358 Views |  Like

ENTREVISTA AL PELETERO SANTIAGO DEL PALACIO EN EL 50 ANIVERSARIO DE LA EMPRESA FAMILIAR

Creo que fue hace dos años la primera vez que fui invitada al backstage del desfile del peletero (y diseñador de moda magnífico) SANTIAGO DEL PALACIO para hacer un reportaje sobre el maquillaje y la peluquería que iban a lucir las modelos, y me quedé impresionada ante sus creaciones en piel. Lo pudimos ver en el blog en aquel momento (pincha AQUÍ), junto con la entrevista que le hice un poco imprevista.

Desde entonces, he seguido acudiendo a sus desfiles, he seguido disfrutando de sus backstages y tenía claro que quería una entrevista tranquila, y no al final de un desfile, para poder hablar con SANTIAGO sobre su carrera y su visión del sector de la peletería en España.

BEAUTYVICTIM: Santiago, ¿cómo ha cambiado la percepción del diseño en piel en España en estos últimos años?
SANTIAGO DEL PALACIO: La percepción del diseño en piel en España ha cambiado muchísimo porque se ha vuelto a pensar en la piel como un material más. No como elección: ¿SÍ a la piel, NO a la piel? Hoy en día, las mujeres saben lo favorecedoras que son las pieles, lo confortables y lo atractivas que son. Las pieles son eternas y las clientas se han dado cuenta de la cantidad de posibilidades que tienen, por eso ahora los diseñadores de moda las están utilizando dentro de sus colecciones como un material más con el que trabajar.

B: Este invierno, las pasarelas se han decantado a favor de las pieles, como nunca antes quizá lo hayan hecho. ¿No te parece algo inédito?
SP: Como profesional, sigo mucho las pasarelas internacionales y llevamos unos años en los que tímidamente, se empezaban a colocar las pieles en determinados momentos. Este invierno 2014, los diseñadores se han quitado todos los complejos porque se han dado cuenta del potencial que tienen y eso, para nosotros los peleteros, es una alegría, porque al sector le hacía mucha falta. Las pasarelas han movido la calle y la calle ha apostado por ello.

B: ¿Cuántos años llevas exactamente en esta profesión?
SP: De pleno, veinte años, pero recuerdo toda mi infancia con mi madre en la peletería de León, probando a sus clientas, cortando, produciendo, las ferias… así que considero que estoy toda la vida imbuido en el negocio de las pieles.

B: ¿Cómo ves que ha cambiado la percepción de las pieles en las mujeres más jóvenes?
SP: Para llegar a un público joven, se tiene que enfocar la piel como moda y olvidarnos del abrigo pesado de antes que se utilizaban en determinados momentos. Antes, las señoras acudían a su peletero porque confiaban en él y se compraban un abrigo o una estola que se hacían a medida. Está muy bien confiar en tu peletero, pero ahora, las mujeres actuales no quieren eso porque son mujeres que trabajan, que son independientes, viajan… tienen mucha más información sobre moda y quieren diseños en piel que se adapten a los diferentes momentos de su vida.


Desde siempre he querido tener cerca el sentir de las mujeres y me fío mucho de su intuición y de su inteligencia y para mí, es muy importante que ellas confíen en mi trabajo cuando les aconsejo en lo que mejor les va, en lo que más les puede favorecer…

B: ¿Qué esperan hoy de la peletería las mujeres de unos 25-35 años?
SP: Fundamentalmente, estar guapa y verse favorecidas con los diseños en piel. Quieren moda en piel porque saben lo que quieren y confían en sus decisiones. No dependen de sus maridos, de condiciones y connotaciones. Por eso hay que buscar la individualidad en las propuestas en piel y pensar que ocurre exactamente igual que ocurre en otros ámbitos de la belleza. A mi me gusta muchísimo ver que una señora mayor se deja el cabello blanco y se lo recoge en un moño, por ejemplo, porque así expresa su individualidad. Hay un montón de personajes fascinantes en la Historia de la Moda que han apostado por sus diferencias y han destacado por su individualidad, marcando el rumbo de una década o de un grupo social. Esos personajes libres me fascinan y me inspiran.

B: Te voy a invitar a un juego. Tienes que vestir de la mañana a la noche a una mujer de 30 años y adecuar tus prendas a un look de día y de trabajo, a un look de tarde para un encuentro informal con las amigas y a un look de noche, acudiendo a una fiesta social. ¿Cómo la vestirías?
SP: Podríamos unificar una única pieza, pero vamos a ver las tres opciones por separado. De día, recomendaría una prenda de cashemire, tanto en paño como en punto, de doble faz, con una vicuña baby combinada, o una piel como el zorro o el visón troquelado, si es otoño o los días de primavera más fríos. Si es invierno, optaría por una visión más sofisticada, como hacemos con ciertas pieles que trabajamos con un sistema de cortes específicos para potenciar ese lado sofisticado y más urbano, pero que están pensadas para ser llevadas durante el día y son perfectas para ir a trabajar.


Por la tarde, una chaqueta corta de una buena materia prima como el astracán, de líneas rectas y depuradas en colores empolvados, va perfectamente con el color negro y tienen un efecto muy chic. También se puede combinar con un vestido negro y unos buenos tacones si se acude a un coctel. Podíamos adecuar a este tipo de evento un visón seda de tacto cashemire rasado 4 mm resultan muy agradables y muy ad hoc para un coctel formal de tarde.



Para la noche, un Blackgam americano de corte magnífico y un poco retro, con el cuello a la caja y largo un poco por encima de la rodilla y manufactura artesanal, pero sin renunciar a las nuevas tecnologías. O si el cliente se lo puede permitir, un buen Balushi skin que son unas pieles magníficas, sofisticadas, calientes, muy favorecedoras. Son las pieles que mejor reúnen la solemnidad del mundo de la piel y son las que mejor se adaptan al día y a la noche. Con estas pieles se pueden hacer unas chaquetas magníficas. Probablemente, para una mujer joven de 30 años, le propondría una chaqueta reversible para que la pudiera llevar en todo momento.

B: ¿Cuáles son tus influencias en moda?
SP: Siempre intento fijarme más en aquellos personajes que me han marcado más en la vida. De niño me fijaba mucho en las actrices de las películas en blanco y negro. Me fijaba en si el personaje había adaptado la prenda que llevaba al momento del día, en el protocolo, y lo curioso es que en aquellos años (décadas de los 20’, 30’ y 40’) las pieles sí se adaptaban al protocolo de los eventos y a los diferentes momentos del día. Eso me ha inspirado muchísimo en mi trabajo, incluso en la actualidad.


También tengo muy presente el pasado de Balenciaga, Elsa Schiaparelli, los años dorados de Saint Laurent, que fueron maravillosos, o los 60’ de Courreges… Todo ayuda a la hora de inspirarte, pero me fijo más en el día a día, en la calle y en la realidad de la vida de las mujeres, que para mí es importantísimo.

B: Esto es una apreciación mía personal. Cuando voy a El Corte Inglés y me doy un paseo por la sección de PELETERÍA, se me cae todo cuando veo dos cosas: diseños antiguos y ausencia de tallas 36, 38 y 40. La talla más pequeña es una 42. ¿No crees que eso limita mucho el acceso al sector de la peletería de las mujeres más jóvenes, que se cuidan y que se mantienen en tallas pequeñas muchos años?
SP: Bueno esto tiene una doble lectura. Es cierto que la piel tiene una cierta versatilidad. La piel tiene un margen de tallas que, más o menos, se pueden adaptar. Pero no es una cuestión de tallas, sino una cuestión de hechuras. Lo que no podemos es hacer un prêt-à-porter en piel porque la piel es muy delicada y no todo el mundo tiene por qué llevar piel y si la llevan, tienen que dejarse aconsejar por un buen especialista.


En mi caso, mi producto es muy variado y considero que hay un producto para cada mujer. Cuando estás delante de una mujer muy delicada, muy delgada, tienes que buscar su propia textura, su propio color, su propia hechura y esa pieza que le identifica. En peletería no todo vale, en este sentido, estamos fallando.


Otro de los problemas que tiene este país con relación a la peletería está precisamente en la manufactura. Hemos creado una España de Servicios y se ha perdido la Artesanía y la Manufactura, y esto es un error porque en España se ha trabajado muy bien la piel desde hace siglos y se podría estar construyendo una gran industria en torno a nuestra propia esencia, pero se está perdiendo. Esos artesanos que nos ayudaban a crear esta identidad con el personaje y había fusión con el peletero para volver a empalizar con el cliente.

B: Estás en León, desfilas en Madrid y vives un momento magnífico en el panorama nacional, pero ¿cómo estás desarrollando el mercado internacional?
SP: Sí, llevamos años trabajando en esta dirección y, de hecho, el año pasado tuvimos una oferta fabulosa… de una empresa tan, tan importante (se refiere a BERGDORF & GOODMAN) que decidimos NO hacerla precisamente porque nos asustó por una razón. Nosotros (refiriéndose al negocio familiar que comenzara su madre) llevamos más de 50 años trabajando la piel y para nosotros no es una cuestión de abrir muchos puntos de venta, sino de no perder tu esencia. Es decir, si yo, para vender más o para hacer más marca, tengo que romper con mis talleres, con mi manufactura… Si tengo que renunciar a lo que más me gusta, que es el diseño en piel…, si lo que nos piden es hacer tallaje en plan industrial, si lo que nos piden es hacer un “Made in China”.., te aseguro que no lo quiero. ¡Claro que quiero ganar dinero para mantener mis talleres y para realizar el trabajo que hago! Y en España, la situación está difícil, hay que trabajar mucho para seguir ahí, con cariño, pero si el formato se pierde y si pierdes tu esencia… Por eso yo le dedico muchas horas de trabajo y tengo una gran capacidad de autocrítica, para no bajar la guardia y seguir con el empeño de estar ahí con tus principios, que es importantísimo.



Por otra parte, para mí fue un reconocimiento magnífico cuando la firma inglesa BERGDORF & GOODMAN nos dijeron que la colección era espectacular y se interesaron por ella. Vieron la colección hasta 5 veces antes de ofrecernos comprarla, en París, en Milán… pero las condiciones eran tremendas. Quería producir para toda América Balushis Skin, visones… todo producido en 24 meses y con unas condiciones de contrata muy agresivas. Pensamos “Si vendemos, nos salimos del mapa, pero si no…” y dijimos que no por estas razones.



Puede parecer que decir NO a una empresa así es porque ya somos millonarios, y ni mucho menos esto es así, es que estas empresas con estas políticas comerciales nos pueden apabullar, y nosotros no queremos “morir de éxito”.


Si una empresa quisiera trabajar conmigo tendría que respetar mi forma de trabajo para no perder la esencia. Nosotros hemos superado la crisis de los 70’, y todas las crisis que ha habido en estos años, y estamos superando esta, y eso es por algo que no debemos cambiar.


Para nosotros, resulta muy gratificante que los nietos/as de nuestros/as clientes vengan a pedirnos esa pieza especial

B: ¡Enhorabuena, porque tu trabajo es magnífico! A mi me emociona ver tus desfiles y por eso tenía tanto interés en hablar contigo.
SP: Conseguir emocionar es lo que te salva de la quema y hoy en día, vemos tanto, tanto… y no hay criterio. La gente se deja alucinar por lo que viene de fuera, como ocurre con el aceite de oliva español envasado por los italianos. Te lo crees mucho más por el diseño que tienen sus botellas y etiquetas. Es un mal de nuestro país porque no nos creemos lo bien que lo hacemos. Mis proveedores de pieles son los mismos que los de Prada y los de Gucci porque coincidimos comprando en Toronto. Además de mi trabajo como peletero, también trabajo para otras firmas muy importantes comprando pieles y conozco el mercado desde el interior. En el minuto 0 que las grandes firmas como Etro, tienen una piel determinada o un color determinado, también lo tengo yo porque lo hemos comprado a la vez en el mismo proveedor.


Es más, en ocasiones, las grandes firmas sacan astracanes macho, de pelo largo (por ejemplo) cuyas pieles son más ásperas que las pieles de las hembras, pero lo rodean todo de una sofisticación que al final, el cliente paga más por eso que por la verdadera calidad.

 

EN EL CASO DE LAS CREACIONES DE SANTIAGO DEL PALACIO, SE DAN CITA LA ALTA CALIDAD Y UNOS DISEÑOS QUE SON MODA EN ESTADO PURO
MUCHAS GRACIAS
POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...