346 Views |  Like

ESCALE AUX MARQUISES, EL ARTE DE VIAJAR CON DIOR

Es la tercera y más reciente edición de las fragancias LES ESCALES DE DIOR, inspiradas en viajes soñados por todos y esta vez le ha tocado a las ISLAS MARQUESAS.

Primero fue Portofino y después Pondichéry, dos lugares míticos asociados al universo Dior. Las islas Marquesas fueron descubiertas en el siglo XVI por España y anexadas a Francia en el siglo XIX. Doce islas que conforman un archipiélago, todas ellas con nombres que siempre nos hacen soñar despiertos por sus paisajes maravillosos y su abundancia de flores y frutas exóticas: Nuku Hiva, Niva’Oa, Tahuata…

Buscando inspiración para sus obras, allí se instalaron artistas franceses como Paul Gaugin, Paul Lapín y Jacques Brel. Para Christian Dior, las islas Marquesas
representaban telas magníficas, lujosos tejidos, atmósfera

de lujo y una fuente de inpiración inagotable hasta tal punto que incluso llegó a decir: “Nada me gustaría tanto como hacer que cada mujer se crea y se sienta como una Duquesa”.
Ahora, es John Galliano el que se ha inspirado en Las Marquesas para esta nueva fragancia, que se ha convertido en intemporal desde el momento que se ha lanzado, de la misma manera que ocurre con las colecciones Crucero, que nacen con el sello de la intemporalidad como signo de identidad.
INVITACIÓN AL VIAJE

Como es habitual, ha sido François Demachy, perfumista creador de LVMH, quien ha construido la fragancia, partiendo de la base de que se trata de una eau de toilette con cierto espíritu de agua de colonia, lo que significa que estamos ante una fragancia fresca. Pero también estamos hablando del exotismo de Las Marquesas, de la Polinesia y de la exhuberancia de su vegetación y la riqueza de sus materias primas, con la flor de Tiaré como reina absoluta del entorno, así que el resultado es una fragancia fresca, sí, pero muy rica en infinidad de matices que comienzan con una salida cítrica de naranja sanguina, bayas rojas, cardamomo, pimienta, canela, jengibre, clavo, cilantro, elemí, cáscara de limón y benjuí. Muchas notas diferentes para una salida de un eau de toilette, de ahí que sea difícil adivinar a qué huele desde el principio.

Según evoluciona la fragancia, mas o menos después de media hora, es cuando ya percibes el corazón de la flor de Tiaré. Para esta ocasión, François Demachy ha utilizado una variedad que se cultiva sólo en Tahití: “La flor de Tiaré es a la Polinesia lo que el jazmín a la India”, afirma el perfumista francés, “Es un fuerte símbolo de espiritualidad y de hospitalidad y su olor se sitúa entre el nardo y el jazmín”.
Finalmente, en las notas de fondo, Demachy ha asociado la flor de Tiaré con una pizca de vainilla de Tahití, que es la perla negra y golosa de la Polinesia.
ESCALE À PORTOFINO
Por si alguna no recuerda bien esta fragancia, fue la primera de la trilogía y habla del Mediterraneo en todo su esplendor: bergamota de Calabria, petit grain de Sicilia y cidra, aromatizada con una nota de almendra amarga y flor de azahar sobre bayas de enebro, ciprés y cedro.

ESCALE À PONDICHERY
La segunda en llegar, nos llevaba de viaje por la India con la sutileza de sus notas de te negro, cardamomo y jazmín Sambac. Muy verde, como su color, y muy suave a la vez gracias a las notas de sándalo de su fondo.

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO ESTA NUEVA EDICIÓN DE LAS ESCALES. ¿LAS HABÉIS PROBADO YA? ¿CUÁL ES VUESTRA PREFERIDA?

MUCHAS GRACIAS POR LEEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...