102 Views |  Like

AUTOBRONCEADORES ¿PARA QUÉ OS QUIERO?

Siempre oigo a mi alrededor la afirmación siguiente sobre los autobronceadores: “Manchan mucho la ropa y dejan un tono anaranjado que delata”. Pues no es así, eso era en los tiempos de maricastaña. El secreto de su funcionamiento reside en su forma de aplicarse. Los movimientos rápidos y circulares evitan diferencias de tono. Si te mueres por conseguir ese tono tan natural de la chica de la foto, empieza con las lociones progresivas, para pasar después a mayores. Reconozco que cuando estoy muy blanca me pasa lo mismo que a todas, creo que se va a notar el color artificial y no me lo pongo. Pero en cuanto he cogido un ligero tono, no dudo en usarlo a diario, previa exfoliación de la piel que hago cada tres días para que el tono de la piel quede bonito y uniforme. 

Para las piernas va de fábula. Otra queja común es lo mucho que cuesta a las piernas coger color al sol. Por eso,  cuando estás empezando a broncearte, el 

toque del autobronceador es definitivo. Si ya estás 
morena, el autobronceador deja la piel más bonita y satinada. Y a la vuelta de las vacaciones, prolongas el moreno unas semanitas más, que da mucha pena cuando se “cae” literalmente.
Aquí van mis preferidos:

–  Touch of Bronze Moisturizing Body Lotion, de Clinique. Esta es de las que broncea gradualmente porque tienen un nivel bajo de DHA (que es lo que da el color a los autobronceadores). El color lo empiezas a percibir a las 24 h. A los 4 días de aplicación ya se adquiere una tonalidad de bornceado natural muy apetecible y el color definitivo se adquiere tras una semana de aplicación. Muy segura y muy hidratante.

– Creme Délicieuse Auto-Bronzante, de Clarins. Por su tono chocolate con leche 
debido a los extractos del cacao, muy beneficiosos para la piel. Contiene micro-nácares que dejan la piel con reflejos marrón-dorado, y lo que es mejor, polifenoles extaidos del cacao, para contrarrestar la acción de los radicales libres en la piel, ahora que ya nos hemos quitado de golpe el abrigo y estamos con el tirante playero.

– Autobronceador Teint Divine para la cara, de Caudalie. También contiene polifenoles de pepitas de uva estabilizadas. Es muy nutritiva y puedes utilizarla sustituyendo a la crema hidratante habitual, siempre encima de tu serum.
– Gama de autobronceadores de Lancaster. La variedad de texturas los hace que sean geniales y muy fáciles de 
usar: los tienes en aceite, gel, loción y crema. Para todos los gustos. Se absorben en segundos y no manchan la ropa, palabrita. En su formulación han incluido extracto de naranja dulce para 

reforzar el bronceado si te expones con ellos al sol. Pero ojo, no tienen SPF, por lo que no se puede considerar que protejan del mismo. Lo que hace este extracto, 
compuesto por citroflavonoides, es estimular la tirosinasa, que es la encima que acelera el bronceado, y ayuda a aumentar la producción natural de melanina. Y además, son muy hidratantes.

– Autobronceador de la Línea Solar L’Occitane do Brasil. Si, beautyvictims, una línea de alta calidad hecha con ingredientes orgánicos exclusivos de Brasil: Buriti, Capuaçu, Castaña, y protector solar mineral (dióxido de titanio). Sin filtros químicos. Su perfume también te remitirá al país de la samba. Para ir entrando en el verano.
-Tan Airbrush in a Can, de Modelco. Es una bruma que se esparce de forma uniforme gracias a su boquilla de 360º. Deja la piel muy doradita y lo puedes usar en cara y cuerpo.

Y si te equivocas, pues no pasa nada porque Modelco ha lanzado otro producto que borra totalmente los errores del autobronceador. Por si acaso. Así que, no hay excusas que valgan para no usarlos. 
Si te ha gustado, compártelo...