1430 Views |  Like

MORNIN’ SUNSHINE, EL LABIAL QUE ME PONE DE BUEN HUMOR

¡Hola, Beautyvictims! En ocasiones, se me olvida que mis posts salen publicados el día más duro de todos, ¡un lunes! Así que en esta ocasión, vengo con un producto capaz de alegrar el lunes más lunes de todos los lunes… es, literalmente, ¡un rayito de sol!

Ya en varias ocasiones os he hablado de una de mis marcas favoritas de labiales, LIPSTICK QUEEN. Me encanta porque las fórmulas son muy buenas: el mate es mate sin resecar; los satinados hidratan pero no acaban paseándose por toda la cara, sino que se quedan en los labios, donde deben, y encima tienen una gama de labiales de efecto trampantojo geniales ¡y sorprendentes!

Ya os hablé en este tema sobre los trucos para un look de verano exprés de su bálsamo con miel QUEEN BEE (uno de mis must absolutos para el verano) y de un labial de aspecto sorprendente que es uno de mis básicos para sacar más partido a las otras barras que tengo, BLACK LACE RABBIT. Es un labial que parece negro, pero que en realidad actúa como un filtro y potencia y oscurece cualquier color que lleves, sea el natural del labio o cualquier color. Y otro de mis súper favoritos es un labial ¡verde! Sí, sí, verde, verde esmeralda: lo que más me gusta es sacarlo del neceser y aplicarlo en público porque me encanta la cara que ponen quienes me ven… Pero no, no deja los labios verdes: es un labial que reacciona con el pH de la piel y deja un color rosa suave que dura, dura, dura y ¡dura! Es la versión maravillosa del pintalabios marroquí, que no sé si habréis probado. A mí me trajeron uno de Marrakech que dejaba un color chulo pero que cortaba los labios y los secaba como si acabara de pasar por el desierto: éste, en cambio, hidrata muchísimo, es súper confortable y deja un rosa muy natural precioso.

En esta misma línea es el color del que os quiero hablar, MORNIN’ SUNSHINE. Amarillo parece, ¡pero sonrosado es! Sólo ver los colores del lápiz de labios te pone de buen humor: un estuche azul cielo y una barra amarillo pollito que me recuerda al cacao que me ponía mi madre de pequeña. Pero no, no queda amarillo, sino que se transforma en un melocotón suave súper chulo. No es un color intenso, sino un suave velo de color, que dura bastante y que además (esto es lo que casi más me gusta) luego queda como un velo de color, casi como una tinta de labios, pero discreta. Lo mejor es que es súper hidratante: de hecho, lo uso casi como bálsamo con color, porque deja los labios muy confortables. El secreto está en la fórmula: lleva manteca de karité, vitamina E y aceite de oliva, así que ya veis que hay razones para que los labios queden suaves, suaves. Y al reaccionar de forma diferente con el pH de la piel, es diferente en cada mujer, pues se adapta a su color natural.

 

Si os gusta, lo encontraréis en Sephora, ¡uno de mis sitios favoritos para comprar! La única pega que le veo es que cuando entro ahí, siempre pico con algo nuevo… Espero que este labial os alegre el día tanto como a mi – desde luego, a mí me ha convencido.

CÓMO CUIDÁIS VOSOTRAS LOS LABIOS DURANTE EL VERANO? ¿OS GUSTAN ESTE TIPO DE TONOS NATURALES Y QUE SON DIFERENTES EN CADA PIEL?

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR!

Si te ha gustado, compártelo...

Tags

#LABIOS