1939 Views |  Like

L’AIR DU TEMPS COLLECTION LUMIÈRE, DE NINA RICCI, TRES REINTERPRETACIONES MAGISTRALES

Reinterpretar una gran fragancia tiene que ser un reto de esos que da vértigo sólo de pensarlo, pero reinterpretar de tres maneras diferentes la misma fragancia para una edición limitada… Eso son palabras mayores y justamente es lo que ha hecho la perfumista CALICE BECKER con la mítica L’AIR DU TEMPS, de NINA RICCI, creada en 1948 por el perfumista FRANCIS FABRON. El hilo conductor de las tres reinterpretaciones es EL MOVIMIENTO DEL SOL: alba, cénit y crepúsculo. Los nombres escogidos para cada fragancia son así de evocadores: L’AUBE, LE ZÉNITH y LE CRÉPUSCULE.

L’AUBE

La perfumista CALICE BECKER se ha inspirado en las flores originales de L’AIR DU TEMPS potenciando las notas de damasco blanco y pétalos de rosa y sublimando las notas de clavel con extracto de lirio y toques de ámbar. El resultado es una fragancia fresca, dulce, íntima y un tanto empolvada que deja una estela cálida y ascendente como metáfora del ascenso del sol durante la mañana. Un aroma sensual y femenino donde los haya.

LE ZÉNITH

Solar y radiante, la versión LE ZÉNITH de L’AIR DU TEMPS juega a potenciar el carácter solar y radiante de la fragancia ya que en su momento, fue el primer perfume de la familia floral aromática y su pirámide olfativa estaba compuesta por ramilletes de flores resplandecientes y doradas. El aroma original es un tanto empolvado y se centra en las esencias naturales de rosas, lirios, jazmín y sándalo. Las notas de clavel del corazón le da un aire singular que evoca la primavera y la intensidad del sol en todo su esplendor. Los frascos están numerados porque son de cristal de LALIQUE.

LE CRÉPUSCULE

¿Cómo adaptar una fragancia diurna y radiante hasta convertirla en narcótica, opulenta y envolvente? CALICE BECKER se ha inspirado en las flores con mayor intensidad mezclando el clavel con el Dondiego de noche, una flor que se abre cuando se pone el sol y florece durante la noche. Además, ha incluido notas de vaina de vainilla, notas de agua de río y flor de cananga y el resultado es una mezcla opulenta y muy sensual.

LAS FOTOS SON DE THOMAS LOHR Y LOS MOTIVOS CON PLUMAS DE LA MAISON LEMARIÉ

INOLVIDABLES Y EXQUISITAS, SON UN GRAN REGALO PARA EL DÍA DE LA MADRE

Si te ha gustado, compártelo...