135 Views |  Like

JARDINES PRIMAVERALES

Siempre hay algún punto de partida que te marca el camino claro y concreto de hacia dónde se dirigen las tendencias. Hay veces que las señales son muy evidentes, y otras cuesta más. En este caso, el nexo de unión es el jardín, y lo veíamos en la entrada que le dediqué a Miss Dior Cherie, Eau de Toilette, de Dior. Merecía la pena por lo espectacular de la campaña de creatividad. Todo un despliegue de medios para hacernos sentir inmersas en los jardines de Dior.

En esta entrada, he querido recoger aquellas fragancias que tienen un nexo de unión: la sensación de flores frescas y de verdor. Todo junto. Empiezo por situaros en un jardín que existe en la vida real. Como para perderse y no volver a la realidad nunca más.

NINFEO MÍO, DE ANNICK GOUTAL

Camille Goutal (hija de Annick Goutal) y la perfumista Isabelle Doyen comenzaron a trabajar en una nueva fragancia inspirada en el legendario jardín de las Hespérides, un paisaje repleto de naranjos amargos, limoneros, cipreses e higueras que crecen una una tierra fértil y agua cristalina.
Según iban creando la fórmula mágica de su perfume, se dieron cuenta que su nueva fragancia se parecía enormemente a L’Eau de Adrien, emblema de la casa, y decidieron parar en seco el proceso de creación.

“No podíamos seguir por ese camino -me dice Camille en una pequeña entrevista que le hice cuando presentó la fragancia en España- y decidimos abandonarlo. Sin embargo, la idea seguía rondando por nuestra cabeza. Un día, una persona de nuestro entorno nos habló de un jardín que se parecía mucho al que habíamos creado Isabelle y yo en nuestra imaginación. Son los jardines de Ninfa, y están muy cerca de Roma, así que , no lo dudamos ni un momento y nos fuimos a conocerlo. Las dos nos quedamos muy impresionadas cuando lo recorrimos: era exactamente como lo habíamos imaginado.

Es un jardín a la inglesa, muy verde; un edén protegido en el que todavía se encuentran ruinas medievales y que está atravesado por el río Ninfeo, por lo que están mezcladas las notas acuáticas con las notas de los cipreses, pinos, limoneros, petit grain, la naranja amarga, la higuera y el gálbano.”

Aquí os dejo algunas imágenes bellísimas realizadas por la propia Camille Goutal en esta primera toma de contacto con los jardines de Ninfa. Los jardines existen en la realidad y me parecen todo un planazo para hacerse una escapada imprevista durante esta primavera.

Se trata de una fragancia fresquísima y muy aromática que nace con espíritu unisex, de ahí las dos versiones en las que tan sólo cambia el diseño del frasco.
Precio: Femenino 89 € / 100 ml – Masculino: 75 € / 100 ml.

WILD CHERRY TREE, DE L’OCCITANE
De Roma a la Provenza francesa en un viaje aromático que nos hace soñar con mañanas luminosas y aromáticas. Wild Cherry Tree es una edición limitada que interpreta la fragancia de los bosques formados por estos árboles en la Provenza.

Los cerezos salvajes producen un fruto en forma de bayas negras y amargas que, por el contrario, las aves encuentran dulce y no pueden resistirse. De esta forma, van esparciendo las semillas de los cerezos por todo el bosque.
El extracto de cerezo salvaje presente en esta fragancia se hace acompañar de aromas de grosella negra, limón, rosa, almizcle, madera de cedro y sándalo.
Os gustará también la versión sólida de este perfume, perfecta para llevar en el bolso o de viaje (así evitas que se derrame o se rompa), su vela perfumada y el perfume de hogar. Muy apetecibles para esta época del año.
Precio: 32 € / 50 ml.
A SCENT BY ISSEY MIYAKE, EAU DE PARFUM FLORALE
El año pasado, el modisto Issey Miyake lanzaba A Scent, un eau de toilette que gira en torno al jacinto y el gálbano, como notas dominantes.
Ahora, con el lanzamiento de su eau de parfum, Issey no quería hacer una versión concentrada

del anterior. Esa fue la premisa de la que partió la perfumista Annick Menardo, de Firmenich, que creara una nueva composición olfativa sobre el mismo tema, en la que tuviera un corazón mucho más floral.
En este eau de parfum, el jazmín es dominante, y se distinguen notas de rosa, jacinto, peonía e ylang-ylang. Annick ha intensificado la sensación de frescor que aporta el gálbano y para el fondo de la pirámide olfativa, ha buscado las facetas más sutiles de las maderas de patchuli y de ámbrox.
Es un bouquet floral en el que domina el jazmín por encima del resto de las flores, y en el que la sensación de frescor se mantiene todo el tiempo. Es como si hubiera pasado a tu lado una ráfaga de aire fresco impregnado en jazmín y se hubiera depositado sobre tu piel. Muy agradable y con muy buena fijación.
Precio: 89 € / 80 ml.
DAISY “IN THE AIR”, DE MARC JACOBS
Nos tumbamos en la hierba para contemplar de una doble visión: el cielo azul primaveral, brillante y luminoso, y las margaritas silvestres que salpican de blanco el manto verde.
Esto es justo lo que quería transmitir Marc Jacobs cuando pensó en esta edición limitada de Daisy, eau de toilette.
La fragancia original no se ha alterado, lo que cambia es el estuchaje. Supongo que la debéis conocer todas; yo la tengo como una de mis fragancias habituales en cuanto que llega el buen tiempo, porque realmente, me recuerda al olor de la hierba recién cortada y de las flores silvestres por la mañana muy temprano, con los primeros rayos de sol.
Fue el perfumista Alberto Morillas, de Firmenich, su creador, y se nota porque como buen sevillano que es, se trata de una fragancia radiante y luminosa, y eso ya es una característica de todas sus composiciones olfativas.
Con Daisy, lo ha conseguido gracias a las notas de salida de fresas silvestres y un corazón fresco de pétalos y hojas verdes de violeta, pomelo rojo, gardenia y jazmín. El fondo tiene un toque vintage moderno que consigue magistralmente con una mezcla de almizcle, vainilla y maderas suaves.
Precio: 61,80 € / 50 ml.
PEONY, DE L’OCCITANE EN PROVENCE
Cuenta la leyenda que una hermosa ninfa llamada Peonia fue tan cortejada por los dioses, que una diosa celosa la transformó en una flor con mil pétalos: la Peonia. Espectaculares y con una fragancia riquísima que está presente en infinidad de perfumes.

La firma L’Occitane contactó con Jean-Luc Rivière, cuya familia se ha dedicado a la plantación y el cultivo de la peonias durante 160 años en la región de Drôme (Francia), para realizar una fragancia con el extracto de las peonias de estos viveros. Pero además, también han recreado una colección de maquillaje que veremos otro día.
Tiene una salida de bergamota y pomelo que nos sitúa en el pleno apogeo de la mañana. Su corazón es un bouquet de peonias y rosas. Las flores en todo su esplendor. Finalmente, percibimos en su fondo notas muy sutiles de madera de sándalo y almizcle que pasan desapercibidas porque las peonias dominan la escena.
La línea de baño es exquisita e incluye gel, crema hidratante corporal, polvos sueltos para el cuerpo con acabado ligeramente brillante y jabón de manos en forma de flor a punto de abrir.
Precio: 37 € / 75 ml.
FLOWERBYKENZO LA COLOGNE
Es la hora de la siesta y hemos buscado las zonas e sombra de este jardín para seguir tumbadas en la hierba verde y fresca.

Junto con las margaritas silvestres, descubrimos amapolas que mecen sus pétalos rojos con pereza. Las amapolas no huelen pero la de Kenzo sí por obra y gracia de Alberto Morillas, de Firmenich (y es la segunda vez que hablamos de este genial perfumista en esta entrada), creador de la fragancia original y de todas las demás versiones que se han realizado de la misma hasta ahora.
En Flowerbykenzo La Cologne, Morillas ha querido destacar las notas cítricas de la bergamota, la flor de azahar se mezclan con el fondo de vainilla empolvada y almizclada y las hojas de naranjo amargo que le dan la nota de frescor y recuerda en cierta manera, a la tierra húmeda.
Para las amantes de esta fragancia, os diré que es muy fiel a la original, pero mucho más ligera, para las que no quieren renunciar al placer de llevar su fragancia favorita.
Precio: 66,01 € / 90 ml.
EAU DE DÉSIR, DE LOLITA LEMPICKA
Cae la tarde y decidimos ponernos un vestido de flores vaporoso y un tanto vintage, para no traicionar el espíritu del jardín en el que hemos pasado el día entero.

Allí está Eau de Désir, de Lolita Lempicka, que cierra este jardín florido con notas de cítricos y verbena en su salida para no perder ni un ápice del frescor que caracterizan el resto de las fragancias de las que os hablo en esta entrada. Y por supuesto, las flores de su corazón: violeta y jazmín sambac, sobre los acordes sensuales del almizcle.
Hay que destacar el diseño del frasco, con ese estampado de hojas de hiedra y violeta como si fuera lencería bordada en oro.
Precio: 75 € / 100 ml.
Cuando termino de escribir esta entrada es de noche y tengo la ventana abierta. Afortunadamente, la buena temperatura lo permite. En mi estudio hay una mezcla evidente de los aromas de todas las fragancias descritas, que están por todo mi alrededor. Me da la sensación de estar en medio de un jardín en el que se perciben un montón de flores en perfecta armonía. Muy agradable, nada que ver con los ambientes cargados de perfume que te empachan y en donde no consigues distinguir ninguno.
Y A VOSOTRAS ¿OS GUSTAN LOS PERFUMES FRESCOS Y FLORALES?
MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR.
Si te ha gustado, compártelo...