541 Views |  Like

¡ALERTA! LO FALSO EN LA MODA ES TENDENCIA

Hace ahora un año ALESSANDRO MICHELE, director creativo de GUCCI, decidió organizar un evento en el que auténticos y carísimos bolsos de la firma italiana fueron graffiteados por el artista TREVOR ANDREW (conocido como GUCCIGHOST) con la palabra FAKE (falso en inglés). Con esta especie de performance, MICHELE denunciaba el gran negocio de las imitaciones que se aprovecha de sus diseños e invitaba a los fashionistas de todo el mundo a comprar unos accesorios auténticos que estaban “marcados” como falsos. Tras la experiencia, el debate surgió al instante: ¿qué es más cool, lucir piezas de GUCCI verdaderas o… usar maravillosas imitaciones? De este modo, unos meses más tarde y por primera vez en la moda, las falsificaciones se han convertido en una tendencia por derecho propio. Como suena. Debo reconocer que, desde un punto de vista estético, ha tenido su gracia. Ver a las fashion insiders acudir a los desfiles en las últimas semanas de la moda con sudaderas y camisetas falsas de GUCCI ha sido uno de los momentazos de esos street styles que tanto se viralizan en las redes. Sin embargo, desde un punto de vista humanitario… la broma ha ido demasiado lejos y su frivolidad no ha tenido en cuenta la gran cantidad de personas (la mayoría mujeres y niños) explotadas por las mafias que controlan el negocio de los plagios en la moda en todo el mundo.

STREET STYLE DE UNA SUDADERA FALSA DE GUCCI

Es entonces cuando llega una nueva vuelta de tuerca al asunto y aparece en internet una marca llamada COOLPORATE, especializada en realizar diseños utilizando elementos que pertenecen al universo visual de… GUCCI, cómo no. Y de pronto, su éxito comercial es apabullante por dos motivos. Por una parte, el apetecible resultado de sus propuestas y, por otra, la seguridad de que tras ellas no se explotan seres humanos, porque un equipo de jóvenes creativos es el responsable de la osadía.

Ahora la pregunta es… ¿tomará contundentes medidas legales la firma italiana contra ellos? Por el momento no ha sido así. Quizás MICHELE considere que su acción es respetable desde un punto de vista artístico y, por ello, ha preferido dejarles libertad para versionear todo aquello que él ha convertido en hits de la moda actual. Sea o no ilegal (que lo es), lo cierto es que la polémica que ocasiona es una publicidad gratuita para GUCCI que le viene fenomenal y, además, está en la línea de su “juego” en torno al inevitable mundo de las falsificaciones.

MOCHILA Y CAMISETAS BOOTLEG DE LA FIRMA COOLPORATE

¡REFLEXIONA SOBRE LAS FALSIFICACIONES EN LA MODA Y DECIDE SI VAN CONTIGO O NO!

¡GRACIAS POR PARTICIPAR EN ESTE DEBATE!

Si te ha gustado, compártelo...