2667 Views |  Like

¿CAFE O TE… CUÁL ME CONVIENE MÁS?

Hoy vamos a contestar a la pregunta del millón: ¿QUÉ EXCITA MÁS, EL TÉ O EL CAFÉ? Y lo vamos a hacer desde la CIENCIA, sin dejarnos llevar por las preferencias personales de cada una. Ambos son excitantes, sí, pero… ¿AFECTAN AL ORGANISMO DE LA MISMA MANERA O HAY DIFERENCIAS BASADAS EN LA NATURALEZA Y LAS PROPIEDADES DE CADA UNO? No vamos a anticipar la respuesta porque os quiero invitar a conocer un poco mejor ambas plantas, sus hojas y sus frutos.

¿OS HABÉIS PREPARADO YA UNA BUENA TAZA DE CAFÉ O TÉ PARA LEER ESTA ENTRADA? ¡LA DISFRUTARÉIS MUCHO MÁS CUANDO LLEGUÉIS AL FINAL DE LA LECTURA!

EL TÉ

El es la infusión de las hojas de la CAMELIA SINESIS. Beber té es antiguo, no tanto como la civilización china, porque mientras en Europa nos empezábamos a acostumbrar a tomar café (a partir del siglo XVII), en China ya se llevaba bebiendo té unos dos mil años.
Según cuenta la leyenda china, el té surgió de la mano del emperador SHEN-NUNG, quien vivió hace unos 5.000 años. Un día, el emperador se sentó bajo la sombra de un árbol para descansar y hervir agua, como era su costumbre, cuando unas hojas de ese árbol cayeron de manera casual en el agua. SHEN-NUNG probó el fortuito té y se sintió reconfortado, así que mandó enseguida plantar semillas de ese árbol silvestre. Y con ello nació el té, en el año 2.737 a.C., según la leyenda china. El consumo de té tiene tal trayectoria en China que ha dado tiempo a desarrollar modas, tradiciones y ritos, cerámica y tratados sobre el asunto.

Existen cuatro tipos de té: blanco, rojo, verde y negro. Cada uno tiene unas propiedades distintas y un origen diferente, pero desde hace más de 5.000 años esta bebida ha triunfado en todo el planeta y no parece que vaya a dejar de hacerlo.

¿CUÁLES SON LOS COMPONENTES DEL TÉ?

Está compuesto por polifenoles, alcaloides (cafeína, teofilina y teobromina), aminoácidos, carbohidratos, proteínas, clorofila, compuestos orgánicos volátiles (sustancias químicas que producen vapores en forma rápida y son responsables del olor que tiene el té), fluoruro, aluminio, minerales y oligoelementos. Se piensa que los polifenoles, un grupo grande de sustancias químicas de las plantas en las que se incluyen las catequinas, son responsables de los beneficios de salud que tradicionalmente se le han atribuido al té, en especial al té verde. La catequina más activa y abundante en el té verde es el galato de epigalocatequina-3 (EGCG).

Actualmente y en todo el mundo el té es la bebida más consumida, por encima del café, de la cerveza o la coca-cola (sin contar el agua por supuesto).

EL CAFÉ

El CAFÉ, se empezó a consumir en las altiplanicies de Abisinia, donde crecía de forma silvestre su modalidad llamada Arábica. De Etiopía pasó a Arabia y a la India, probablemente a través de peregrinos musulmanes que viajaban a La Meca, ya que las rutas de peregrinación fueron al mismo tiempo grandes rutas comerciales. Pero los grandes propagadores del Café fueron los Holandeses, que explotaron grandes plantaciones en sus colonias de Ceilán e Indonesia. Ellos fueron los importadores del Cafeto y quienes lo aclimataron a los jardines Botánicos de Amsterdam, Paris y Londres, desde donde pasó a la Guayana Holandesa, al Brasil, a Centroamerica y a otros muchos países. Gracias a lo cual en tres siglos esta infusión ha pasado de ser casi desconocida a convertirse en una bebida universal. 

Las plantas de Café son originarias de la antigua ETIOPIA. Los Árabes fueron los primeros en descubrir las virtudes y las posibilidades económicas del café. Esto fue porque desarrollaron todo el proceso de cultivo y procesamiento del café y lo guardaron como un secreto. Los Árabes también trataron de evitar la extradición de cualquier semilla de café.

¿CUÁLES SON LOS COMPONENTES DEL CAFÉ?

El café está compuesto por más de 1.000 substancias químicas distintas, incluyendo aminoácidos y otros compuestos nitrogenados, polisacáridos, azúcares, triglicéridos, ácido linoleico, diterpenos (cafestol y kahweol), ácidos volátiles (fórmico y acético) y no volátiles (láctico, tartárico, pirúvico, cítrico.

El escritor George Orwell escribió que “el té es uno de los pilares de la civilización (en Gran Bretaña)”, pero incluso los británicos tienen que reconocer que su bebida nacional se enfrenta a una fuerte competición por parte de los expresos, capuchinos y cafés con leche.

¿QUE OFRECE UNA TAZA DE TÉ O CAFÉ?

El aporte macronutricional de ambos es insignificante (la receta es agua caliente con unos pocos gramos de producto sólido filtrado) y sin apenas diferencias entre ambas, siendo consideradas como infusiones acalóricas.

Sin embargo, el contenido en micronutrientes confiere unas características diferenciadoras entre ambas bebidas. Una se hace desde semillas tostadas y la otra desde las hojas. Además, provienen de dos plantas diferentes.

CAFÉ Y TÉ SE PARECEN PERO NO SON LO MISMO

LA SACUDIDA DE LA MAÑANA

Las dos bebidas nos ayudan a espabilar en la mañana pero una de ellas puede hacerte mas dificil dormir, EL CAFÉ. Para mucha gente, el subidón de cafeína es la razón principal por la que elegimos cualquiera de estas bebidas; es el aceite para nuestros motores cuando todavía nos sentimos un poco adormilados por la mañana. Basándonos únicamente en su composición, el café debería ganar fácilmente: una taza de té tiene la mitad de dosis (40 miligramos) de la estimulante cafeína que te encuentras en una taza estándar de café filtrado (entre 80 y 115 miligramos).

CAFEINA Y L-TEANINA: NOOTRÓPICOS NATURALES QUE FUNCIONAN

¿QUE SIGNIFICA NOOTRÓPICO?

Los NOOTRÓPICOS son compuestos que se ingieren para provocar un determinado efecto en el cerebro, mejorando y potenciando su rendimiento en actividades que requieran de una mejor capacidad cognitiva (estudiar, trabajo de precisión…), o bien un uso deportivo, que nos permita mejorar la conexión mente-sistema muscular, siendo esta su finalidad como uso deportivo. Muchos producto de pre-entrenamiento los incorporan. La palabra NOOTRÓPICO está formada por nous = mente y tropos = movimiento, por tanto podemos deducir que estas sustancias pretenden “agilizar” la actividad cerebral, amplificando la señalización neuronal. Otra buena definición podría ser la de:

“Potenciador de las capacidades cognitivas estimulando ciertas áreas del cerebro que normalmente se mantienen en un estado de letargo”.

El uso de los nootrópicos va a incrementar el riego sanguíneo hacia el cerebro, lo cual permitirá un mejor suministro de glucosa, nutrientes, oxigenación.., algo que será sustancialmente propicio para desarrollar de manera efectiva un trabajo, y mucho mejor si se necesita ejecutar la labor por un periodo largo de tiempo. Hay que dejar claro que LOS NOOTRÓPICOS NO SON DROGAS, aunque si es verdad que un grupo de nootrópicos es conocido por “SMART DRUGS” o “DROGAS INTELIGENTES“, pero no va más allá de esta denominación puesto que no son sustancias adictivas y tienen ínfimos efectos secundarios. Para provocar estos efectos, los procesos que generaran los nootrópicos guardan relación en algunos aspectos como el incremento de la síntesis de acetilcolina, un neurotransmisor que interviene en la conexiones entre mente-músculo, dando lugar a una mejora en la coordinación.

LOS 4 NEUROTRANSMISORES PRINCIPALES SON:

  • Acetilcolina
  • Serotonina
  • Dopamina
  • Norepinefrina

Por tanto, según el tipo de nootrópico, se “estimulará” un neurotransmisor u otro, consiguiendo diferentes efectos. Entre las diversas funciones que cumplen los neurotransmisores podemos citar algunas como:

  • Potenciar la actividad cognitiva
  • Aumentar el estado de alerta y atención
  • Incrementar la concentración o “focus”
  • Energía mental
  • Sensación de bienestar y mitigar síntomas depresivos
  • Aprendizaje y memoria
  • Dormir mejor

Junto a ello se puede llegar a apreciar incluso una mejora del rendimiento físico, apuntando en este sentido a la activación química de las fibras musculares. Los nootrópicos no te van a convertir en un genio de la noche a la mañana, pero si que es cierto que pueden proporcionar claridad mental y apoyo para emprender cualquier actividad diaria de la que necesites mantener al 100% todas tus facultades cognitivas.

HAY DIFERENTES TIPOS DE NOOTRÓPICOS QUE PRODUCEN DIFERENTES EFECTOS:

  • Nootrópicos para mejorar el estado de ánimo: 5-HTP, Aceite de pescado, L-Triptófano, SAM-e, L-Lisina
  • Nootrópicos para mejorar la concentración: Cafeína, L-Tirosina, Ashwagandha, Ginseng, Rhodiola Rosea
  • Nootrópicos para combatir la ansiedad: L-Teanina, Ashwagandha, GABA, L-Lisina, Rhodiola Rosea
  • Nootrópicos para mejorar la memoria: Ginkgo Biloba, Fosfatidilserina, Inositol, Ginseng, Huperzina A, Glicina, Rhodiola Rosea

LO QUE HACE LA CAFEÍNA ES BLOQUEAR LA ACCIÓN DE LA ADENOSINA, QUE ES LA MOLÉCULA QUE LE DICE A NUESTRO CEREBRO QUE SE SIENTE CANSADO

No es nada nuevo que un buen café te pone “como una moto”, especialmente si no lo consumes habitualmente. Hay estudios que sugieren incrementos del rendimiento de hasta un 11-12%. Esto se debe a su principal componente, la CAFEÍNA, un estimulante muy potente que puede mejorar la fuerza y la resistencia. Se le considera un nootrópico porque su mecanismo de acción afecta a las neuronas y mejora la estimulación mental. Por otro lado, LA CAFEÍNA FUERZA AL CUERPO A UTILIZAR SUS RESERVAS DE GRASA COMMO ENERGÍA, lo cual reduce significativamente la pérdida de glucógeno durante el ejercicio, que se traduce en mantener buenos niveles de energía durante más tiempo.

Ahora bien, la cafeína también presenta algunos efectos indeseables en muchas personas como pueden ser ansiedad, estado de nerviosismo y sobre todo un bajón muy pronunciado cuando desaparece de nuestro organismo. Sobre todo en profesiones muy exigentes que conllevan altos niveles de estrés o en las que no podemos permitirnos ese bajón de fuerzas en el momento más inoportuno, el consumo de cafeína puede resultar contraproducente. Y si bien se puede pensar que cuando se te vayan agotando las pilas siempre puedes consumir más, no siempre es buena idea si ya hemos consumido la dosis diaria recomendada (400 mg aproximadamente) o correremos el riesgo de sufrir una sobredosis de cafeína.

¿QUÉ EXCITA MÁS, EL TÉ O EL CAFÉ?

Como hemos mencionado el café tiene el doble de cafeína que el té, en parte porque se necesita el doble de cantidad de producto seco para prepararlo. El efecto del CAFÉ es más rápido pero también desaparece antes, mientras que el TÉ estimula pero de forma más lenta y mantenida. En definitiva: UNA TAZA DE CAFÉ EXCITA MÁS QUE UNA DE TÉ.

Si lo que necesita es espabilarse pronto, un café, pero si quiere estar despierto y atento varias horas seguidas entonces pruebe un té. También puede tomarse varios cafés seguidos y repartidos, pero recuerde que no se aconseja tomar más de tres tazas de café diarias.

¿QUÉ BENEFICIOS PUEDO ESPERAR BEBIENDO TÉ?

De los diferentes tipos de té, el que mas beneficios ha demostrado es el verde, fabricado a partir de hojas secadas y fragmentadas, sin fermentación (a diferencia del té negro). Beber té a diario disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de morir por estas, cada taza de té reduce en un 5% el riesgo. Este efecto está relacionado por sus beneficios sobre el metabolismo:

  • El té negro reduce el colesterol “malo” de la sangre (LDL).
  • Reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2
  • Baja los niveles de insulina y reduce el perímetro abdominal en personas con diabetes mellitus tipo 2
  • Reduce la tensión arterial, incluso en aquellos individuos con exceso de peso.

LAS CATEQUINAS DEL TÉ VERDE AYUDAN A REGULAR EL COLESTEROL SANGUÍNEO

El profesor MURAMATSU (1986), ha demostrado en experimentos con ratas que las catequinas del té verde reducen el exceso de colesterol sanguíneo Y en el SIMPOSIO INTERNACIONAL DEL TÉ VERDE celebrado en 1991, el Dr. GOTO (citado por Stevens, 1999) presentó resultados similares en estudios realizados con seres humanos. En un estudio con ratones realizado con tés de diferentes grados de fermentación, se encontró que el consumo de té verde no sólo reducía el colesterol total y el colesterol LDL en el plasma y en el hígado, sino que incluso el peso del hígado de los ratones disminuía al reducirse la cantidad de grasa depositada en el mismo (Yang, 1997). Pero además, las catequinas no sólo contribuyen a regular las tasas de colesterol sanguíneo. Igual de importante es su efecto antioxidante del colesterol LDL (Luo, 1997), contribuyendo de esta manera a proteger la integridad de las paredes arteriales.

Además, el consumo de té se ha relacionado consistentemente con un MENOR RIESGO DE PADECER GRAN DIVERSIDAD DE CÁNCERES: cáncer orofaringe y de vesícula, pulmón, páncreas, hígado y endometrio en mujeres. Si bien muchos de los potenciales efectos beneficiosos del té se han atribuido a la poderosa actividad antioxidante de los polifenoles, aún no se ha determinado cuál es el mecanismo preciso por el cual el té podría ayudar a prevenir el cáncer. Su consumo no se ha relacionado con un supuesto efecto protector sobre enfermedades neurodegenerativas, aunque sí que REDUCE EL RIESGO DE DEPRESIONES.

Su efecto sobre el riesgo de fracturas es incierto, aunque parece proteger de sufrir fracturas de cadera. Un estudio publicado en la revista científica AMERICAN JOURNAL FOOD CLINICAL NUTRITION nos informa de que ciertos componentes del té, como son los polifenoles, aumentan la masa ósea, así como la calidad del componente trabecular de los huesos, su grosor y, por tanto, la resistencia de los mismos a las fracturas. Pero no es este el único estudio que así lo demuestra, sino que también lo han hecho desde la Universidad de Hong Kong, donde aseguran que el té verde podría ayudar a mejorar la salud de los huesos y, por tanto, no sólo fortalecerlos cuando ya se padece osteoporosis, sino prevenir la misma. En un informe publicado por esta Institución en el AGRICULTURAL AND FOOD CHEMISTREY, explicaban que los elementos químicos del té verde estimulan la formación de huesos y ayudan a ralentizar su descomposición.

Por último, y con mucho más valor para la mayoría de la gente que lo toma en dietas de adelgazamiento, por mucho te que tomemos no adelgaza nada, le hará orinar porque está bebiendo vasos de agua caliente pero no le hará perder un gramo.

¿CAFÉ O TÉ… QUÉ ME CONVIENE MÁS?

El consumo de té también se asocia a menor mortalidad, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes. El café se relaciona con menor probabilidad de sufrir enfermedades neurodegenerativas. Por el contrario, el efecto del café sobre el riesgo de sufrir cáncer es dual: protege frente a unos pero predispone a otros. Finalmente, tomar café es un factor de riesgo para la descalcificación progresiva de los huesos (osteoporosis).

LA MEZCLA DE TÉ CHAI PREVIENE LA DIABETES TIPO 2

Puede ser que las mayores diferencias entre el café y el té surjan una vez nos hemos metido ya en la cama. Tras comparar a personas que bebían la misma cantidad de té o café en un mismo día, investigadores de la UNIVERSIDAD DE SURREY, en REINO UNIDO, confirmaron que aunque ambas bebidas producen beneficios similares con respecto a la capacidad de atención durante el día, las personas que beben café tienden a encontrar más complicado quedarse dormidos por la noche, quizás porque es entonces cuando empieza a tener un efecto el elevado contenido de cafeína. Los bebedores de té, al contrario, suelen dormir un sueño más largo y relajado.

Manchas dentales, junto con el vino tinto, se sabe que el café y el té manchan de amarillo y marrón nuestros dientes. Pero, ¿cuál es peor? la mayoría de los dentistas parecen estar de acuerdo en que los pigmentos naturales del té tienen más probabilidad de adherirse al esmalte dental que el café, Si quieres una sonrisa perfecta, puede ser que el café sea el menos malo de los dos.

Un bálsamo para almas dolientes, en Inglaterra, es frecuente dar “té y simpatía” a un amigo que está pasando una mala racha, con la idea de que una taza de té es medicina para las mentes con problemas. De hecho, hay evidencia de que el té puede calmar los nervios: las personas que beben té frecuentemente sí tienen una tendencia a mostrar una respuesta psicológica más tranquila frente a situaciones desequilibrantes, como hablar en público, en comparación con la gente que bebe infusiones. En general, la gente que bebe tres tazas al día parece tener un riesgo un 37% menor de sufrir depresión que aquellos que no beben té. El café no tiene la misma reputación. De hecho, algunos dicen que les hace sentir más nerviosos. Pero hay evidencia de que protege contra los problemas mentales a largo plazo.

Un reciente análisis que hizo una revisión de estudios con un total de más de 300.000 participantes concluyó que cada taza de café al día reduce el riesgo de desarrollar depresión alrededor de un 8%. Necesitamos tomar esos resultados con un poco de distancia: a pesar de los mejores esfuerzos de los científicos, en este tipo de estudio epidemiológico tan grande es difícil descartar otros factores que pueden estar detrás de la relación, pero podría ser que ambas bebidas ofrezcan un cóctel de nutrientes que reducen las respuestas de estrés y mejoran el ánimo a largo plazo.

VEREDICTO FINAL

Por mucho que a los británicos les hubiera gustado que el té fuese un claro vencedor, tenemos que admitir que hay pocas diferencias entre ambas bebidas a pesar del gusto personal.Tomar café o té no tiene porque ser antagónico por mucho que el mundo nos haga verlo así. Como tampoco hace falta que los tomemos azucarados, ningún buen amante del café o té lo hace. Si estáis predispuestas por herencia familiar a padecer algún tipo de cáncer de los descritos más arriba, entonces el té es vuestra bebida, pero si tenéis antecedentes familiares de enfermedades neurodegenerativas, pensad el café os puede ayudar a prevenir su aparición. Si en vuestra familia hay problemas de osteoporosis o ya la sufrís, evitad el consumo de café, mejor optar por el té porque puede que hasta os beneficie (el té roiboos remineraliza el cuerpo). Finalmente, ambos consumos se relacionan consistentemente con menor riesgo de mortalidad, especialmente por enfermedades cardiovasculares. Basándonos solo en el hecho de que permite pasar una mejor noche de sueño, declaramos que el té es el vencedor.

CONCLUSION, BEBAMOS TE O CAFE, DISFRUTEMOS CON ELLO, BEBAMOS CON MODERACIÓN. SABOREAR SU MAS PURO SABOR CON LA MEJOR COMPAÑIA.

GRACIAS POR LEERME Y POR VUESTROS COMENTARIOS

Si te ha gustado, compártelo...