1944 Views |  Like

EL EFECTO CLINIQUE LA PRAIRIE

¡¡¡ENHORABUENA, CLINIQUE LA PRAIRIE!!!  La revista Traveler, de Condé Nast España, le acaba de dar el premio al mejor Spa del mundo, por elección directa de los lectores. ¡Qué casualidad! Le han dado el premio el mismo día que sale publicada esta entrada, ¡qué curioso!

El pasado mes de julio de 2008 tuve la ocasión de pasar unos días en la clínica nº 1 de Suiza en esto de la prevención del envejecimiento, la medicina interna y la prolongación de la buena salud. Sí, me estoy refiriendo a la muy prestigiosa Clinique La Prairie. Se trataba de una oportunidad de oro y no la quise dejar escapar.

Las aportaciones de Clinique La Prairie a la ciencia médica han trascendido cualquier frontera y van más allá de cualquier moda gracias a su tratamiento de revitalización del sistema inmunológico para aumentar la vitalidad y combatir los efectos del paso del tiempo. Medicina de vanguardia.

PREPARAOS PARA LEER 

La Clinique fue inaugurada en 1931, por el profesor Paul Niehans (sobrino de Frederick-William III, Rey de Prusia), y está situada en el corazón de Montreux (Suiza), frente al lago Lemán. El Dr. Niehans estudió Medicina y Cirugía en la Universidad de Zurich y fue jefe de misión de la Cruz Roja en Serbia (1912-1913), cirujano en primer línea de las Dolomitas (1915) y tomó cargo de los prisioneros de guerra alemanes (1918).

Una vez terminada la I Guerra Mundial, durante sus investigaciones sobre terapia celular, descubrió que si inyectaba células de los fetos de las ovejas en seres humanos, contribuía a prolongar la salud y vitalidad de las células humanas. Dicho así, puede sonar… pero hay que verlo con la perspectiva del tiempo porque se trató de un avance científico importante que ha salvado vidas. Mientras realizaba estas investigaciones, un doctor del hospital de Lausana le informó que una paciente se debatía entre la vida y la muerte a causa de un tétano post-operatorio por la extirpación de la glándula tiroidea y las glándulas paratiroideas. El Dr. Niehans extirpó la glándula paratiroidea de un ternero, la cortó en pequeños trozos y la inyectó en la paciente. Unas horas después, ella recuperó la conciencia y le salvó la vida. Esta experiencia le animó a seguir con sus investigaciones. En ese momento, no quería hacer público su descubrimiento hasta que no tuviera, como mínimo 500 casos constatados. Pero el destino siempre está ahí para decidir cuándo han de llegar las cosas, en este caso mucho antes de que llegara a ese número que se había marcado. 

Era la primavera de 1953 cuando el Papa Pío XII cayó muy enfermo. Los médicos del Vaticano habían oído hablar de sus investigaciones y lo llamaron para que aplicara su terapia celular al papa. Como así hizo con resultado de curación. Salió publicado en todos los medios de comunicación y así se dio a conocer la terapia celular y la Clinique La Prairie.

Desde entonces hasta ahora, los avances científicos han hecho evolucionar de forma increíble su tratamiento. Para empezar, en 1960 es el propio Dr. Niehans quien promueve el establecimiento de la Sociedad Internacional para la Ética de la terapia celular. En 1988 su equipo fue capaz de desarrollar un nuevo complejo en el que ya no se necesitaba utilizar células frescas, sino un extracto de hígado fetal de cordero, el Extracto CLP, que se inyectaba por vía intramuscular a sus pacientes. 

Por último, desde 2006, el extracto CLP se ha conseguido formular en una solución bebible
(Patente emitida por la Oficina Europea 
de Munich) que se administra vía oral y 

que ha conseguido eliminar cualquier riesgo de intolerancia o efecto secundario que pudiera 
causar el extracto inyectado. Esto no significa que vía intra muscular diera problemas, sino que eliminaba la posibilidad este riesgo. 
Durante mi estancia en Clinique La Prairie, tuve la oportunidad de hablar con algunos de los 
doctores que trabajan allí. El Dr. Adrian Heini, especialista en Medicina Interna, fue quien resolvió todas las dudas que tenía a cerca del Extracto CLP. (Imagen del Profesor Wesspal, 
colaborador del Dr. Niehans, trabajando en el laboratorio)

Nos explica el Dr. Heini en perfecto español: Nuestro tratamiento de revitalización hace que suban los niveles de energía de todo el cuerpo y eso es lo primero que notan los pacientes. Su sistema inmunológico está más fuerte y enferman menos. Después, perciben su piel mucho mejor y la expresión del rostro cambia porque tienen más vida en la piel y eso se traduce en firmeza y luminosidad. Nuestros pacientes notan que se ha frenado el proceso de envejecimiento de todos los órganos del cuerpo, y la piel es el órgano que nos envuelve. No lo perciben de una forma inmediata, sino al cabo de 5 o 6 años de terapia, siempre que se haya repetido el tratamiento a los 2 años. Son resultados que se mantienen a largo plazo. (Imágenes del Dr. Walli, Director actual de la Clinique La Prairie)

B: ¿Incide el tratamiento con el Extracto CLP en el fenómeno de la renovación celular de la piel?
Dr. Heini: Sí, claro que incide. El proceso de la renovación celular es un mecanismo natural del cuerpo, pero también 

hay otros procesos importantes que se benefician de la acción del complejo CLP, como es la protección de las membranas que recubren 
las células, para que no haya demasiados agentes externos que las dañen o que dañen su ADN. Por otra parte, al estar rejuvenecidas las células de todo el cuerpo aumentan su longevidad. Porque no se trata de potenciar el fenómeno de la renovación celular exclusivamente, sino de que la vida de las células, que se va acortando según cumplimos años, se prolongue y en buen estado. Por 

otra parte, el extracto celular CLP tiene un efecto inhibidor o ralentizador en la división de las células malignas o tumorales. Tiene un efecto antimetástasis muy potente.

B: ¿Cómo se inicia el protocolo médico de la Clinica La 

Prairie?
Dr. Heini: Cuando una persona viene a nuestra clínica, en primer lugar, se somete a un chequeo médico muy exhaustivo para comprobar cuál es su estado real de salud, y se le pone un tratamiento de medicina preventiva basado en la dieta y el ejercicio físico, ya que contamos con entrenadores personales y dietistas muy cualificados. Si tiene problemas de diabetes, hipertensión o sobrepeso, aquí va a encontrar que nuestro restaurante le ofrece menús de alta cocina especialmente elaborados para cada patología. Y va a poder disfrutar de la comida. (Imagen del Dr. Walli con el Extracto CLP).

En alguna ocasión nos ha pasado que en el chequeo médico que hemos realizado hemos visto las probabilidades que tiene un paciente a desarrollar una determinada patología, e incluso hemos llegado a prevenir un posible infarto de miocardio, porque nuestro chequeo médico es muy estricto y muy completo. Pero una cosa es detectar lo que es evidente: colesterol alto, diabetes… y otra la evaluación posible de riesgo genético. Este tema es muy delicado porque hay quien lo quiere saber y quien no, puesto que los mapas genéticos hablan de probabilidades y se le puede amargar la vida a las personas.

Con el diagnóstico y el tratamiento, llega el mantenimiento y seguimiento posterior, que lo realizan en sus respectivos países con sus médicos habituales. Lo curioso es que cuando una persona tiene una patología como las mencionadas, suelen volver a hacerse un chequeo médico con nosotros porque están muy contentos con nuestros métodos y con nuestra cercanía. De hecho, en la Clínica se hablan casi todos los idiomas del mundo, el español entre ellos, y eso les facilita mucho que nos puedan preguntar con confianza sobre su estado de salud, y siempre encuentran respuestas.

B: ¿Viene personas pensando en “quitarse las arrugas”, además de realizarse el tratamiento 

médico?
Dr. Heini: Sí, por supuesto, es otro de los pilares de la Clínica La Prairie. Una vez realizado el diagnóstico, se comienza con el protocolo de revitalización, que dura una semana. Y una semana da para bastante en la Clínica La Prairie porque todo gira en torno al tratamiento. Además del entrenador personal y la dieta, la Clínica cuenta con una dermatóloga de excepción, la Dra. Patricia Delarive, tenemos el potencial para hacer cualquier tratamiento de medicina estética y dermatología con aparatos de última generación y contamos con cirujanos plásticos de renombre. Además, en nuestro instituto de belleza se realizan tratamientos faciales y corporales muy completos para estas personas que no quieren someterse a cirugía plástica, sino que prefieren técnicas poco invasivas.

Cuando llegas a tu habitación en la Clinique la Prairie, la primera visita que recibes es la de la 

dietista que te pregunta por tus hábitos alimenticios, posibles patologías como diabetes, hipertensión o colesterol, y sobre las calorías que deseas en tus menús durante tu estancia. Se lo hago notar al Dr. Heini.

B: He podido comprobar que tienen menús de 1.200 cal. que parecen de restaurante de lujo…

Dr. Heini: Sí, es sorprendente. Son menús que están perfectamente adaptados a las patologías de nuestros pacientes, pero con los que se puede disfrutar comiendo. Esto es muy importante desde el punto de vista psicológico, porque normalmente se tiene la creencia que para adelgazar hay que sufrir y pasar hambre. Nuestras dietistas han demostrado que no es así, que se puede perder peso comiendo bien, de forma muy equilibrada y disfrutando.

Realmente es así y mi curiosidad me llevó a elegir una dieta de 1.200 calorías. Realmente, quería saber cómo podía ser posible comer bien con tan poca ingesta calórica. El resultado fue 

un kilo menos gracias a unos menús deliciosos. Un ¡hurra! para dietistas y cocineros.

Si la Clinique comenzó siendo una residencia con pocas habitaciones, en la actualidad se trata 

de un modernísimo centro médico, dirigido por el prestigioso Dr. Thierry Waelli, y que está 
dotado de los mejores equipos médicos de última generación, especialmente en el área de 

la radiología. El centro cuenta con 20 habitaciones, 2 suites junior y 4 suites. Pero Clinique La Prairie no acaba ahí. De hecho, es sólo el principio. Alrededor de la Clinique giran otras instalaciones y dependencias, como es el spa, el château y la residencia original, que es una edificación típica suiza preciosa en la que están situados los laboratorios de análisis. 

El centro médico invierte siempre en tecnología y aparatología de última generación para poder hacer la medicina de vanguardia y dar la respuesta que quieren sus pacientes. El resto 

del complejo está diseñado con un gusto exquisito, como las habitaciones de la Residencia, de inspiración tirolesa, las habitaciones del châteu dentro del clasicismo francés, y de las corrientes minimalistas y de inspiración zen (spa, restaurante, lobby). Se trata de lujo, sí, pero en absoluto de ostentación.

Mi habitación estaba situada en el château, pero tengo que señalar una cosa. En todo momento, estás en un clínica, y como tal, las habitaciones de cualquiera de sus edificios son habitaciones equipadas como en cualquier clínica del mundo. La diferencia es que si estás hospedada en el centro médico, las habitaciones son las características de un centro privado, excepto las suites. 
Sin embargo, si estás en el chateau o en la residencia, las habitaciones tienen el aspecto de un hotel, pero las camas son camas médicas, con instalaciones para el oxígeno y demás tecnicismos que no controlo.

Como el tratamiento de revitalización del sistema inmunológico dura una semana, Clinique La Prairie dispone de otros servicios para sus pacientes-clientes que giran en torno a lo que van a buscar allí: mejorar su salud y su aspecto físico. Entre estos servicios, destacamos la especialidad médica de Dermatología. La inmensa mayoría de los pacientes están interesados en hacerse algún tratamiento para mejorar el aspecto externo de la piel. 

Pero eso nos lo cuenta mejor la Dra. Patricia Delarive la Dermatóloga de Clinique, una mujer extraordinariamente simpática y ¡guapa!: Fundamentalmente, las personas que se someten al tratamiento de revitalización 

también vienen pidiendo tratamientos de medicina estética, como el botox, que cada vez está más solicitado, los rellenos con ácido hialurónico o la eliminación de manchas mediante peelings químicos. El láser en pequeñas dosis. También me piden tratamientos para la firmeza de la piel y eliminación de arrugas en el contorno de los ojos, pero siempre quieren pequeñas intervenciones para mejorar su aspecto físico, pero sin modificar sus facciones. Si alguien me pide algún tratamiento de láser Fraxel o similar, lo puedo realizar en otro centro que tenemos concertado para estos casos, y el paciente sigue con su recuperación dentro de la Clínica sin ningún problema. Somos buenos conocedores de la piel porque tenemos pacientes de todo el mundo y sabemos cuáles son los problemas que más les preocupan según sea su procedencia.

B: ¿Cuál sería su tratamiento perfecto anti-edad?
Dra. Delarive: Si hablamos de una mujer joven, prevención. Empezar por no fumar, es terrible para la piel. Una forma de vida saludable ¿qué se entiende por esto? Cremas 
hidratantes con vitaminas C +E por la mañana, con spf 15 y por la noche una crema con acido retinóico porque disminuye las líneas de expresión. Está bien elegir cremas que contengan ácido hialurónico, pero en las cremas, la concentración de esta sustancia no es mayor de un 2%, pero además, la molécula de ácido hialurónico presente en la mayoría de las cremas 
tienen una molécula demasiado grande para penetrar en el interior de la dermis, por eso es mucho más efectivo infiltrarlo mediante inyecciones.

Me comentó que también tienen la posibilidad de hacer Cirugía Plástica, si los pacientes lo desean, pero que no es lo habitual. 
Ya sólo me quedaba hablar con la dietista. Me encontré con Laurence Bouffault en el segundo piso del centro médico, quien con una amabilidad exquisita, me habló de la importancia de respetar diariamente la pirámide alimenticia clásica, como única forma de evitar caer en enfermedades de todo tipo: cardiovasculares, diabetes tipo II, colesterol.

Me habló del alarmante y elevado número de jóvenes que no saben que van a padecer diabetes tipo II por comer en exceso bollería industrial (menos bollycaos y donuts, chicas), de lo grave que es para el cuerpo seguir dietas estrictas y después darse atracones por el “efecto rebote” de los kilos perdidos, de la importancia de hacer ejercicio físico, de la suerte que tenemos en España con la variedad de frutas y verduras de alta calidad, de lo perjudiciales que son para la salud consumir zumos en lugar de la pieza entera de fruta: “Se le quita la fibra, que es fundamental para el tránsito intestinal, y sólo quedan los azúcares. Estos 

azúcares, cuando llegan al aparato digestivo, se convierten en grasa instantáneamente y engordan una barbaridad, aunque no lleven azúcares añadidos. No son saludables, en absoluto.”

Todo el saber hacer gastronómico de la Clinique lo recoge la dietista Elfried Blaes en su libro Cook Book. Aquí no sólo 
habla de dietas, también de las recetas por las que se ha hecho 
famoso el restaurante de la Clinique La Prairie. (En la imagen).

Terminamos este relato haciendo referencia al resto de instalaciones que, como os decía, giran en torno al tratamiento de revitalización, al tratarse de una concepción holística del ser humano: spa con Beautymed y Thalassomed (sus dos piedras angulares que tanto prestigio les está dando y les va a dar), piscina, restaurante de lujo, gimnasio y sala de reuniones. Señalar que todas las instalaciones están comunicadas por pasillos interiores ¿la razón? el invierno en Suiza es duro, pero la temperatura en el interior del complejo La Prairie es muy agradable, por lo que los pacientes pueden ir en albornoz de sus habitaciones a la piscina o al spa cómodamente.

Mi estancia se complementó con una visita al entrenador personal, quien me pesó (glup), me midió la masa muscular, así como la cantidad de grasa que me sobraba (poca) y la retención de líquidos (no puedo decir lo mismo en este apartado) y me puso un pequeño entrenamiento. 
Tuve oportunidad de recibir un masaje tailandés por una masajista excepcional (como todo en la Clinique), clases de pilates, aquagym y dos tratamientos de cabina estética, uno corporal de talasoterapia y otro facial. (Yo no soy la de la foto, es una modelo).

Tengo que hacer aquí un alto para hablar de la esteticista que me atendió. ¿Sabéis eso de la perfección suiza”? Pues ella resultó ser el mejor ejemplo. Especialmente cuando le tocó el turno al tratamiento facial. No tengo palabras. Me hizo una limpieza profunda y el tratamiento Vitapeel+ Vital O2, dirigido a revitalizar la piel aplicando una micro-corrientes con un aparatito parecido a un pequeñísimo rodillo con el que se estimulaban las fibras de colágeno y elastina. Todos los productos eran de su línea de tratamiento propia, Swiss Perfection, que está basada en la capacidad de supervivencia del bulbo del iris. De momento, me vi la piel muy limpia y luminosa, pero al cabo de varios días, casi una semana, llamaba la atención el aspecto de mi piel y todo el mundo me preguntaba qué me había hecho.

Cierto es que no es la primera vez que me veo mucho mejor y también os diré que por todo el mundo hay un montón de buenas profesionales, pero si dijera algo diferente de la cabina estética de Clinique La Prairie, no sería justa con su profesionalidad y su buen hacer. Y eso no. 

Cierro este larguísimo tema (espero no haberos aburrido) con un plus. En la Clinique se hablan todos o casi todos los idiomas del mundo porque tienen personal de todos los rincones del planeta.

Y si antes eran Charles Chaplin, Marlene Dietrich, Elizabeth Taylor y Richard Burton, o los príncipes Rainiero de Mónaco y Grace Kelly quienes iban a la

Clinique a hacerse el tratamiento de revitalización en las décadas de los 50 y 60′, ahora su clientela se ha diversificiado. Sigue pasando por allí el “todo Hollywood” (sí, también Brad Pitt y Angelina Jolie), la nobleza europea, los príncipes árabes y sus mujeres, etc. Pero también acuden personas anónimas que quieren hacer algo por mejorar su salud y saben que allí lo van a encontrar. Como también un trato exquisito, amable y cercano de todo el personal, desde los médicos y doctores, los especialistas en sus diferentes áreas, en el restaurante… que hace que sus pacientes se sientan a gusto. Pero también un entorno natural privilegiado, tanto en invierno como en verano, con dos ciudades muy próximas: Montreux y Vevey (entre 3 y 6 

km). También Ginebra y Lausanna están lo suficientemente cerca como para hacer una visita.

¿Hablamos del precio del tratamiento? Una semana, con actividades, tratamientos de cabina, masajes, etc. viene a costar entre 12.000 a 16.000€ por persona.

¿Que si yo me hice el tratamiento de revitalización? Pues no, aunque me gustaría tener la oportunidad y la experiencia de hacérmelo. El caso es que sólo estuve dos noches (casi tres días) y para el tratamiento necesitas una semana, como ya os he contado. En otra ocasión, seguro que sí.

MUCHAS GRACIAS 
POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...