120 Views |  Like

LA FIESTA DE VIEW OF THE TIMES

Cada seis meses ocurre la magia: presentamos VIEW OF THE TIMES en sociedad, y como la ocasión manda, lo hacemos con todo el lujo. Esta vez era en la botique Dior de Madrid. Maravillosa.
Se lo comenté a María, que lleva la prensa de ghd, y enseguida se ofreció a ayudarme pidiéndole a Eva Villar, estilista de la firma, que me peinara y maquillara para esa noche. La idea de que viniera una super-maquilladora y peluquera en mi auxilio me puso a cien.
Enseñé a Eva el little black dress que me iba a poner, los zapatos de Pura López (por supuesto), el bolso de Yves Saint Laurent, de la colección Rive Gauche, y demás complementos, y le pedí que me hiciera un smoke eyes en toda regla.
Empezó con el fondo de maquillaje Mat Lumiére de Chanel para evitar poner encima una capa de polvos. Para el smoke eyes, utilizó la sombra Paint Pot negra de M.A.C. que ayuda mucho a conseguir la intensidad de tono porque puedes controlarla según vas poniendo capas de pintura. Mucha máscara de pestañas negra Inimitable de Chanel y rizador de pestañas. No me lo podía creer: ¡Parecían postizas! Para dar énfasis a los ojos, me puso Le Crayon Khôl negro en el borde de las pestañas inferiores y superiores, y no tiene nada que ver el ojo con el lápiz negro por dentro que sin él, si lo que estamos haciendo es un smoke eyes. Le da mucha fuerza a la mirada.
El colorete, mate por supuesto. Con los ojos ahumados, los brillos pueden resultar vulgares, y eso si que no. El tono Breath of Plum, de M.A.C. equilibra muy bien los matices de color en el rostro.
Eva perfiló los labios con los perfiladores para gloss de Chanel, con los que puedes rellenar el resto del labio y da un aspecto muy natural. El tono era Nude porque no favorece cargar las tintas en la boca con unos ojos tan marcados.
Después le tocó el turno al pelo. Esa mañana me lo había lavado y alisado con mi Pink Iron ghd a la que estoy “enganchada”, lo reconozco. Así que se lo puse fácil: me iba a hacer unas ondas deshechas y a marcar más el flequillo. Como ya me había puesto su producto protector de cabello por la mañana, Thermal Protector, Eva añadió Sea Spray porque quería darle una textura mate al cabello. Y comenzó a ondular cada mechón del pelo. Después metó los dedos para deshacer el bucle y marcar las ondas ¡Y voilá! Conseguido.
Eva hizo un trabajo fantástico y yo me veía como había imaginado. Un día es un día, y quería que éste fuera lo más divertido posible. Os invito a que lo veáis todo en el vídeo que ha hecho Pablo Escribano. Es un joven fotógrafo que promete.
Y sí, esa que veis tan alta al final de vídeo es Bibi Andersen, que derrochó glamour por los cuatro costados.

Si te ha gustado, compártelo...