927 Views |  1

FOTOSENSIBILIDAD Y FOTOTIPOS

La HIPERFOTOSENSIBILIDAD, que se conoce como alergia al sol, es una reacción del sistema inmunitario desencadenada por la luz solar. Las reacciones de fotosensibilidad incluyen urticaria solar, fotosensibilización química y erupción polimorfa a la luz, y por lo general se caracterizan por una erupción pruriginosa en placas que aparecen en la piel expuesta al sol. Es posible heredar una tendencia a desarrollar estas reacciones. Ciertas enfermedades, como el lupus eritematoso sistémico y algunas porfirias, también pueden causar reacciones cutáneas más graves como consecuencia de la exposición a la luz solar.

CLASIFICACION DE LAS PATOLOGIAS AGUDAS POR EXPOSICIÓN SOLAR

1.- URTICARIA SOLAR

La aparición de ronchas (protuberancias grandes, rojas y pruriginosas) tras solo unos minutos de exposición a la luz solar se denomina urticaria solar. Normalmente las ronchas duran minutos u horas. Este trastorno puede ser difícil de tratar, pero se prescriben antagonistas de los receptores (H1) de la histamina, antipalúdicos, corticoesteroides, protectores solares o terapia con luz ultravioleta (UV). Algunas personas pueden ser propensas a desarrollar urticaria solar durante mucho tiempo, a veces indefinidamente. Si hay grandes áreas afectadas a veces pueden presentarse cefalea, sibilancias, mareos, debilidad y náuseas.

2.- FOTOSENSIBILIDAD QUÍMICA

Se conocen más de 100 sustancias que, tras ingerirse o aplicarse sobre la piel, causan reacciones cutáneas inducidas por el sol. Un número limitado causa la mayoría de las reacciones ( Algunas sustancias que sensibilizan la piel a los rayos solares). Para tratar las reacciones de fotosensibilidad química se aplican corticoesteroides sobre la piel y se evita la sustancia que causa la reacción. Existen dos tipos de fotosensibilidad química:

  • LA FOTOTOXICIDAD 
  • LA FOTOALERGIA

En la FOTOTOXICIDAD aparece dolor y enrojecimiento, inflamación y algunas veces una decoloración marrón o azul grisácea en las áreas de la piel que han estado expuestas a la luz solar por un tiempo breve. Estos síntomas parecen los de una quemadura solar, pero la reacción difiere de esta en que solo aparece después haber tomado ciertos fármacos (como tetraciclina o diuréticos) o compuestos químicos, o de habérselos aplicado sobre la piel (como un perfume o alquitrán de hulla). Algunas plantas (incluyendo la lima, el apio y el perejil) contienen compuestos denominados furanocumarinas que hacen que algunas pieles sean más sensibles a los efectos de la luz UV. Esta reacción se denomina fitofotodermatitis. Todas las reacciones fototóxicas aparecen solo en las zonas de la piel expuestas al sol. Por lo general se desarrollan en cuestión de horas después de la exposición al sol.

En la FOTOALERGIA, una reacción alérgica causa enrojecimiento, descamación, prurito y a veces ampollas y manchas que parecen una urticaria. Este tipo de reacción puede aparecer tras aplicar lociones para después del afeitado, protectores solares y sulfonamidas. Las sustancias que causan fotoalergia sólo la producen después de una exposición a la sustancia y a la luz solar (puesto que es esta luz la que hace que la sustancia desencadene la fotoalergia). Las reacciones fotoalérgicas pueden afectar a zonas de piel que no han estado expuestas al sol. Por lo general aparecen de 24 a 72 horas después de la exposición solar.

3.- ERUPCIÓN POLIMORFA A LA LUZ

Esta erupción es una reacción a la luz solar (principalmente a la luz UVA) cuya causa no es del todo conocida. Es uno de los problemas más frecuentes de la piel relacionados con el sol, y es más habitual en las mujeres y las personas de climas septentrionales que no se exponen regularmente al sol. La erupción aparece en forma de múltiples abultamientos rojos y de áreas irregulares, rojizas y elevadas (denominadas placas), y raras veces con ampollas, en la piel expuesta al sol. Estas placas, que causan prurito, suelen aparecer de 30 minutos a varias horas después de la exposición al sol. Sin embargo, pueden desarrollarse nuevas placas varias horas o días más tarde. La erupción suele desaparecer al cabo de unos días o semanas. Habitualmente, las personas que la padecen y siguen exponiéndose al Sol se vuelven gradualmente menos sensibles a los efectos de la luz solar (en un proceso denominado endurecimiento).

DIAGNOSTICO

No existen pruebas específicas para detectar reacciones de fotosensibilidad. Se sospecha una reacción de fotosensibilidad cuando aparece una erupción solo en zonas expuestas a la luz solar. Una meticulosa revisión de los antecedentes médicos, los síntomas cutáneos y las enfermedades que se padecen, los medicamentos tomados por vía oral o las sustancias aplicadas sobre la piel (como fármacos o cosméticos), ayuda a determinar la causa de la fotosensibilidad. Los médicos pueden hacer pruebas para descartar enfermedades que se sabe que hacen que algunas personas sean propensas a este tipo de reacciones (como el lupus eritematoso sistémico).

Cuando aparece una erupción en un área de piel expuesta al sol y no está claro el diagnóstico, pueden realizarse pruebas cutáneas de parche y pruebas de reproducción de la reacción, que implican la exposición a la luz UV (fototest) sin que la persona use ninguno de los medicamentos que causan reacciones de fotosensibilidad. Estas pruebas pueden ayudar a determinar qué tipo de reacción de fotosensibilidad puede ser la causa.

La fototerapia es un tratamiento conocido desde hace años, se conoce que la exposición solar es útil para ciertas enfermedades (lupus eritematoso, dermatitis atópica). 

FOTOTIPOS

La piel dispone de diversos mecanismos naturales para absorber o desviar la radiación solar. Esta es reflejada en parte por el pelo, los lípidos de la superficie y las células de la capa córnea (la más superficial de la piel). Al mismo tiempo, es absorbida por dos cromóforos endógenos, que son sustancias pigmentadas producidas por el cuerpo: EL ACIDO UROCÁNICO Y LA MELANINA. La melanina está considerada como el factor de protección fisiológico más importante.Se trata de un pigmento natural de la piel y se produce a partir de los melanocitos, un grupo de células especializadas que se localizan en la base de la epidermis y en el folículo piloso. Estas células, a su vez, crean unos gránulos, que son los melanosomas y son transferidos a los queranocitos vecinos cuando están llenos de pigmento,  de esta forma, la melanina se difunde a través de la piel dotándole de un determinado color. Las dos funciones principales de la melanina en nuestro cuerpo son ofrecer una protección natural frente al sol y dotar de distinto color y tonalidades a la piel y el cabello, lo que depende de la calidad y cantidad de melanina en el organismo y de factores genéticos.

La producción de melanina se estimula con la exposición solar y se traduce en el bronceado. La función natural del bronceado es la protección solar. También hay que tener en cuenta que los melanocitos se van reduciendo según va avanzando la edad hasta en un 10 por ciento cada década.

Existen dos tipos de bronceado: uno inmediato y otro retardado. El primero se inicia a los 30 minutos de la exposición, es debido a los rayos ultravioleta A (UVA) y se atenúa en pocas horas. El bronceado retardado se inicia a los 2-3 días, es debido a los rayos ultravioleta B (UVB) y es más duradero.

La respuesta de la piel ante la exposición solar no es uniforme en todos los individuos y razas, lo que ha llevado a la clasificación en seis fototipos, según el grado de quemadura y pigmentación.

  • Fototipo I: Siempre se quema y nunca se pigmenta
  • Fototipo II: Siempre se quema y se pigmenta ligeramente
  • Fototipo III: Casi nunca se quema y se pigmenta de forma gradual
  • Fototipo IV: Nunca se quema y siempre se pigmenta
  • Fototipo V: Razas pigmentadas
  • Fototipo VI: Raza negra

LA ALIMENTACION Y EL SOL

Con respecto a los alimentos o productos que favorecen la producción de melanina, la experta destaca tres sustancias que pueden intervenir en dicha acción. Por un lado están los carotenoides, que son pigmentos que se encuentran en todas las plantas verdes e integran el licopeno y el betacaroteno. Éste último es uno de los más populares en la obtención de melanina, ya que los suplementos dietéticos que contienen dicho componente son capaces de resguardar la piel del enrojecimiento o eritemas provocados por los rayos ultravioleta.

Por otro lado, encontramos el licopeno, un antioxidante que, combinado con otros carotinoides como el betacaroteno, aumenta su absorción. Está presente en alimentos como la sandía, las uvas, los albaricoques y, en especial, el tomate.  Para que el sol actúe bien en tu piel, debes modificar un poco tu dieta introduciendo alimentos ricos en vitamina C. Estos son algunos de los alimentos que te ayudarán a tener un lindo bronceado: Cítricos (todos), La papaya, El mango, La calabaza y me gustaría recalcarte el kiwi porque tiene aún más vitamina C que la naranja. Todos estos alimentos activarán tu melanina natural y acelerarán tu bronceado.

Alimentos ricos en betacaroteno

El betacaroteno es un pigmento de un grupo de pigmentos llamados carotenoides. Es rico en vitamina A y está presente en frutas, verduras y cereales y aportarán pigmentos naturales a tu piel. Hay personas que tienen la piel sensible y bajo el sol se queman con facilidad, para estas personas el betacaroteno disminuirá estas quemaduras solares. ¿En qué alimentos los puedes encontrar? Tomate, Zanahoria, Coliflor, Espinacas, Frutos rojos y Melocotón.

Alimentos ricos en ácidos grasos

Los alimentos ricos en ácidos grasos también son muy importantes para que tu bronceado dure más tiempo. ¿Qué alimentos son ricos en ácidos grasos? Vegetales, Pescado y Frutos secos. Además del bronceado, estos alimentos también son muy adecuados, puesto que te benefician en elasticidad e hidratación para tu piel.

¿Has visto qué beneficios aporta la comida para broncear tu piel? De este modo, e introduciendo estos alimentos en tu dieta, verás cómo no será necesario estar tantas horas bajo el sol y además tu piel se bronceará más rápido y el bronceado durará más.

 ME PARECE UN MENSAJE MUY INTERESANTE PARA TODOS

 GRACIAS POR LEER Y COMENTAR 

Si te ha gustado, compártelo...