157 Views |  Like

DESCUBRIENDO NEZ À NEZ

Hacía mucho tiempo que no os contaba nada sobre nuevas firmas de perfume y ya tocaba. En este reencuentro con tan fragante materia, he escogido la firma NEZ À NEZ porque acaba de aterrizar desde París y porque sus fragancias y su concepto de marca me ha gustado muchísimo. Por si alguna le interesa, tienen su tienda en el barrio parisino de Le Marais.

SUS CREADORES
No son perfumistas al uso, sino amantes del perfume. Ella, Christa Patout, es antropóloga; y él, Stéphane Humbert Lucas, es pintor. Ambos asocian ideas y sus propias experiencias sobre materias primas olfativas, a los colores y los olores. Es una forma diferente de construir un perfume en la que está muy presente el mundo de lo simbólico: la vitalidad del verde, la riqueza del amarillo, la tragedia del rojo, la ambigüedad del púrpura…

SUS PERFUMES
Intentar describirlos de una manera convencional es muy difícil porque las emociones son de cada uno y las asociaciones de estas emociones con un olor, mucho más. Pero intentaré transmitir lo que percibo en piel de cada perfume en relación al mensaje de las fragancias.
AMBRE À SADE: Espontaneidad – Determinación – Fantasía.

Es una fragancia que busca ser la expresión de lo que entendemos como los deseos y sentimientos escondidos, prohibidos. Tiene una salida que recuerda a los licores de frambuesas y moras, que deja paso rápidamente a las notas de canela y avellanas. Cuando ha pasado un ratito, ya distingues el fondo de ámbar y vainilla.
Aunque es una fragancia dulce, en absoluto se hace empalagosa, quizá porque también tiene notas verdes de clorofila, madera de cedro y una base de cuero que se hace notar a la media hora de llevarlo en piel.
ATELIER D’ARTISTE: Fusión, Modestia e Intuición.

Huele a ron, cognac, uva negra, patchulí, vetiver, tabaco y granos de café, que es a lo que debe oler el estudio del
propio Stephane y me parece interesante por lo
personal de su historia, de su interpretación de sus musas y de las contradicciones que encierra en las que están mezcladas sus pasiones y su forma de vida.
Está claro, es una fragancia para “ellos” o para la que acostumbre a quitarle la fragancia a su chico.
BAL MUSQUÉ: Instinto -Sensualidad -Encanto.

No es la primera vez que los perfumistas o creadores de fragancias buscan expresar la sensualidad y la distinción y para ello no dudan en utilizan el almizcle, el benzoín, la rosa y la vainilla. Por algo será. Llama la atención las notas de canela y cereza, y el toque floral que le dan el Ylang Ylang y la magnolia.
BOUE BAICHE: Imaginación – Aventura -Determinación

Es una fragancia que tiene mucha presencia por la mezcla de flores y frutas: moras, pasas, maracuyá, cereza, zumo de coco y melocotón con flores de naranjo y jazmín. Un coctel que reposa en la vainilla y la miel. Es evidente que se trata de una fragancia muy dulce y que no pasa desapercibida.
FIGUES ET GARÇONS: Sensible – Punta – Épico
Asociar la sensibilidad a las hojas de la higuera es una licencia clara de los autores de este perfume, pero se entiende esta asociación de ideas cuando sientes en piel la mezcla de las hojas

de higuera con la madera de sándalo y cedro. Es una fragancia fresca y obviamente amaderada, pero en absoluto masculina. Muy, muy interesante porque tiene mucha fijación en piel y eso está genial para las que gustan de fragancias verdes y no quieren renunciar a ellas por el hecho de que enseguida dejan de oler en piel. Tiene muchos matices interesantes.
FORÊT DE BÉCHARRÉ: Perseverancia -Observación – Intelectualidad

Magnífico su olor a bosque, a la savia de los árboles por donde corre la vida. La Naturaleza con
mayúsculas. Tiene notas de uva, avellana, cedro y clorofila que percibes nada más ponerte la fragancia. Al rato, empiezas a distinguir un cierto toque a canela, ámbar y cuero. Mucho más masculina que cualquiera de las anteriores. Una de mis preferidas.
MARRON CHIC: Autenticidad – Equilibrio -Contemplación

Lleva notas de hojas y granos de cacao entremezcladas con flor de naranjo y casi podrías pensar que va a ser este su olor en piel mientras llevas puesta la fragancia, pero no es así. Una vez evaporadas las notas de salida, empiezas a notar la profundidad del iris y un verdor inusual gracias a las hojas de violeta, el labdanum, las raíces de vetiver y las hojas de benzoína.
ROSIER ARDENT: Osadía – Romanticismo – Exclusividad
¿Cómo iban a resistirse a hacer una fragancia dedicada a la reina de las flores? Pues esta no es una fragancia más sobre las rosas, sino sobre una en concreto que, aunque ha nacido flor, se cree crisálida.

Una visión muy original la de Christa y Stéphane. Ellos han envuelto la esencia de rosa en cardamomo, comino, pimienta y canela para que tenga una salida chispeante, como el revuelo de las alas de las mariposas. Y comparan el cáliz de la flor con una obra de orfebrería que se ha realizado con la intención de durar en el tiempo mediante notas de patchulí, vetiver, cedro y resinas.
VANITHÉ: Idealismo – Perfección – Orgullo

Estamos ante una fragancia de vainilla que no es dulce sino fresquísima. ¿Dónde está su secreto? En su combinación acertadísima de las notas de salida: verbena, romero y té Earl Grey. Cuando ha transcurrido una media hora, entonces distingues cómo se prolongan las notas de té con las maderas y se mezclan con notas de miel de benzoína y granos de haba tonka. Y al final del todo, de forma muy sutil, aparecen las notas de vainilla que se quedan discretamente en la piel durante horas. Es una fragancia maravillosa y exquisita porque no se trata de la típica fragancia fresca, pero en absoluto es invasiva.
En España las podéis encontrar en Les Secrets du Marais.
ESPERO QUE OS HAYAN GUSTADO LAS FRAGANCIAS DE HOY. MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR.
Si te ha gustado, compártelo...