martes, 22 de febrero de 2011

ENTREVISTA A ALBERTO MORILLAS EN EL LANZAMIENTO DE DAISY, EAU SO FRESH, DE MARC JACOBS

El pasado 3 de febrero nos presentaron la nueva versión de DAISY, EAU SO FRESH, de MARC JACOBS y contamos con la presencia de ALBERTO MORILLAS, español (de Morón de la Frontera, Sevilla), uno de los mejores perfumistas del mundo y autor de la versión original, un Eau de Parfum, y posteriormente, de la versión Eau de Toilette. Cuando me dijeron que iba a estar en la presentación, no lo dudé un instante: "¡QUIERO ENTREVISTARLO!" En alguna otra ocasión, he hablado con él sobre perfume y me fascina todo lo que me cuenta.

Pero antes de meterme a fondo con la entrevista, os apunto que la campaña de publicidad es del fotógrafo JURGEN TELLER, y si sois amantes de la fotografía, pronunciar este nombre es hablar de la imagen más fresca y juvenil de Vogue en todas sus ediciones, especialmente, de la inglesa.

Otros dos grandes terminan de configurar la imagen final, que vais a ver durante mi conversación con ALBERTO MORILLAS, tienen una gran importancia, son el maquillador DICK PAGE, Director de creación del maquillaje de Shiseido; y la peluquería es de CHRISTIAAN HOUTENBOS, del que os hablaré otro día porque tiene un trabajo increíble.
Y por último, mencionar al autor del diseño original del frasco, WILHEIM LIDEN.

Vamos con la entrevista:

BEAUTYVICTIM: ¿Qué quiere expresar Marc Jacobs con esta nueva versión EAU SO FRESH de su este gran éxito que ha sido DAISY?
ALBERTO MORILLAS: Marc Jacobs participa muy activamente en todo el proceso de elaboración del perfume. En esta ocasión, quería sacar el lado más fresco y chispeante de la fragancia original. Y lo hemos conseguido gracias a la utilización de un acorde de pétalos de rosa, pero trabajado de forma poco habitual. Esta fragancia representa la alegría y la plenitud.

Lo curioso es que cuando ves el cielo azul de la imagen publicitaria, te das cuenta de que la fragancia es exactamente eso: radiante. La fotografía está tomada en Andalucía, pero yo no sabía nada acerca de la campaña publicitaria. La vi una vez estaba terminada la fragancia. Supongo que esa coincidencia se debe a que el briefing que le dieron al fotógrafo y el que me dieron a mí eran idénticos y cada uno interpretó los conceptos sobre frescor, joven, contemporáneo, luminoso y radiante a su manera, pero todos íbamos en la misma dirección y el resultado es paralelo.


B: ¿Cómo es la pirámide olfativa de DAISY SO FRESH, de MARC JACOBS?
A.M: Aunque tiene notas afrutadas en su salida (pomelo, pera y frambuesa…) y a lo largo de toda la fragancia (en el corazón tiene notas de litchi y en el fondo, de ciruela) lo que predominan son las notas florales por encima de todo, así como las notas verdes de hojas y hierba. Porque las notas frutales están utilizadas en dosis muy pequeñas y se han potenciado las flores como la rosa silvestre, la violeta y los pétalos de jazmín. 

Personalmente, no me gusta mucho utilizar notas frutales en grandes dosis, ni las fragancias excesivamente afrutadas, pero reconozco que bien dosificadas pueden aportar toques interesantes, como los cítricos, que son muy refrescantes y muy radiantes. En el fondo he situado los almizcles y la madera de cedro para darle un toque de sensualidad, como de olor a piel. Quería hacer una fragancia fresca, joven pero interpretado de forma muy moderna y muy elegante, buscando la diferencia. Como todo lo que hace Marc Jacobs, por ejemplo, con el diseño del tapón del frasco. Donde pongas esta fragancia, el objeto resalta por la belleza de sus formas y por su colorido tan moderno.

B: Tienes razón que cuando la hueles, se trata de una fragancia radiante, pero he olido otras fragancias tuyas, como Gio, de Giorgio Armani, la familia de las fragancias Omnia, de Bvlgari o Trèsor de Lancôme, cK One, de Calvin Klein... y también son radiantes. ¿Cuál es tu secreto?
A.M: (Se ríe ante mi observación) ¿El secreto? Yo creo que es mi forma de ver la perfumería: todo placer. Cuando creas un perfume tienes que sentir esa sensación de placer, de alegría, pero de una forma muy natural, por eso son radiantes. Un perfume debe transmitir emociones y nunca es un ejercicio intelectual. Algo que te tengas que pensar cuando lo percibes.

(Os tengo que decir que ese día, me había puesto Trèsor, de Lancôme, porque me apeteció mucho, sin caer en la cuenta que la había compuesto Alberto Morillas, aunque sí sabía que la había hecho él. Cuando me acerqué al perfumista para hacer esta entrevista, enseguida me lo hizo notar y volvimos a sacar el tema de la utilización de notas frutales en sus fragancias).

Por ejemplo, en Trèsor, de Lancôme, también utilicé las rosas, pero lo uní con notas de néctar de melocotón, de forma muy discreta, y la sensación que transmite es muy aterciopelada. Es una fragancia que ha funcionado muy bien teniendo en cuenta que tiene 20 años de vida en el mercado y la cantidad de lanzamientos que hay cada año.

B: Lo que me llama realmente la atención de tus fragancias es que captas muy bien la feminidad de las mujeres jóvenes, sin embargo, las fragancias que haces para ellas están muy alejadas de las típicas fragancias dulzonas que son todas iguales. El mejor ejemplo lo tenemos con la versión original de DAISY, de MARC JACOBS, que es un eau de parfum y que se lanzó en plena vorágine de fragancias dulces, y esta huele a hierba recién cortada, a campo de margaritas y violetas silvestres. ¡Nada que ver y tan femenina!
A.M: DAISY EAU DE PARFUM y esta EAU SO FRESH, respecto a otras fragancias que he hecho dirigidas a las mujeres más jóvenes, no tienen nada que ver unas con otras, pero comparten el mismo espíritu de transparencia, de naturaleza, de sensación de placer al perfumarse, de alegría… Las fragancias tiene que transmitir sensación de placer de inmediato. Tener que esperarse media hora para ver si te gusta una fragancia o no… eso es intelectualizar mucho el perfume. Sin menospreciar el hecho de que el perfume evoluciona y que hasta la media hora de ponerlo en piel, no termine de desarrollar su pirámide olfativa. Ni mucho menos. Pero si tienes que pensarte mucho si te gusta un perfume o no… Mala cosa. Pierde toda su naturalidad.
Por ejemplo, 212 VIP, de Carolina Herrera (también es de él) tiene esa facilidad a la hora de ser percibido. Es atrevido y chispeante. Fácil de llevar.

B: Me quedo fascinada con la capacidad que tenéis algunos perfumistas para interpretar las emociones humanas que son comunes en todos porque son conceptos como el amor romántico, la libertad, la pasión… ¿Por qué una determinada nota olfativa puede transmitir un estado de ánimo y ser interpretado de la misma forma por tantas personas tan distintas y de culturas tan diferentes?
A.M: Por ejemplo, con Acqua di Gio, de Giorgio Armani, queríamos transmitir la idea de la libertad que se siente cuando contemplamos el mar y utilicé cítricos y notas marinas. Lo que me suele decir todo el mundo es que es una fragancia que le transmite la sensación de estar de vacaciones. En este caso, con DAISY EAU SO FRESH, mientras lo estaba componiendo, pensaba en la idea de un sol radiante, de luz, de cielo inmenso, de alegría… pero no sabía nada sobre la campaña de publicidad y cuando vi la imagen de JURGEN TELLER, con ese cielo azul tan típicamente andaluz pensé, es justamente en lo que estaba pensando.
Otro caso diferente es el de la construcción de la fragancia Essence, de Narciso Rodríguez. Él no me hizo referencia a sus diseños, sino que me dio un frasco con los restos de un perfume que guardaba desde hace mucho años y me dijo que era de una chica del barrio donde vivía cuando era niño, que llevaba ese perfume y me dijo: “Por favor, interprétamelo”. Y así me dio el tema. Eran notas aldehídicas, modernas, y a partir de ahí, construí mi trabajo.

MARC JACOBS me ha pedido para EAU SO FRESH algo ligero, que tuviera efervescencia. A nosotros nos dan un tema, como a un escritor, y a partir de ahí, construimos una pirámide olfativa de una fragancia. El mismo tema puede ser interpretado de diferentes maneras según sea el perfumista. Por ejemplo, a varios escritores les pueden pedir: “Escribe un cuento sobre una niña que se ha perdido en un bosque” y según sea el escritor puede contar una historia, negra, terrible y tenebrosa; un cuento alegre y lleno de anécdotas divertidas; o romántica y con un final feliz. El tema era el mismo, pero el desarrollo de la historia no tiene nada que ver.


B: Un convencionalismo que me llama la atención es sobre la rosa y el amor, en cualquiera de sus vertientes: rosa blanca/amor puro; rosa rosa/amor romántico; rosa roja/pasión y rosa amarilla/envidia (mejor, bien lejos). ¿Está sobrevalorado el olor de la rosa?
A.M: El problema con la utilización de las rosas en perfumería es que ahora se cultivan en todas partes del mundo y no todas huelen igual de bien. Se ha desvirtuado nuestra percepción sobre el olor de las rosas del mediterráneo, que es el que comparte nuestra sociedad occidental. Las rosas que no son de la cuenca mediterránea no huelen igual por la tierra y por el clima.
La rosa mediterránea es la que mejor representa la frescura de la piel. El resto de las rosas de otras partes del mundo huelen demasiado a humedad, y no se consiguen las mismas notas olfativas cuando se extraen de ellas los aceites esenciales.






La rosa es un símbolo porque tiene forma de corazón cuando está cerrada y según se abre, es como un corazón muy hermoso que empieza a desvelarte sus secretos. Es la ilusión, la feminidad.

Otra flor que se ha convertido en un símbolo de libertad es la amapola gracias al perfume FlowerbyKenzo (también es una creación de ALBERTO MORILLAS). Una flor que no tiene aroma, que crece en cualquier lugar y que es mucho más bella cuando la ves alfombrando una extensión de tierra de forma salvaje, que cuando la tienes en un ramo, que pierde mucho encanto.

Trabajar con rosas es un placer. También me gusta mucho trabajar con peonías por sus notas frescas y muy femeninas.

B: Otra asociación que he oído recientemente ha sido el de Provocación/Pimienta. ¿por qué la pimienta puede ser provocadora?
A.M: Quizá porque la pimienta no huele bien. Haz la prueba, muele un montón de pimienta, y después, la hueles, a ver si te parece un olor agradable o no. Verás que huele un poco a sudor… La pimienta rosa, por ejemplo, le aporta picardía a las notas de rosa. Habitualmente, a las rosas se les hace acompañar con notas más románticas. Por eso, cuando se dice de una fragancia que es provocadora porque tiene notas de pimienta, lo que quiere expresar es que esas notas van a causar un cierto shock. Especialmente, en las fragancias masculinas. Son notas que huelen bien, pero no tan bien como otras notas y eso es lo que causa extrañeza, lo que las diferencia unas de otras.
B: ¿Qué notas asocias a tu infancia?
A.B: El olor a pan tostado, me da mucha alegría por las mañanas. Me da energía inmediata. Los olores de los polvorones de los conventos sevillanos, cuando abrías la caja en Navidad, ese olor a anís… También el aroma de los higos recién cogidos del árbol y el de la albahaca. Las cosas de la infancia son simples, pero definitivas.

B: Teniendo en cuenta que los aromas se perciben mucho mejor durante la infancia y que es durante esta etapa cuando se fijan los gustos, ¿Qué consejo le darías a alguien que quisiera aumentar su capacidad olfativa ya de adulto?
A.M: Un ejercicio con frutas, flores o comida en general que es muy simple y que hace que aumente la capacidad de reconocer los olores naturales de las cosas.
Coges tres frutas, o flores, o carne… cualquier tipo de alimento, pero no más de tres porque es imposible memorizarlos. Te vendas los ojos y los hueles. En el momento en el que cierras los ojos, hueles mucho menos las cosas, porque las reconoces menos intelectualmente. Al cerrar los ojos y aspirar su aroma, empiezas a sentirlo de otra manera. Es un ejercicio muy simple, pero muy eficaz.

Por ejemplo, el chocolate negro huele mal. Empieza a oler bien cuando se asocia con la vainilla, pero cuando es puro, huele mal. Y el jazmín, huele bien por la noche, al día siguiente de ser cogido huele mucho como a caballo porque tiene notas animales. Pero hay que hacer estas pruebas, oler el jazmín de noche y después, al día siguiente... ¡Huele muy diferente!

Este ejercicio se puede hacer extensible también a los perfumes. Nunca hay que probar más de tres perfumes en una tarde y hay que elegir teniendo en cuenta lo que nos transmiten. Y nunca hay que utilizar un perfume porque está de moda o porque tal o cual marca simboliza estatus social. El perfume está para producir placer, para emocionar y para expresar tu propia personalidad.

B: Muchas gracias por concederme esta entrevista.

¿SI ME GUSTA LA FRAGANCIA? 
ROTUNDAMENTE , SÍ. ES COMO LLEVAR UN RAMO DE FLORES FRESCAS ENCIMA. 
EXQUISITA Y LLENA DE MATICES DELICIOSOS.




QUERÍA DECIROS QUE ESTA ENTREVISTA HA SIDO MUY ESPECIAL PARA MÍ PORQUE ALBERTO MORILLAS ES UNO DE LOS GRANDES PERFUMISTAS DEL MUNDO Y ADMIRO MUCHÍSIMO SU TRABAJO.


POR LA GRAN PERSONA QUE ES EN EL TRATO CERCANO LA GRAN HUMANIDAD 
QUE DEMUESTRA EN TODAS 
Y CADA UNA DE SUS REPUESTAS.

ESPERO QUE OS HAYA RESULTADO INTERESANTE

MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR
Publicar un comentario en la entrada