116 Views |  Like

INCORREGIBLE ALESSANDRO

Algo nuevo acaba de irrumpir en el intrincado mundo de la perfumería actual bajo el nombre de Nasomatto. La firma ha sido creada por uno de los “narices” más jóvenes del sector, el milanés Alessandro Gualtieri, para quien crear un perfume se convierte en toda una declaración de principios. Su aspecto es el de un niño que se ha hecho grande mientras jugaba, sin apenas darse cuenta, y ya se habla de él como el “Ferrán Adrià” de los perfumes por las insólitas mezclas que realiza con ingredientes aún más insólitos y que han dado lugar a fragancias inclasificables.

Aunque su nombre no os suene, conocemos a Alessandro por ser el creador de uno de los perfumes más cool de los 90’, el de Helmut Lang, que cuenta en su haber con los adeptos más fashion del planeta. ¿Es CV suficiente? Por si acaso, añadiremos que la trayectoria de Alessandro Gualtieri incluye estudios de perfumería medieval en la compañía H&R del grupo Bayer, en Alemania; creaciones para Romeo Gigli, Versace, Valentino, Fendi y es el autor de la primera incursión de Renzo Rosso en sector de las fragancias con Fuel For Life (Diesel).

La primera vez que entrevisté a Alessandro fue en un lugar absolutamente mágico, el mítico tren Orient Express, en París, en la presentación de la fragancia Fuel For Life de Diesel. Podéis ver la entrada que hice sobre ese viaje si ponéis el nombre de la fragancia en el buscador del blog. Fue un viaje divertidísimo totalmente ambientado en los años 20′.
Comenzamos la entrevista y, sin darme cuenta, es el propio Alessandro quien comienza a preguntar:

A.G: ¿Cuáles son tus notas olfativas preferidas?
B: Las flores blancas y el almizcle blanco (White Musk), respondo y a partir de ahí, le dejé hablar todo lo que quisiera.
A.G: ¿White Musk? ¡Pero si no existe el almizcle blanco!, es una invención sintética de la perfumería actual. El almizcle es una glándula excretoria que está cerca de los genitales del ciervo almizclero y está siempre negra. (Risas de los dos)
B: …Y me gusta mucho el ámbar, añado en voz baja mientras me escrutina detrás de sus gafas negras.
A.G: ¡¡Ambar!! ¿Tú sabes que el ámbar gris es el vómito de las ballenas?
B: Sí, le respondo y aprovecho el final de su discurso sobre el ámbar gris, el vómito de las ballenas y lo que hacen con ellas en Somalia, para lanzar mi primera pregunta:
B: ¿Cómo definirías tu trabajo en el mundo de la perfumería?
A.G: Me considero un perfumista intemporal. No me interesan las “modas” en las fragancias. Sólo entiendo si un perfume me

gusta o no. Cuando consigo una composición que me satisface me pregunto a mí mismo: ¿Me gusta? Pues ¡Basta! Y no sigo añadiendo o quitando nada más.
B: Tu colección de fragancias es pequeña, pero intensa, ¿Qué es lo primero te planteas ante el reto de un nuevo perfume?
A.G: Siempre parto de mis propias experiencias con las materias primas de mi laboratorio. Por ejemplo este, Silver Musk es mi propia visión de un súper héroe moderno, como eran los artistas, cantantes, deportistas, los personajes de los comics… aquellos que tenías en un póster en tu habitación y a quien idolatrabas.
Para este otro, Absinth, me inspiré en una fiesta que di hace 6
años sólo a base de absenta y que duró dos semanas, al final te pones histérico de tanto reírte de cosas estúpidas.
B: Pues es de las peores borracheras… (risas)
A.G: …Sí, nunca mas.
B: Cuéntame algo sobre Duro.
A.G: Se trata de una fragancia muy amaderada, de la familia de los Chypres. Y sí, quería representar el mundo tan evidente de la virilidad masculina.
B: Me apasiona este nombre: Narcotic Venus. Evidentemente,

se trata de una fragancia femenina…
A.G: Sí, habla de una mujer exuberante y seductora que no duda en adornarse con flores de aromas densos y marcados. La construí a base de esencias de flores como tuberosa, jazmín, lilas y especias, todas traídas de Brasil.
B: Acabas de lanzar Black Afgano. ¿Hachís en un perfume como nota olfativa principal?
A.G: Sí, quería acercarme a los países orientales de una forma totalmente distinta de cómo me acerqué con China White, una fragancia mucho más sentimental. En Black Afgano buscaba reproducir el efecto hipnótico de las flores y los bosques psicodélicos, quería suscitar el efecto de placer temporal que producen determinadas sustancias adictivas en el organismo humano, pero sin sus consecuencias. Sólo es un perfume.
Si los hace este milanés genial, sea para la firma que sea, seguro que se tratará de algo más que un simple perfume.
Más información: www.nasomatto.com

PUNTOS DE VENTA EN ESPAÑA: Sólo en boutiques exclusivas como Hamptons y Santaeulalia (Barcelona), Ekseption (Madrid), Magani (Zaragoza) y Corner (Palma de Mallorca)

Si te ha gustado, compártelo...