132 Views |  Like

CALDO DEPURATIVO CASERO PARA DESINTOXICAR Y REMINERALIZAR EL ORGANISMO

Enero es un mes marcado por los buenos propósitos de todo tipo, especialmente en lo que se refiere al cuidado corporal después de los excesos de las Navidades. Con la OPERACIÓN BIKINI a la vuelta de la esquina, vamos a empezar bien para no tener que irnos a soluciones drásticas a falta de mes y medio de la prueba de fuego que supone volver a meternos en la misma talla que teníamos el verano pasado. Y como nosotras no somos de medidas drásticas ni carreras de velocidad y nos movemos mejor en el medio y largo plazo, aquí tenéis la receta de un sencillo CALDO VEGETAL DESINTOXICANTE Y MUY REMINERALIZANTE. Como os decimos, favorece la digestión y es muy eficaz en la eliminación de residuos tóxicos. Es un gran aliado para el equilibrio de la salud, pero además, encontraréis que es muy reconfortante.

INGREDIENTES:

1 cebolla cortada en cuatro o seis partes.
2 ajos puerros. Se pueden incluir las partes verdes de 19 a 15 cm eliminando bien la tierra que pueda estar escondida. Si las dispones en la parte superior, las podrás extraer con facilidad para hacer puré, una vez hecho el caldo).
1 nabo mediano cortado en trozos de unos 5 cm.
2 o 3 ramas de apio eliminando las hojas más expuestas a los insecticidas.
4 o 5 ramas de perejil.
– Unas 5 hojas verdes de lechuga enteras para retirarlas con facilidad una vez hervidas para hacer puré SIN ellas.
10 o 15 cm de alga Wakame.
– Se puede añadir alguna especie medicinal para cambiar el sabor como laurel, comino, hinojo, jengibre…

 

PREPARACIÓN

Limpiar la verdura desechando las partes más expuestas a los insecticidas, tierra y manipulación. Si podéis, escoged siempre las de cultivo biológico por ser las más sanas. Si no, elegid las de vuestro vendedor de confianza.

Pelar la cebolla y los ajos puerros. Cepillar el nabo y las ramas de apio y lavar bajo el grifo.

Elegid las hojas más verdes de la lechuga, pero cuidando de que sean las menos estropeadas y lavarlas bien bajo el grifo de agua.

Cortar la verdura en trozos no demasiado pequeños, excepto la lechuga, que irán las hojas enteras.

Poner una olla con 1 o 1,5 litros de agua filtrada o baja en minerales. Cuando el agua esté a punto de hervir, depositar las partes más solidas en el fondo y las hojas sobre ellas. Tapar y dejar hervir. Pasados 5 minutos, disminuir el fuego y dejar que hierva a fuego lento durante 25 o 30 minutos.

Dejar reposar mientras se enfría. Colar el caldo. Con las verduras, y sin las algas ni la lechuga, se puede hacer un puré para tomar como primer plato en la comida de mediodía o la cena.

IMPORTANTE: NO UTILIZAR OLLA A PRESIÓN. Consumir el caldo y/o el puré en los 2 o 3 días siguientes.

 

MUY FÁCIL DE PREPARAR 
Y DE SABOR MUY AGRADABLE
 
ASÍ VAMOS ABRIENDO CAMINO A OTRO TIPO DE ALIMENTOS Y DIETAS QUE NOS AYUDARÁN A ESTAR EN EL PESO ADECUADO (ESE EN EL QUE NOS VEMOS ESTUPENDÍSIMAS)
 
MUCHAS GRACIAS 
POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...