102 Views |  Like

LUJO TAILANDÉS EN MADRID

Ni un mes lleva abierto y ya se ha convertido en centro de peregrinación de todas/os los amantes del lujo tailandés de la city. Su nombre, JADE LUXURY TAI SPA (nada más terminar de escribir el nombre hago una ligera inclinación de cabeza como el saludo que te brindan las masajistas de la casa, típicamente oriental).

La idea de instalar un spa tailandés con todo el sentido del lujo de los mejores centros de este país ha sido de Andrea Onzain y su marido porque a ellos les apasiona todo lo relacionado con este mundo y querían recrear de verdad el lujo asiático, aquí, en Madrid.

Ayer mismo estuve conociendo el centro y dándome el gustazo de probar uno de sus masajes y, la verdad, no-ten-go-pa-la-bras… O sí. ¿Empiezo por el local o por las masajistas…? Porque esto hay que contarlo bien.
RECEPCIÓN Y ZONA DE PEDICURAS

EL LOCAL
Es la propia Andrea quien hace de anfitriona y de maestra de ceremonias cuando me muestra el centro y me cuenta los detalles. Está en pleno barrio de Salamanca, en la c/ Claudio Coello, 40 y tiene dos plantas. Según entras, como es obvio, está la recepción con la exposición de todos los productos de las líneas con las que trabajan en sus cabinas, y que son de venta al público: ar457, Ren, By Terry, Malin+Goetz, Erbaviva, Aromatherapy Associates y Dermalogica. ¡No está mal, eh!
En seguida está el NAILS SPA, de luxe, claro y ¡cómo no! “todos los productos son de OPI“, señala Andrea, con 5 puestos de manicura y cuatro de pedicura. Uñas esculpidas en gel y acrílico, decoraciones… y todas las manicuristas son de nacionalidad colombiana.
ENTRADA CABINAS

Bajamos por una escalera y llegamos a otra recepción. Una doble puerta corredera separa el bullicio de Madrid de la música relajante que se mezcla con el más absoluto silencio de las cabinas. Como veis en las imágenes, la decoración está muy cuidada. Hasta el más mínimo detalle. Estamos hablando de lujo.
Andrea me enseña las cabinas de la planta inferior, cuatro en total para masajes y tratamientos, cada una con su cuarto de baño dentro. Hay una doble de 25 m2 y otras tres individuales de 14 m2. Todas las camillas son de 90 cm2 x 2 m. El espacio también es un lujo.
CABINA DOBLE

LOS MASAJES
Andrea me cuenta que todas las masajistas son tailandesas formadas en el mejor centro de masajes del mundo, The Wat Po Medical School. Paso a una de las cabinas individuales denominada “amenities” porque he elegido un masaje drenante con productos de la firma Aromatherapy Associates. ¡Un acierto! Pero la verdad es que me quedo con ganas de probar alguno que otro más, ya que la carta de masajes es súper tentadora: tailandés; tailandés aromático; balinés; reflexología; y masaje de cabeza, cuello y hombros, fantástico para las personas que trabajamos con ordenadores. ¡Todo un dilema a la hora de elegir!
Los tratamientos corporales y faciales también están realizados por las mismas masajistas tailandesas. La carta es tan extensa que mejor si echáis una ojeada a su web y os descargáis vosotras mismas el documento en formato pdf con todo tipo de explicaciones y precios.
Os garantizo que no son precios excesivamente altos. El coste del tratamiento más caro, Aromatherapy Associates Sueño Profundo, es de 130 €. Y el precio de un masaje tailandés de una hora de duración es de 75 €. 90 minutos, 95 €.
Si tenemos en cuenta el alto nivel de las masajistas y el del propio local, me parece que son precios razonables.
ZONA DE PEDICURAS

TERMINAMOS EL TRATAMIENTO
En mi caso, la masajista estuvo 90 minutos largos. No escatimó el tiempo y donde veía que la cosa estaba peor, allí que se esforzaba más. Aunque parezca una obviedad, no las oyes moverse por la habitación porque no hacen ni el más leve ruido.
Al final del tratamiento drenante te envuelven en lodo y te cubren con un plástico especial. De ahí pasas a la ducha y, otra vez, de vuelta a la camilla para la crema corporal de manteca de karité. ¡Una delicia!
Después te ofrecen té o agua mineral. La carta de tés es buenísima y puedes elegir si quieres algo que te espabile un poco, que te relaje, una infusión depurativa… Si es la hora de la comida, te ofrecen un sandwich o una ensalada.
Yo salí encantada porque notaba el pantalón algo más flojo que cuando entré. Y porque de vez en cuando, hacer un paréntesis para cuidarse y mimarse una misma, es el mejor de los regalos.
Más información: www.jadeluxuryspa.com
Si te ha gustado, compártelo...