60 Views |  Like

LE VESTIAIRE DES PARFUMS DE YVES SAINT LAURENT CONSTRUYE SU NUEVO VESTIDOR OLFATIVO

Con la creación de las cinco fragancias que componen LE VESTIAIRE DES PARFUMS, la firma YVES SAINT LAURENT nos acerca un poco más a las creaciones del modisto que hoy son auténticos iconos de su universo y de su particular legado: TUXEDO, CABAN, SAHARIENNE, TRENCH y CAFTAN. Estas son las cinco fragancias que interpretan el vestidor básico que nos ha legado el genial modisto francés a modo de fondo de armario de aromas esenciales. Sofisticadas y de estela marcada para vestir la piel con aromas no jerarquizados y alejados del concepto Femenino-Masculino, de la misma manera que él nos vistió con ESMOQUIN (TUXEDO) y lo convirtió en el traje de noche más sofisticado que podamos lucir; o hiciera del TRENCH una de las claves de estilo de la imagen de la parisina que tanto nos gusta.

TUXEDO

El traje masculino que empleaban los hombres en el siglo XIX para cubrirse y proteger la ropa del humo del tabaco dio un giro de 180º cuando lo fotografiara HELMUT NEWTON para las páginas de VOGUE PARÍS en enero de 1975, cargado de erotismo. Sólo antes, en los años 30, MARLENE DIETRICH se había atrevido a llevarlo en negro o en blanco, tanto en el cine como en sus apariciones públicas.

La perfumista, JULIETTE KARAQUEUZOGLOU (IFF) ha dispuesto una salida suave de hoja de violeta, aceite de bergamota y aceite de semillas de cilantro, que le da el aire femenino e intemporal a la fragancia. Un corazón de rosa que se vuelve transgresor como la prenda original cuando se mezcla con un acorde de lirio de los valles y aceite de pimienta negra; el lado masculino se lo da el fondo de acorde de ámbar gris, patchoulí y vainilla bourbon.

 

CABAN

El CABAN es el chaquetón tres cuartos azul marino con botones marineros que todas hemos tenido alguna vez en nuestra vida, muy posiblemente, porque a nuestras madres les entusiasmara esta prenda. Normalmente, el tejido es Pura Lana Virgen, o por lo menos, el original sí lo era.

Así, el perfumista CARLOS BENAIM (IFF) ha compuesto una armonía en la que el sándalo se muestra denso como se mostraba la lana original. Las notas de vainilla y haba tonka le dan esa sensación confortable que da el CABAN cuando hace frío; y las notas de caramelo, heno y praliné nos aportan calidez. Las facetas más delicadas de la pimienta rosa le da fuerza e ilumina el aroma final.

 

SAHARIENNE
Una prenda que se puso de moda en África y en India por influencia occidental y que nos habla de libertad y aventura sólo con verla. Desde sus orígenes, la SAHARIANA ha sido utilizada tanto por hombres como por mujeres y, paradojas de la moda, es absolutamente urbana.

Como representación del sol, del calor y de la aventura con la que asociamos a la sahariana, el perfumista ALBERTO MORILLAS (FIRMENICH) abre la fragancia con notas de flor de azahar y nerolí que contrastan suavemente con notas de hierbas silvestres, romero, tomillo y salvia. El almizcle de su fondo le da luminosidad y una sensación aterciopelada.

 

TRENCH
Otra prenda masculina y además, procedente de los uniformes militares del ejército británico que, además, sigue rememorando sus orígenes hoy en día. A finales de los años 70′, YVES SAINT LAURENT lo enceró y lo vistió de negro convirtiéndolo ipso facto en el mejor aliado de los trajes largos de fiesta.
Una de sus funciones era y sigue siendo, proteger de la lluvia, y la perfumista ARMANDINE CLERC-MARIE (FIRMENICH) perfila las notas de cítricos como metáfora de la lluvia, mientras que el toque de la violeta y el iris se ciñen como lo hace su cinturón y nos hablan de lo confortable que resulta esta prenda; un confort que se realza hasta dar sensación de protección con las notas de cedro y los almizcles blancos de su fondo.

 

CAFTÁN

Sin duda, es una de las aportaciones más sobrasalientes que ha hecho la cultura Oriental a la moda. El modisto francés conoció la prenda durante sus estancias en Marrakech y la actualizó como nadie podía hacerlo mejor, creando una prenda informal y alternativa a los trajes de noche clásicos. En verano, tejidos como las muselinas y estampados; para el invierno, terciopelo con pasamanería en negro y plateados combinados con faldas largas para estilizar la figura.

La fragancia es tan voluptuosa como lo es el caftán. Así lo ha entendido la perfumista CALICE BECKER (GIVAUDAN), por eso en su salida, las notas de cítricos están dispuestas como los estampados exóticos y la pimienta rosa le da un carácter ornamental y oriental. En el corazón, el benjuí y la vainilla son la metáfora de los brocados que se disponen sobre una estructura voluptuosa de incienso.

 

¿CON CUÁL DE LAS CINCO FRAGANCIAS DE LE VESTIAIRE OS IDENTIFICÁIS MÁS SEGÚN LA PRENDA DE YVES SAINT LAURENT EN LA QUE ESTÁ INSPIRADA?
MUCHAS GRACIAS POR VUESTRAS OPINIONES Y COMENTARIOS
Si te ha gustado, compártelo...