas que eran verdaderamente relevantes para contar la historia de Vogue. Muchas de estas portadas que están ahora en la exposición las he traído yo a los archivos de Condé Nast España y provienen de este viaje que hice. Otras, provienen de los otros viajes que hice a los archivos de Vogue UK y Vogue París, y otras, supongo, las más actuales, provienen de la exposición que hizo Vogue París hace un año en esa ciudad (os las mostré en este blog porque vi la exposición parisina). También están presentes buenas portadas de Vogue España.
Quería terminar haciendo una reflexión sobre la IMPORTANCIA DE LA IMAGEN DE LA PORTADA, sea cual fuere la revista. El curso pasado di varias clases ANÁLISIS DE LA IMAGEN tema en el Instituto Europeo de Diseño y en el Máster de Fotografía de Moda de la Universidad Complutense, ambos de Madrid, que paso a resumiros lo más brevemente que pueda:

El primer aspecto de la imagen de moda (ya sea fotografía o ilustración) es su función de ESPEJO en el que nos podamos ver todas reflejadas (y todos, si se trata de moda masculina). Se trata de representar la imagen de la moda a través de una modelo que nos mira directamente a los ojos y nos interpela con su mirada. El deseo, el erotismo y el sexo está siempre presente en la imagen de la moda. La imagen de la belleza participa de estos mismos códigos. Reproducir con exactitud los tonos de la piel es una de las claves para que se produzca el fenómeno de la identificación, pero no la única como, vais a ver.
NATALIA VODIANOVA PUBLICIDAD DE GUERLAIN
Partiendo de esta base, para que esta función de ESPEJO pueda darse, la imagen deberá estar bien construida, pero esto no es una fórmula matemática, en absoluto. Aquí, las tendencias de moda se articulan mediante elementos plásticos (que conforman la función estética de la imagen de moda), y el concepto que tenga una sociedad acerca de las mujeres (o de los hombres) y eso formaría parte de lo que entendemos como la función comunicativa de la imagen de moda. Ambas cosas están intrínsecamente unidas y representadas por el trabajo de los profesionales que intervienen en la elaboración de dichas imágenes.
ERWING BLUMENFELD PARA ELIZABETH ARDEN
Hasta aquí, conforme, pero ¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE ESA FUNCIÓN DE ESPEJO EN LA IMAGEN DE LAS PORTADAS? Antes os decía que el fenómeno de la percepción tarda sólo 1/5 de segundo en producirse. O lo que es lo mismo, ese escaso tiempo es lo que tarda el cerebro humano en intelectualizar una imagen percibida por el sistema visual. Por otra parte, también he dicho que la mirada de la modelo articula el deseo, lo erótico en la imagen de moda. Pero lo que no he dicho es que el cristalino del ojos de la modelo es lo que termina de conformar el espejo perfecto en el que nos miramos todas.
IMAGEN DE LANCÔME 1977
Estamos diciendo que en la elaboración de las imágenes de las portadas intervienen un buen número de profesionales que van a procurar por todos los medios que la imagen sea perfecta, de acuerdo con la tendencia o con el carácter de la revista en la que se va a publicar. Este concepto es muy amplio porque igual que existe la búsqueda de la belleza y de la perfección estética, hay quien busca deliberadamente transgredir o provocar. Pues bien, para que el mensaje sea eficaz, las reglas deben respetarse siempre.
Para que una imagen sea fácilmente reconocible e intelectualizada en el proceso de la percepción, es muy importante que reproduzca lo más fielmente posible todas las características del referente fotografiado. Eso se denomina ICONICIDAD, cuanto más abstracta es una imagen, puede ser muy bella o muy estética o ninguna de estas cosas, pero la ABSTRACCIÓN dificulta el fenómeno del espejo. Cuando veáis ninguna imágenes de portadas que tengan una lectura difícil (que las hay en un buen número de revistas), os daréis cuenta que tardáis más tiempo en percibirlas. Pues que sepáis que en ellas no se produce correctamente este fenómeno del espejo.
La imagen fotográfica de alta calidad reproduce mucho mejor las características y particularidades del referente fotografiado (la modelo en este caso) que la pintura o la ilustración.
IMAGEN DE TORKIL GUDNADSON PARA LANCÔME. REPRODUCE MUY BIEN LOS TONOS DE LA PIEL PERO RESTA ICONICIDAD EL AZUL DE LOS LABIOS Y EL HECHO DE QUE LOS OJOS Y LA NARIZ TAMBIÉN ESTÉN REPRESENTADOS POR LOS MISMOS LABIOS. ESTAMOS ANTE UNA IMAGEN MUY ABSTRACTA PERO MUY, MUY PLÁSTICA Y RESUELTA CON UNA GRAN ARTISTICIDAD. ES ATRACTIVA PERO NO CUMPLE LA FUNCIÓN DE ESPEJO.
Por otra parte, que se produzca el fenómeno del ESPEJO es algo buscado y deseado en las imágenes de moda, en general, y mucho más en las portadas, en particular, porque cuando se produce, se da automáticamente el fenómeno de la IDENTIFICACIÓN. ¿Sabéis a quien veis cuando estáis mirando una portada bien construida? Pues a vosotras mismas metidas en el personaje.
TWIGGY EN VOGUE PARÍS
Pero cuidado, porque NO se trata de imágenes REALES, ya que NO PRESENTAN LA REALIDAD, sino que la REPRESENTAN mediante una tendencia, un maquillaje, el pelo, los ademanes, la iluminación, la buena técnica fotográfica y el PHOTOSHOP con el que se corrigen los defectos que tenemos todos los seres humanos y se idealizan hasta el infinito los rasgos y las facciones.
Esto significa que la imagen de las portadas, los editoriales y la publicidad es una imagen MANIPULADA porque interviene el savoir faire de cada profesional, y tiene la intención de que las mujeres (y hombres) se identifique con ella para que se produzca la compra. ¡Ojo!, que también ocurre lo mismo con el resto de las técnicas fotográficas, llámese reporterismo gráfico, o lo que sea; en cuanto interviene una cámara y el criterio de selección del ojo humano, hay manipulación. No creo en imágenes "blancas, puras e inocentes" porque en la imagen siempre hay intención.
Y aquí tengo que decir: ¡Cuidado! porque muchas veces, damos por válidas y reales imágenes que están tremendamente manipuladas, y lo que es peor, queremos parecernos a las modelos que aparecen en ellas, lo que causa una frustración feroz. Especialmente, en las mujeres más jóvenes que todavía están construyendo su propia identidad.
Quizás en la VFNO vi muchas mujeres queriendo parecer salidas de las páginas de las revistas de moda, pero claro, es lógico que sea así porque ellas ya han crecido con estas revistas mirándonos desde los quioscos de prensa y las marquesinas de toda España. Llevan años y años bombardeadas por las imágenes de moda y viéndose reflejadas en ellas día y noche. ¿Cómo no van a querer identificarse con la imagen que les devuelve este espejo fascinante y perfecto?
A mí me parece bien, siempre y cuando no pierdan la perspectiva de lo real. Pienso que es muy positivo que tengan ese interés por estar mejor, por saber más sobre lo que les favorece y lo que no; por la Historia de la Moda y por la Historia de la Imagen de Moda, para que nunca pierdan la chispa de la creatividad y mantengan la fuerza y el interés que vi en esta pasarela improvisada que fue la calle Serrano.
IMAGEN PUBLICITARIA DE EAU MEGA DE VIKTOR & ROLF
Yo me uno a todas ellas porque, desde siempre, he disfrutado de la moda y de la belleza muchísimo; desde mi trabajo como profesional y desde el anonimato como una compradora y seguidora de aquellas tendencias que tienen que ver conmigo. Y os animo a que cada una mantenga su propia perspectiva sobre todo esto porque esa es la única fuerza que crea de verdad las tendencias y lo que hace evolucionar la moda. Somos una parte decisiva del engranaje.

ESPERO QUE OS HAYA INTERESADO A VOSOTRAS TAMBIÉN, POR LO MENOS, UN POQUITO.

MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...