42 Views |  Like

HOMENAJE DE ISSEY MIYAKE A SHIRO KURAMATA

Siempre insisto en lo mucho que han hecho los avances tecnológicos en favor de la belleza en cualquiera de sus facetas. En esta ocasión le toca al diseño de un frasco: el que hiciera el arquitecto japonés Shiro Kuramata en 1991 para el lanzamiento del ya mítico L’Eau d’Issey, el primer perfume del diseñador Issey Miyake. 

Hacemos un poco de historia. A partir de 1976, Miyake y Kuramata empiezan a trabajar juntos en el diseño de las boutiques del modisto por todo el mundo. Cuando Issey se plantea la creación de su fragancia, también recurre a él para el diseño del frasco y Kuramata imaginó varias formas de frascos. Pero tanta creatividad se daba de bruces con la tecnología: aquellos frascos maravillosos no podían llegar a realizarse industrialmente y la fragancia, magnífica, se lanza con el diseño cónico que todos conocemos de sobra. Y además, da lugar a una nueva familia olfativa: la floral-acuática. L’Eau d’Issey es un intento de recrear el olor del agua sobre la piel. Una maravilla cumplida.
En 1991, Shiro Kuramata fallece, pero Miyake conservó los croquis de los frascos en su memoria y ha sido en 2008 cuando la tecnología ha hecho posible la realización industrial de uno de ellos, que respeta escrupulosamente el diseño original de Kuramata. Eso sí, en una edición limitada y numerada de la que sólo hay 2.500 frascos en todo 
el mundo, de los cuales sólo 120 son para España. ¡Eso sí que es un lujazo!
Como podéis comprobar en la imagen, se trata de una esfera enmarcada en suspensión dentro de un cubo de vidrio de mayor transparencia que el cristal y se ha realizado con láser.
El tapón está realizado en turquesa metálico, uno de los colores preferidos de Kuramata y que recuerda al color utilizado por el diseñador en su florero Ephemera.
Por último, el estuche, que presenta la famosa decoración Star Piece Terrazo. Este estilo mosaico con vidrio en los colores del arco iris se había convertido en el sello personal del artista y lo había utilizado en los techos, suelos y paredes de las boutiques que había diseñado para Miyake. 

Como no podía ser de otra manera, este perfume joya cierra su círculo del lujo en su interior: un extracto de 20 ml de L’Eau d’Issey que cuenta la historia de un encuentro entre la rosa y el loto, entre Oriente y Occidente. El loto, símbolo de Oriente, es una flor acuática que representa la vida, la pureza, la tranquilidad. Mientras que la rosa está considerada como la quintaesencia de la feminidad. Las notas intermedias de lirio nos llevan hasta las maderas más nobles de su fondo que prolongan las notas florales durante mucho tiempo. Te gustará eso de percibir tu propia fragancia durante horas y horas. Este lo disfrutarás de verdad.
En exclusiva para El Corte Inglés (en España).
Si te ha gustado, compártelo...