150 Views |  Like

EL NUEVO SPOT DE CHANEL Nº 5 CON AUDREY TAUTOU

Antes de las vacaciones de Semana Santa nos presentaron el nuevo anuncio que ha rodado 
Jean-Pierre Jeunet, el célebre director de Amelie, con Audrey Tautou, su actriz favorita y musa inspiradora. Me quedé fascinada con la historia, con la interpretación de ella, de él , tan guapísimo, tan ideal, tan estupendo… ¿Verdad que la pareja de Audrey es impresionante?

El anuncio lo empezaremos a ver en internet a partir del 5 de mayo (por aquello del nº 5) y en 
tv a partir de octubre. Van a haber varias versiones: 2 min, 60 min y 40 min. Lo han rodado en Estambul y tiene una estética bárbara. Os muestro las imágenes y os paso las declaraciones de Jean Pierre Jeunet sobre el rodaje. Espero que os guste tanto como a mí.
La génesis de la película fue, como cabía esperar, la elección de la mujer Nº5, su encarnación. Se impuso entonces la lógica de un cineasta que trabaja mano a mano con su heroína: volvía a encontrarme con Audrey ¡y 
estaba loco de alegría! Yo siempre le había dicho: “Haremos un tríptico”, así que después de Amélie y de Largo domingo de noviazgo, Chanel Nº5 iba a cerrar el tan soñado tríptico. Antes del rodaje le dije que una película publicitaria modifica considerablemente la interpretación: una intención que en un largometraje se puede tardar 8 segundos en expresar, aquí 

tiene que expresarse en 1 segundo. Ella tenía que aprender a intensificar su juego, a ser más atrevida, ya que el guión técnico de la película era mucho más corto.

Un encuentro, un tren de noche… Siempre me han encantado los trenes de noche, su magia: era la ocasión ideal para crear un encuentro en un tiempo suspendido. Me gustaba la idea de que una mujer se cruzara con un hombre, ambos pensaran el uno en el otro pero desaparecieran 
cada uno por su lado, con el remordimiento de 

no haberse dirigido la palabra. Me gusta 
mucho jugar con el destino, con las coincidencias… Un punto esencial: no había que enfocar este encuentro como una historia de una sola noche; al contrario, queríamos que la disponibilidad de cada uno les volviera accesibles para la historia de amor de una vida.

Una película para un perfume…
Sabía que todo se transmitiría a través de la 
turbación que deja la estela. Se trata de 

transmitir lo inmaterial. El tren… El reducido espacio del vagón exigió un guión técnico de planos muy medidos y un gran número de tomas. El trabajo sobre el frasco cuya luz se pasea por las paredes de la cabina resultó muy estimulante; no utilizamos efectos especiales, sino un frasco sobredimensionado sobre el que paseamos la luz hasta conseguir estos destellos… En la elección de la estación de destino nos decantamos por 

Estambul, que no es una ciudad fácil de filmar: es caótica, y muy poco gráfica, ¡pero me gustan los desafíos!
El sonido…
Para mí, el tren de noche es como una canción de cuna. Mi diseñador de sonido reprodujo esta 
dulzura, que contrasta con la llegada del tren a la estación y el ruido de Estambul.
Elegí la canción de Billie Holiday por el indiscutible encanto de esa voz única, de esa 

letra que evoca la locura del encuentro amoroso. Algunas anécdotas… El rodaje se desarrolló en un estado de euforia colectiva, el equipo estaba encantado.
Cuando salí en el Oriente Express para estudiar las localizaciones del tren, me di cuenta al cabo de 10 minutos de viaje de que mi cámara de vídeo no tenía suficiente luz. No me atreví a 
tirar de la señal de alarma, ¡por lo que acabé haciendo así 14 horas de viaje! Por fortuna, 

tomé un montón de apuntes.
Otro recuerdo inolvidable: cuando filmamos la escena en que los dos ferrys se cruzan en el río y Audrey advierte al desconocido, teníamos que atinar entre los buques cisterna que navegan por ese río, y no era una tarea sencilla. ¡No podíamos interrumpir el tráfico fluvial!
Ahora bien, en un momento dado, un pequeño 
barco de recreo se colocó en el campo de visión de la cámara y empezó a hacernos señas. El tipo 

estaba encantado de ver un rodaje. Estaba justo detrás de la cabeza de Audrey, ¡lo cual no nos 
venía nada bien! En cuanto dije “acción”, el barquito desapareció, la proa detrás de la oreja de Audrey y la popa detrás de su nariz. Cuando dije “corten”, ¡el barco volvió a aparecer en mi campo visual! Si Audrey hubiera movido un solo milímetro, habríamos visto el barco, ¡pero no se movió!… ¡Gran actriz!

Nº5
“Un perfume como no se había hecho jamás.
Un perfume de mujer con aroma de mujer”.
Gabrielle Chanel

Si te ha gustado, compártelo...