220 Views |  Like

EAU PARFUMÉE AU THÉ BLEU, DE BVLGARI. UN PASEO POR UN JARDÍN CHINO

En 1992, la firma de joyería BULGARI se introdujo en el sector de la perfumería creando un agua perfumada inspirada por la ceremonia japonesa de té con EAU PARFUMÉE AU THÉ VERT, una magnífica fragancia nacida de la genialidad del Maestro Perfumista JEAN-CLAUDE ELLENA (actual perfumista de HERMÈS), que marcaría un antes y después en la perfumería ya que fue la primera vez que se utilizó el té en un perfume. Después le han seguido las EAU PARFUMÉE AU THÉ BLANC (2003) y EAU PERFUMÉE AU THÉ ROUGE (2006), y este 2015, ve la luz la nueva EAU PARFUMÉE AU THÉ BLEU.

 

EL ESPÍRITU DEL TÉ POR BULGARI
1992-2015
La familia de las EAUX PARFUMÉES AU THÉ comienza en los jardines de té, una planta que tiene más de 5000 años de historia y que se cultiva principalmente en China, Japón, en las laderas del Himalaya de la India y Sri Lanka. Dependiendo de su grado de oxidación puede variar su color: verde, blanco, negro o azul. La variedad roja proviene del Roiboos, de Sudáfrica. El primer “tratado sobre té” se remonta a la dinastía china TANG. Posteriormente, las siguientes dinastías han ido aportando refinamiento hasta llegar a la ceremonia japonesa del té del siglo XII, que está muy influida por los monjes budistas.

 

En un principio, esta primera EAU PARFUMÉE AU THÉ VERT estaba reservada para el pequeño círculo de amigos de la casa, independientemente de si son hombres o mujeres, y se presentaba en frascos de 350 ml, pero el éxito de la fragancia fue tan grande que cambió la perspectiva de la firma y enseguida se comercializó. JEAN CLAUDE ELLENA quiso hacer una fragancia libre de géneros, transparente, luminosa y que captara la frescura de las hojas de té: “quería expresar el aroma del mundo al que pertenezco: más que un perfume, EAU PARFUMÉE AU THÉ VERT se convirtió en un manifiesto, haciéndose eco de una triunfante aspiración zen”. Muy en la línea del deseo de vuelta a la Naturaleza que caracterizó la década del 2000 y del “arte de volver a lo esencial“. El frasco fue diseñado por THIERRY DE BASCHMANKOFF, quien realizó un frasco de líneas depuradas en cristal esmerilado de color verde. Las caras talladas evocan la interacción entre la transparencia y la opacidad de las piedras preciosas, reflejando el estilo de la firma de joyería. Después, vendrían EAU PARFUMÉE AU THÉ BLANC, creado por JACQUES CAVALLIER, y EAU PARFUMÉE AU THÉ ROUGE, de OLIVIER POLGE, que vamos a recordar más adelante. En todas las ocasiones, cada maestro perfumista ha reinterpretado las notas de los tés más excepcionales creando una composición diferente para crear una sensación con la estela que dejan tras de sí.

 

EAU PARFUMÉE AU THÉ BLEU
UN PASEO POR UN JARDÍN CHINO
Esta nueva composición ha sido creada por la perfumista DANIELA ANDRIER a partir de las notas que percibió de un licor cristalino de té azul chino de Fujian. Anteriormente, la perfumista había frecuentado salas de té reales movida por su propia búsqueda de la belleza, y éstas tuvieron mucho impacto sobre ella, como muy bien indica: “las notas de té contienen la esencia de lo mejor de una civilización. Es un reino infinitamente poético, cuyas líneas son sutiles, donde el matiz lo es todo, donde el tiempo no se mide, con la noción de plenitud. Esta magnífica cultura comparte muchos puntos en común con el mundo de la perfumería”.

La perfumista ha compuesto una pirámide olfativa próxima a EAU PARFUMÉE AU THÉ VERT, pero le ha dado una personalidad muy diferente. En la salida ha situado notas de lavanda y notas de sisho, un cítrico japonés considerado como estimulador de los sentidos. En el corazón, ha situado notas de violeta junto con una nota amaderada muy sutil y ha enfatizado las facetas húmedas, acuosas y saladas de ciertos tés, además de las notas características del té azul de Fujian. En el fondo, iris y almizcle entrelazados que le dan mucha personalidad. La sensación en la piel es de frescor con muchos matices que vas descubriendo según se va desarrollando la fragancia. Así lo manifiesta la propia DANIELA ANDRIER:

“Esta es una fragancia cuya estela crea un halo muy suave, muy elegante y muy refrescante, que es también sensual, con una especie de espesor. Es extremadamente refinada, evocando los rituales que rodean al té. Donde todo es importante, desde la correcta temperatura del agua, imprescindible para conseguir un extraordinario nivel de sutileza de los sabores. No es simplemente una bebida, sino una habilidad con notas ligeramente misteriosas, como las que he elegido para la fragancia.


No es un “perfume decorativo” sino un “perfume-invitación”, que propone serenidad. Es muy sosegado, con aromas bien arraigados a la tierra, pero que simbolizan también el deseo de elevación que a veces experimentamos. Una fragancia deliberadamente “atemporal”. Como una relación con el territorio invisible que expresa lo más noble de nuestras vidas. Como un acceso a un mar interior tranquilo, acogedor y maternal. Un mar en calma, de un azul muy apacible que nos envuelve, nos consuela y nos acompaña.”

El TÉ AZUL DE FUJIAN, protagonista de la ceremonia GONG FU CHA, tiene notas florales, notas afrutadas y notas amaderadas, con aromas a castañas, miel y avellanas. Como crece en una región rocosa, en las montañas de FUJIAN frente al mar de China, también tiene algunas facetas minerales y es muy bajo en teína, por lo que se puede consumir en cualquier momento del día, es suave, relajante y tiene muchas propiedades antioxidantes.

LA COLECCIÓN EAU PARFUMÉE

La firma BULGARI ha querido crear un universo completo centrado en el arte de recibir. La ceremonia del té también lo es y se desarrolla como un viaje estrictamente codificado situándose entre el arte y lo sagrado. De igual manera, la firma italiana quiere crear una sensación de hogar lejos del hogar a través de sus diferentes productos cosméticos estando presente en hoteles y resorts de lujo y en las cabinas de primera clase de determinadas aerolíneas. Su “filosofía holística” ha lleva a la firma a ampliar su colección para el hogar de las cuatro EAU PARFUMÉE con productos para el baño y velas con cada aroma como máxima representación de su hospitalidad.

 

EAU PARFUMÉE AU THÉ VERT
VITALIDAD EN VERDE

Como indicábamos al principio de esta entrada, el lanzamiento de EAU PARFUMÉE AU TJHÉ VERT fue una revolución en el sector de la perfumería, especialmente en el mundo de las aguas de colonia italianas que abrió un nuevo campo. El color verde (del latín viridis) significa energía, vitalidad, savia y eso es lo que transmite este agua perfumada. Aquí, el acorde de té verde situado en el corazón de la fragancia, se acompaña de notas de bergamota en la salida, realzado por notas de pimienta y cardamomo, y un fondo de madera de cedro, cera de abejas y almizcle blanco. Sobre la piel es muy refrescante y vigorizante y la sensación de energía está muy presente. Personalmente, me encanta utilizarla en verano porque es como si “te pusieras las pilas”.

 

EAU PARFUMÉE AU THÉ BLANC
SERENIDAD EN BLANCO

Once años después, en 2003, la firma lanza EAU PARFUMÉE AU THÉ BLANC, creado por el Maestro Perfumista JACQUES CAVALLIER e inspirado en la RUTA DEL TÉ BLANCO de NEPAL. Según una leyenda, esta excepcional especia denominada ZEN YIN (AGUJA DE PLATA) crece en un jardín secreto del Himalaya y se recoge sólo cuando hay luna llena. Sus brotes modelados al mano se abren en contacto con el agua, formando figuras mágicas. El color blanco es sinónimo de pureza, transparencia y transcendencia en todo el mundo; es sinónimo de sabiduría, serenidad y paz interior. En algunas culturas, también simboliza el luto o el fin que da lugar a un nuevo comienzo, expresado por KANDINSKI como el color que “precede al comienzo”. El té blanco contiene el triple de antioxidantes que el resto de los tés y se considera como el té de la belleza. JACQUES CAVALLIER ha reinterpretado las facetas más cálidas de sus notas florales y amaderadas, y las ha realzado con pimienta blanca, ambreta y almizcle. El frasco opalescente hace referencia a la luz de la luna llena.

 

EAU PARFUMÉE AU THÉ ROUGE
VOLUPTUOSIDAD EN ROJO

Color asociado con el Poder, con la Antigüedad, con Marte y con el Imperio Romano, hasta el siglo XIX, las novias se vestían de rojo porque se asociaba con el amor, la belleza y la riqueza. En 2006, llegaba EAU PARFUMÉE AU THÉ ROUGE, nacida de la inspiración del Maestro Perfumista OLIVIER POLGE quien se sintió inspirado por la propia naturaleza de la planta de té roiboos de Sudáfrica, que hunde sus raíces en la tierra en busca de agua y tiñe de rojo sus hojas cuando maduran. El té roiboos ha sido siempre utilizado en la medicina africana y por los chamanes por sus propiedades hidratantes, antioxidantes y relajantes. En EAU PARFUMÉE AU THÉ ROUGE, el perfumista acentuó las notas envolventes de esta variedad de té con acentos agudos de naranja y bergamota dispuestos en la salida, y notas de pulpa de higo, nuez y almizcle en el fondo.

 

ESTOY SEGURA DE QUE TODAS CONOCÍAIS YA EAU PARFUMÉE AU THÉ VERT, PERO ¿CONOCÍAIS TAMBIÉN LAS DEMÁS? 
 
¿HABÉIS PROBADO YA LA NUEVA EAU PARFUMÉE AU THÉ BLEU?
 
MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...

Tags

#UNISEX