128 Views |  Like

LA COMPLICIDAD ENTRE LAS MUJERES, UN VALOR EN ALZA

Soy una gran defensora de las MUJERES en todos los ámbitos de la vida y allá donde voy, no tengo ningún reparo en defender en voz alta la condición femenina y los valores que representamos. Me cambia la cara cuando oigo a mi alrededor decir a otras mujeres eso de “es que nosotras somos más retorcidas, más malas y vamos más “por lo bajini” haciendo daño. Entonces le pregunto a quien lo dice: ¿Tienes ese concepto de ti misma? Y la respuesta es siempre igual: “Yo no soy así, ni mucho menos, pero es cierto”. Me la comería por los pies, pero hay que guardar las formas y esa no es la mejor manera de sacarle de la cabeza los prejuicios en contra de las demás mujeres, así que, toda correcta, le pregunto: “¿Por qué es cierto? ¿Quién te ha convencido de que lo es?”

Este es un mundo de mujeres y hombres, de buenos y malos; o de “a veces buenos y, a veces malos”, porque todo es relativo.

Pero quiero pasar de los valores abstractos y relativos a cosas concretas mediante mi experiencia personal en Internet. No soy la única que se ha dado cuenta de que la red ha sacado a la luz la complicidad que ya existía de toda la vida entre las mujeres, lo que ocurre es que ahora se ve mucho más claramente.

Nos visitamos cada día, nos interesamos por las experiencias de nuestras colegas bloggers, y dejamos nuestros comentarios llenos de cortesía, pero no por ello exentos de nuestra más sincera opinión.

Pero además, abrimos nuestra casa, que es nuestro blog, a quien quiera visitarnos y la engalanamos diariamente con las mejores galas para dar siempre lo mejor de nosotras mismas, con mayor o menor acierto. Eso no importa, la intención siempre es la de agradar a
nuestras visitas, y por ello, organizamos sorteos,

mostramos nuestros looks con todo tipo de detalles para que nuestras visitas puedan quedarse con aquello que más les guste de nosotras mismas. ¿ESO NO ES COMPLICIDAD Y GENEROSIDAD? Pues sí, y la derrochamos todas nosotras cada día a raudales.
Nos interesamos por la salud de las demás, acudimos en masa a preguntar si está bien aquella que vive a miles de kilómetros y en su país ha ocurrido una catástrofe, o si la catástrofe es una mala racha personal.
Compartimos compritas, potingues y secretos de belleza o de estilismo, pero también épocas de exámenes como si nos afectaran a nosotras mismas, nos alegramos de los nuevos logros laborales de cada una, nos reímos con las pequeñas peripecias de las demás, pero “con las demás” y nos preocupamos

cuando alguna blogger pasa unos días sin subir su entrada diaria. No hace mucho se ponía en contacto conmigo Meigshina, para preguntaba si estaba bien porque le parecía que llevaba varios días sin publicar. Luego resultó que era un tema de su ordenador, pero a mí me emocionó su correo preguntándome si me pasaba algo, si estaba bien.
También seguimos de cerca embarazos, nacimientos, bodas, fiestas navideñas, carnavales, cumpleaños, compromisos amorosos, vacaciones… todos los acontecimientos que conforman la vida diaria de cualquiera de nosotras… como si fueran propios. Pero no; se trata de la vida de las demás bloggers, MUJERES, a fin de cuentas. Y por más que miro, no veo envidia o rivalidad, sino buenas vibraciones que se transmiten a través de la red.
Si a alguna no le gusta el estilo de tal o cual blogger, sencillamente no pasa por allí, pero no es “mala” o “desagradable” con esa persona. Es pura cuestión de simpatía personal,

exactamente igual que ocurre en la vida diaria. No nos cae bien todo el mundo, pero no por ello nos vamos a portar mal con esas personas; simplemente, hacemos otra elección, y punto.
Veo mucha complicidad, muchas ganas de dar, de enseñar y de aprender, de compartir nuestra experiencia vital, a fin de cuentas. Ha ocurrido siempre, pero si antes se trataba de un entendimiento y una complicidad secreta entre las mujeres, ahora se trata de un secreto a voces que desmonta imágenes caducas sobre la rivalidad femenina.
Pues bien, esto que os cuento hoy es para deciros que también es una tendencia estética porque marca un estilo en nuestro comportamiento y en nuestras maneras.
Insisto, no soy la única que se ha dado cuenta. Las ideas siempre flotan en el aire y depende de nuestra capacidad de observación y de nuestra sensibilidad el saber captarlas o no.
El día 8 de marzo vais a conocer mucho más sobre este tema y vais a poder dar vuestra opinión libremente. Os esperan muchas sorpresas.

¿QUÉ PENSÁIS VOSOTRAS DE ESTE TEMA? MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR.

Si te ha gustado, compártelo...