123 Views |  Like

ALBERTO MORILLAS, CREADOR DE ESSENCE, LA SEGUNDA FRAGANCIA DE NARCISO RODRIGUEZ

¿Un nuevo perfume de Narciso Rodríguez? La expectativa era grande porque For Her, su primer y único perfume femenino había puesto el listón muy alto. De la década del 2000, creo que no hay ningún otro perfume más imitado en todo el sector de la perfumería que For Her, de mi admirado Francis Kurdjan.
Con Essence, el segundo perfume de Narciso, toca hablar de amor y de mirar un poco más hacia el interior de sí mismo. El punto de partida era For Her, pero el perfumista con quien quería trabajar Narciso en esta ocasión era otro gran perfumista, el sevillano Alberto Morillas. Magnífico, impecable en todas sus creaciones, pero más especialmente cuando se trata de hacer fragancias luminosas, transparentes y radiantes.
Alberto Morillas nos cuenta como fue componiendo Essence: “Era todo un reto porque partía de For Her. Había que hacer una nueva interpretación de ese perfume, pero no debía recordar a su fragancia. Quería que la mujer

que llevara Essence sintiera toda la luz que hay en un ramo de rosas blancas, pero también quería que la fragancia se desarrollara desvelando otras notas sutiles que le dan esa sensación de luminosidad de la que hablo. Esto lo conseguí gracias a las notas de musc y los aldehídos sintéticos que están presentes en la salida. Pero además, quería que la fragancia envolviera a las mujeres de sensualidad, e introduje notas de polvo de iris y un acorde de ámbar en el fondo. Por otra parte, las rosas blancas son símbolo del amor puro, por eso su fragancia es expansiva, como lo es el amor en sí mismo.”
El imaginario de Narciso se completa con referentes de sus diseños y

con su propia interpretación de la sensualidad: Un velo de algodón, el color blanco ultravioleta, la plata, el amanecer y la mirada de una mujer bella, como la de la modelo que ha elegido para ser la imagen de Essence,
Catherine McNeil, poseedora de unos ojos felinos espectaculares.
El vidrio esculpido en color plata ha sido el material que ha elegido para el frasco el diseñador Ross Lovegrove. Un monolito con reflejos de espejo y líneas puras que evocan las curvas femeninas.
Si te ha gustado, compártelo...