168 Views |  Like

PARA ACERTAR EN CUALQUIER COMPROMISO SOCIAL

Seguro que a estas alturas estarás en plena temporada de bodas, bautizos, comuniones y demás variantes de actos sociales. ¿Por la Iglesia o por lo Civil? ¿Bautismo Cristiano o esta modalidad que acaba de inaugurar el hijo de Cayetana Guillén Cuervo?
El fondo de la cuestión es que se trata de un acontecimiento social que tiene trascendencia para las personas que lo protagonizan, y lo que nosotras queremos (ellos también) es “ir bien”, no desentonar y vernos favorecidas. Y no es fácil acertar. Por eso, esta vez, la entrada va a estar dedicada a las cuestiones de la indumentaria.
Lejos de pretender hacer una guía de estilo o un manual de protocolo, me gustaría daros algunas ideas de cómo acertar en este tipo de eventos. Por eso, he hablado con Rosa Mª Navarro, estilista y experta en asesoramiento personal. Lleva más de 10 años vistiendo a un sinfín de novias, madrinas, hermanas del novio, de la novia, etc, etc, etc, desde las casas de costura de Hannibal Laguna y Pepe Botella. Y creedme, lo hace realmente bien.

A estas alturas, Rosa Mª tiene un “ojo” entrenadísimo y sabe inmediatamente lo que le va bien a la persona que tiene enfrente, y también lo que debe evitar. Lo suyo es una mezcla equilibrada de sentido común, buen gusto y larga trayectoria profesional; por eso, su opinión ha sido de gran ayuda a la hora de realizar esta entrada. Entre las dos hemos seleccionado las imágenes de pasarela y hemos establecido la siguiente clasificación:
1.- Bautizos y comuniones
2.- Bodas por el día
3.- Bodas por la noche
Y también hemos diferenciado según las edades y las situaciones.
Le pregunto por su criterio a la hora de acudir a este tipo de compromisos y me comenta: “Lo primero que hay que tener en cuenta es que un acto social de este tipo no es una fiesta de nochevieja, la alfombra roja de Hollywood o una fiesta de una noche de verano, por lo tanto, hay que olvidarse del

exceso de lentejuelas y/o volantes, los escotes demasiado llamativos y las prendas demasiado ceñidas. Esto es algo que no todas las mujeres quieren oír porque choca directamente con su gusto, y es complicado que acepten una idea distinta de la que tienen en mente. Pero la experiencia me dice que aquí si se cumple la máxima “menos (exceso) es más (elegante)”.
IMÁGENES
1.- Conjunto de camisa de popelín blanca y falda de tul bordado en tonos amarillo crema, de Les Copains.
2.- Vestido de lentejuelas mate en tonos grises y abrigo de tul con fajín tipo corsé de charol negro, de Karl Lagerfeld.
3.- Vestido de seda en azul cobalto, de Valentino.
1.- BAUTIZOS Y COMUNIONES.

Quizás seas la madre de la criatura, así que ¡enhorabuena! para empezar. Seguramente buscarás ir cómoda, sencilla y elegante. Quizás estés con la lactancia, o a lo mejor eso ya te queda bastante lejos, si se trata de una comunión. También puede que seas una de las mejores amigas de la madre, e incluso la madrina del bautizo del hijo de tu hermana. Posiblemente tu edad ronde entre treinta y cuarenta años. Aquí está la recomendación de Rosa Mª: Los conjuntos de camisa y falda a la rodilla son muy favorecedores y permiten jugar con los estampados, los colores y las texturas de los tejidos, como estas propuestas de Carolina Herrera, Chanel y Lanvin.”
Hemos conjuntado la propuesta de Carolina Herrera con los zapatos que propone la diseñadora venezolana desde la pasarela y estos de Guy Laroche que nos entusiasman y nos parecen acertadísimos. El bolso 2,55 de Chanel es casi una obligación de estilismo. Va bien absolutamente con todas las propuestas que aquí figuran, por eso es el primero de nuestra lista.

El conjunto de Chanel es impecable, se mire por donde se mire. El punto de fantasía lo ponen el magnífico collar y los zapatos bicolor transparente y negro. Eso sí, requiere una silueta fantástica porque el cuerpo va un tanto entallado y la chaqueta es una torerita corta que no disimula nada de nada, al contrario, resalta.

La riqueza, pero a la vez discreción, de los colores de la propuesta de Lanvin permiten una mayor fantasía en los complementos. Los zapatos bicolor de Javier Larraínzar o los salón de toda la vida, con pulserita al tobillo, de Lanvin para las incondicionales de los zapatos cerrados, incluso en verano, puede ser una buena opción. El bolso de Loewe en cocodrilo rosa a tono con la camisa nos parece una buenísima inversión de futuro. Ese bolso pide calle y ser utilizado mucho, mucho, incluso a diario.

Pero a lo mejor eres la hermana mayor del joven protagonista del evento, o simplemente de su familia, y estés entre los 18 y los 25 años. Rosa Mª comenta: “Estas edades tienen la ventaja de la belleza natural. Para ellas me gusta mucho el vestido rojo con pedrería alrededor del escote, de Carolina Herrera, y con esa falda con godés porque resulta muy favorecedor. El secreto está en la calidad de la tela y en la hechura semientallada del cuerpo. El largo a la rodilla es perfecto para lucir unas piernas bien torneadas. Este vestido también resulta muy apropiado para una boda de día.”
El tono entre cobre y piel de las sandalias de Rocco Barocco sirve de contrapunto equilibrado al rojo del vestido y del bolso de Joop en forma de cajita bombonera.


2.- BODAS POR EL DÍA

Aquí, Rosa Mª Navarro hace algunas puntualizaciones en esto del protocolo a la hora de elegir el color del vestido o la forma: “No se deben elegir colores demasiado estridentes, como los tonos flúor, porque son excesivamente llamativos, pero tampoco hay que vestirse de blanco o crudo porque ese color está reservado a la novia. El negro riguroso es señal de luto, por lo que es mejor combinarlo con blanco, beis, rosas o malvas. Así, resulta mucho menos estricto. Si la boda es religiosa y hace mucho calor, es aconsejable entrar en la iglesia con una chaqueta ligera o con algo que tape los hombros, aunque los chales, últimamente, resultan poco modernos. Hay que reservar los vestidos largos para las bodas por la noche y optar por un vestido a la rodilla para el día.

Personalmente, a las mayores de 35 años, me gusta aconsejar un buen traje de chaqueta o vestido y chaqueta larga tipo levita, como el de Giorgio Armani. Los tonos grises son muy elegantes, como veis, y siempre favorecen.”
Los zapatos en satén gris resultan muy adecuados en esta ocasión. También son de Giorgio Armani. La nota de originalidad lo pone esta cartera de pailletes nacarados de Chanel. Maravillosa ¿verdad? Y 100% reciclable con infinitos looks.

Si se trata de una chica joven, o hasta unos 30 años, más o menos, un vestido estampado a la rodilla puede dar mucho juego. Como vemos en la propuesta de Carolina Herrera, ese estampado en azul y rojo con el fajín rojo tiene todo el glamour de una Augrey Hepburn en Desayuno con Diamantes. Y los zapatos de salón beis hacen que destaque el bronceado de las piernas y el centro de atención se quede en el vestido.
Hemos seleccionado también zapatos azules a tono, unos con tacón alto de Lanvin con cristal de Swarovski en el tacón y lazada de raso negro para las más sofisticadas, y unas bailarinas de Valentino con pedrería para las más altas o para las incondicionales de este tipo de calzado… y porque nos parecían preciosas. Todo muy neoyorkino.

3.- BODAS DE NOCHE

Ahora sí. Ahora, el vestido largo sube enteros en elegancia y son oportunísimos. Aunque al ver los desfiles de pasarela, comprobamos que hay un buen montón de propuestas de diseñadores en vestidos cortos que resultan muy favorecedoras y no desentonan en ningún tipo de ceremonia, religiosa o civil, pero que su elección tiene más que ver con la edad y la buena figura que con ninguna otra cosa.
Para las más jóvenes, las propuestas de Sophia Kokosalaki (vestido rojo) y Blugirl (vestido palabra de honor verde con estampado) son una nota de color divertida y elegante.
El primero (Kokosalaki) lo puedes combinar con unos zapatos en tono beis o en el mismo rojo, como las sandalias de Cacharel, y como nota llamativa esta cartera negra con coral rojo bordado, de Blumarine. Como una princesa salida del fondo del mar, con joyas inusuales.

Para el segundo vestido (Blugirl) no hemos encontrado un calzado que nos parezca más apropiado que las sandalias de raso en tono berenjena que luce la modelo. Nos divierte mucho este bolsito “farolillo chino” de Stella McCartney. Es toda una inversión de futuro porque nunca, nunca se pasará de moda y lo usarás en infinidad de ocasiones.

Si tienes más de treinta años luces tipazo y unas piernas fantásticas, el vestido negro de Lanvin con el lazo en satén rosa es absolutamente rotundo, ¿verdad? Si lo haces acompañar de estas sandalias de Christian Lacroix y el bolso de Dolce&Gabanna, habrás triunfado. También nos gusta mucho la cartera que lleva la modelo al final de esta entrada y con la que hablamos de maquillaje, es de Rock&Republic. Muy apropiada para este estilo que rememora los mejores tiempos de Audrey Hepburn.

Si eres incondicional de los vestidos largos (yo sí lo soy) seguro

que caes rendida ante las propuestas de Alberta Ferreti.
Sí, estas dos joyas son suyas.
Complementos: Aunque la pasarela muestra ambos vestidos con zapato plano, la cosa cambia mucho con taconazo. El vestido gana enteros y tú ganas elegancia. Nos gustan mucho las sandalias de Blugirl (negra, con lazo zapatero) y Blumarine (gris, con la rosa en tela). El bolsito de strass enroscado de Giorgio Armani estará perfecto con ambos vestidos.

Terminamos con este vestido corto de Valentino porque tanto Rosa Mª como yo pensamos que es perfecto para una boda de noche, tengas la edad que tengas. Seguro que estarás maravillosa con el.
Respecto al calzado, debe resultarte cómodo, y para eso, lo mejor es haberlo llevado por casa a ratitos durante unos días antes, para que no produzca ampollas indeseadas (y lleva en el bolso las tiritas de silicona Compeed). Aunque esta temporada se llevan las plataformas y los tacones altísimos, no son el calzado más apropiado para aguantar horas y horas de pié, por lo que es mejor que optes por plataformas discretas en sandalias o zapatos tipo salón con el talón al descubierto, o similar.

La carterita de pedrería de Blumarine no desentona con los tonos amarillo verdosos del vestido de Valentino, ni con sus bordados, pero también le iría muy bien una más sencilla en dorado mate a tono con los zapatos.

Nosotras apostamos por estos de Gaultier inspirado en las zapatillas de puntas de las bailarinas de danza clásica, en este tono dorado champagne. Tanto el tono del zapato como el diseño son una especie de comodín que vale para todo.
El protocolo de las bodas marca llevar medias durante la ceremonia eclesiástica. Así que mejor si optas por las de verano muy finitas y mates, en un tono bronceado. Las que llevan lycra y brillan hacen la pierna ancha y plana. Evítalas.
NOTA DE BELLEZA

El cabello recogido con trenzas laterales o engominado hacia atrás requiere un maquillaje impecable, pero discreto, como veíamos en los desfiles de Carolina Herrera y Alberta Ferreti. El cabello suelto, entre liso y ondulado, como en la imagen, favorece a todos los óvalos de cara y resulta muy fresco.
Puedes hacerte un ahumado en los tonos de la ropa (azules, marrones, violetas…), como el que lleva la modelo del desfile de Rock&Republic, excepto si vas de rojo. En este caso, reserva el tono para los pómulos (difuminando bien para no parecer una “pepona”) y labios, previamente perfilados. Un gloss por encima le da frescura. Si no estás morena, es el momento de los autobronceadores progresivos, para que el color no te traicione el día señalado y vayas con ronchones que te delaten.
Rosa Mª Navarro concluye esta entrada con un consejo: “La clave para acertar en la elección de tu vestido para estos eventos es que conozcas bien tus puntos fuertes y aquellos que no lo son tanto. Aquí y en todo momento, tratar de ser elegante, sin dejar de ser actual, pasa por ser una misma, con naturalidad y sencillez.”
Esperamos que os haya gustado nuestra selección.
Muchas gracias por leer y comentar.
Si te ha gustado, compártelo...