198 Views |  Like

CELEBRAMOS SAN VALENTÍN CON LAS FRAGANCIAS LE GEMME DE BVLGARI

Durante el rodaje de la película CLEOPATRA de JOSEPH L. MANKIEWICZ (1963), del que buena parte tuvo lugar en Roma, protagonizada por LIZ TAYLOR y RICHARD BURTON, una de las parejas más particulares, bellas y controvertidas de ese momento, un periodista le preguntó al actor galés si habían aprendido algo de italiano durante su estancia en la ciudad eterna, a lo que BURTON contestó: “Sí, mi mujer ha aprendido a decir BVLGARI”. Y como mañana es SAN VALENTÍN, no me parecía mejor idea que celebrarlo hoy presentando la colección de fragancias LE GEMME de BVLGARI, en honor al gran amor que vivieron estos dos gigantes del cine.

 

LE GEMME está formada por seis fragancias que representan seis joyas de riqueza excepcional que muestran la pasión de la firma italiana por las materias primas igualmente excepcionales que ha dado lugar a un viaje alrededor del mundo por la ruta secreta de las gemas. De esta manera, BVLGARI ha creado un MAPA DE LAS PIEDRAS Y LAS FRAGANCIAS PRECIOSAS en la que ambas aparecen unidas en el tiempo y el espacio y en el que se dan puntos de encuentro entre la cultura Occidental y la Oriental.

Cada una de las fragancias de la colección LE GEMME se corresponde con una piedra icónica en
la historia de BVLGARI – la amatista, la turmalina, la turquesa, el peridoto, el citrino y la piedra luna – y tiene una traducción al lenguaje olfativo, conectando su arte como joyero con su arte como perfumista. Desde ALEJANDRO MAGNO, los griegos comenzaron a abrir rutas entre Oriente y el Mediterráneo viajando en caravanas a las altas mesetas de Pakistán, el Tibet y los desiertos árabes persas transportando muestras fabulosas de los productos más preciados del mundo: maderas perfumadas, caucho, resinas, especias, flores y plantas para extraer su perfume y piedras preciosas. Las gemas y las fragancias actuaron desde el principio como intermediarios que abrieron una nueva forma de diálogo entre las culturas, sus creencias y sus conocimientos.

CLEOPATRA puso de moda la pasión por las piedras preciosas y por los perfumes, moda que se extendió por la Antigüedad. Por ejemplo, las damas del Imperio Romano jamás salían de casa sin perfumarse el cabello o espolvorearse azafrán sobre la ropa y las damas griegas gustaban de los aromas florales basados en el iris o la mejorana y los perfumes hechos a partir del almizcle y el ámbar gris.

La creación de la colección de perfumes LE GEMME ha corrido a cargo de la perfumista DANIELA ANDRIER, quien se ha expresado de esta manera: “Para crear estos seis perfumes, me basé en el color de las piedras, en la magia que permite a la luz viajar a través de ellas, un fenómeno excepcional en el mundo. Para este trabajo muy intuitivo, pensé en las creencias ancestrales sobre piedras y fragancias como una emoción arraigada que irradia de ellas. Pero el perfume es, en primer lugar y principalmente, una relación poética con uno mismo. El mundo imaginario al que da vida está compuesto en su totalidad por emociones únicas para cada uno de nosotros. 
No me gusta demasiado explicar las cosas, ya que estas tienen su misterio y así es como tiene que ser. No utilicé el concepto de pirámide olfativa, puesto que “solamente” jugué con las diferentes facetas de los componentes, a menudo preciados, para crear una especie de himno a la luz, moderno por su forma de expresarse. Por ejemplo, no podemos decir que la lavanda “huela” a morado o que el iris “huela” a azul, pero, al mismo tiempo, creo que en nuestra mente existe una asociación natural entre los colores y los aromas. Exactamente igual que el rosa de la turmalina me hace pensar en tonos piel suaves y en el sabor de una granada al morderla. Le Gemme es una colección original y sumamente lujosa, debido al coste de algunos de sus componentes. Incluso existe un ingrediente – obtenido del acetato de vetiver – que se iba a dejar de producir por su elevado coste. El hecho de que las piedras, su luz y su color hayan sido los principios que han guiado la creación de estas seis fragancias – incluyendo los frascos que son también un homenaje a las gemas – está en perfecta armonía con la filosofía Bulgari. Presentados en unas pequeñas ánforas como las que tanto se admiran en el museo del Louvre, estos perfumes producen la extraña sensación de llegar hasta nosotros desde lugares lejanos”.

AROMAS DE PIEDRAS

Cada uno de los seis EAU DE PARFUM de la colección LE GEMME rinde un homenaje a una piedra diferente. ASHELMAH, LA AMATISTA está elaborada con las notas más suaves de la lavanda y de la violeta, mientras que las notas empolvadas y amaderadas del rizoma de iris se mezclan con las del heliotropo. De esta forma, el aroma se eleva del suelo (los rizomas del iris) al sol (las flores del heliotropo) en un equilibrio perfecto entre el ying y el yang. El color amatista es la mezcla que resulta del rojo y el azul y se ha asociado siempre con el poder divino y espiritual, representado por los faraones, los druidas y los brahmanes; es la piedra de los anillos de los obispos y favorece la meditación y la intuición. Para los hebreos, las amatistas ahuyentan las pesadillas y aportan claridad mental, por eso su nombre es ASHLEMAH, que significa en hebreo “felices sueños“.

NOORAH, LA TURQUESA, hace referencia a la Ruta de la Seda y las Especias que recorrió MARCO POLO en el siglo XIII hasta la residencia de verano del GRAN KAN, viaje que le permitió escribir su catálogo de las MARAVILLAS DEL MUNDO. Así, la perfumista ha escogido notas de galbano, cardamomo, iris, resina de benjuí tabaco, roble, aceite de patchulí y vainilla y las ha asociado con la TURQUESA porque es una piedra considerada sagrada en todas las culturas milenarias. Las turquesas más célebres proceden de NISHAPUR y fueron traídas a Europa por los turcos, que le dieron el nombre de INCAS. Se dice de ellas que son un símbolo de amistad, valor y confianza, que absorben la energía negativa protegiendo el cuerpo como un escudo, por eso ha sido talismán de guerreros y cazadores.

Para el Eau de Parfum AMARENA, LA TURMALINA, de color rojo rosado, se ha asociado las facetas más florales y afrutadas de la violeta con el nardo y la rosa centifolia, culminando con una nota de granada, que simboliza la fertilidad y el amor. La turmalina presenta una paleta cromática muy amplia que va desde el verde profundo hasta el rosa rojizo pasando por todos los colores del arco iris. Se cree que reúne la Quintaesencia de la naturaleza, que tiene capacidad para absorber la energía negativa y que favorece las relaciones amorosas. Se dice que CIXI, la última emperatriz china, llegó a reunir más de una tonelada y que dormía sobre una almohada de turmalinas rosas, de lo mucho que le gustaba esta piedra.

LILAIA, EL PERIDOTO, juega con notas vegetales y florales entre las que destaca la almáciga, una planta mediterránea parecida al árbol del pistacho. Cuando se machacan sus hojas, el aroma que se extrae es muy aromático. A esta nota se le une el galbano, la menta, la naranja amarga, la mandarina y el mate, que le da un toque ahumado y herboso. Por su parte, el PERIDOTO es un símbolo de vida y regeneración que se ha utilizado para elaborar amuletos protectores y siempre ha tenido fama de transmitir energía vital y aportar armonía al cuerpo y el alma. También se ha dicho de esta piedra que puede provocar un amor apasionado a primera vista.

MARAVILLA, EL CITRINO, es un himno a la luz. Un Chypre con una salida de limón que enseguida deja paso a una sensación aterciopelada procedente de las notas del melocotón, el jazmín y el patchoulí, sublimados por un elementos de síntesis, el acetiveno, producido a partir del acetato de vetiver y que le aporta una finura muy particular a la fragancia. Respecto a la piedra, el citrino fue muy utilizado por los griegos, que lo llevaban en anillos o colgantes por su energía creadora y su fuerza protectora. También se dice que tiene propiedades purificantes para la piel y que calma la ansiedad cuando portas una joya con citrinos.

CALALUNA, LA PIEDRA LUNA, es una sinfonía de notas de madera de sándalo, cardamomo y heliotropo que se iluminan gracias a la ambreta, una nota clave en este Eau de Parfum porque realza la suavidad de su pirámide olfativa. El nombre CALALUNA procede del sánscrito SHANDRA LANTI o rayo de luna. Esta piedra tiene reflejos azulados o blanquecinos que se generan por adularescencia. Está muy vinculada a Venus y los romanos la denominaban la Espuma de la Luna, en homenaje a su feminidad, siendo protectora de las mujeres y su fertilidad.

Se ha escogido el diseño del ánfora roma para contener a los seis EAU DE PARFUM de la colección LE GEMME porque simboliza el largo viaje de las mercancías preciosas que contenían y protege la fragancia como si fuera una piedra preciosa. por otra parte, está concebida como un tótem, desde la base hasta el tapón, recordando los códigos del universo de la perfumería y el tapón que corona el frasco es un cabujón tradicional de BVLGARI.

¡QUE DISFRUTÉIS DE UN FELIZ SAN VALENTÍN!
 
MUCHAS GRACIAS 
POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...

Tags

#MUJER