1348 Views |  3

BALLERINA Y ESAS PELÍCULAS QUE NOS CAMBIARON LA FORMA DE ENTENDER LA DANZA

Aprovechando el estreno de la película BALLERINA, me voy a permitir hacer un cambio en el recorrido que me había marcado,  describiendo y acercándoos los distintos tipos de Danza, para hablar de algunas películas de Danza. Hay muchas, diréis, pero en esta ocasión, sólo me ocuparé de algunas de ellas, aquellas que hicieron cambiar a muchos de sus espectadores la forma que tenían de percibir la Danza, y que a muchos les empujaron a bailar. Si alguna vez has soñado con bailar, seguro que hay alguna película que te ha tocado la fibra y te ha multiplicado esas ganas de ponerte a danzar sin parar. yo tengo unas cuantas y de alguna de ellas hablaremos hoy.

Las películas que he seleccionado en primer lugar fueron un precedente fundamental para que se creara  un ambiente propicio para despertar en el público un amor y afición a la Danza inusitados y en los profesionales una necesidad de enseñar lo que sabían e, incluso de aumentar sus conocimientos explorando nuevos estilos, en Escuelas, que crearon y dirigieron, algunas de las cuales hoy luchan por sobrevivir y otras, lamentablemente han desaparecido.

Sin lugar a dudas, la película que más veces he visto en mi vida, ya sea completa o en partes, ha sido PASO DECISIVO (THE TURNING POINT) de 1977. Las razones son varias: la primera su protagonista MIJAIL BARYSHNIKOV, uno de mis ídolos;

La segunda, el tema, me sentí tan identificada con ese momento de decidir qué camino tomar, si el de la Danza o el de los Estudios. Cuando se estrenó la película, la época de mi paso decisivo ya había pasado, me había decidido por estudiar una carrera que no tenía nada que ver con el Ballet, pero sin dejarlo aparcado ni olvidado, eso sí. Por eso, ver la película me removió algo por dentro y me hizo pensar, ¿dónde estaría yo  si hubiera tomado el otro camino? Hubo una tercera razón, cuando comencé a trabajar en KAREN TAFT, me pasaba horas y horas allí; en la planta primera había un bar donde nos reuníamos, comíamos y veíamos vídeos y esta película era sin duda el programa principal.

Nos encantaba a todos los que pasábamos por allí. Además del momento de la decisión vital en la vida de la protagonista hay otra serie de temas que son interesantes en toda la trama de la película, unos padres también bailarines, la rivalidad entre antiguas compañeras, la duda de ¿Y si hubiera seguido bailando en vez de decidir dedicarme a mi familia…?, el primer amor, en fin, todo lo que a alguien que en algún momento de su vida soñó con ser bailarina de Ballet Clásico, al ver la película le despierta todo tipo de sentimientos.

La siguiente película de la que quiero hablar es “All That Jazz” (1979). Igual que la anterior, a pesar de los años que han pasado, recuerdo en qué cine la vi y con quién y lo que sentí; Cine Novedades, en la calle Orense, con mi mejor amiga del “cole”, Asun, todavía estudiaba Químicas y, cuando las prácticas de laboratorio me lo permitían, seguía acudiendo a las clases de Ballet Clásico. Mi único contacto con el Jazz habían sido las clases de Arnold Taraborelli, con quien Juana Taft nos enviaba para que nos quitásemos de encima la “sosería”; aunque me gustaba muchísimo, seguía enganchada al Ballet Clásico. Pero aquella película cambió mi forma  de pensar, descubrí una forma diferente de bailar, sexy, con fuerza y elegancia a la vez, y descubrí a Bob Fosse, de quien ya os hablé en la entrada de Musical; lo cierto es que pensé, si esto lo hubiera visto antes, no sé qué dirección habría tomado en mi paso decisivo.

Creo que esa película, revolucionó a muchos bailarines que sintieron algo parecido a lo que acabo de explicar, nos creo una necesidad de bailar ese estilo que apenas conocíamos, empezamos a conocer más facetas de la Danza.

Y llegamos a los 80, en los que llegó la verdadera revolución. Creo que no ha habido película que haya producido mayores riadas de gente a las Academias de Danza que FAMA, (Alan Parker, 1980).  Por aquel entonces yo ya había terminado mi carrera y la tesina y por circunstancias de la vida, había empezado a trabajar en KAREN TAFT. Seguía con el Ballet, pero el Jazz me estaba atrapando y, de pronto estrenan una película que te deja K.O. y te preguntas, pero, ¿porqué aquí no hay una escuela como esa donde todo el mundo aprende de todo?

Esa película volvía a causarme un shock, y creo que no fui la única porque las Academias de Danza comenzaron a llenarse, creo que no ha habido nunca otra película, serie o programa de televisión con un efecto semejante, aún recuerdo el teléfono sin dejar de sonar, regueros de gente, que llegaban casi al final de la calle Libertad, esperando para  pagar, listas de espera para las clases, no había un espacio del día en el que un estudio estuviera vacío. Recuerdo a los profesores con nuestro radiocassete, cual bailarín callejero .

FAMA inundó todo, creó tendencia en la moda, los calentadores, las cintas en el pelo… “La moda de fama en El Corte Inglés” fue una campaña de estos grandes almacenes, en la que tuve la suerte de bailar.

Estoy segura que todo el mundo recuerda esta frase que hizo famosa la profe de baile de FAMA; “Tenéis muchos sueños. Buscáis la fama, pero la fama cuesta, pues aquí es donde vais a empezar a pagar con sudor…”

 

TRES SECUENCIAS MÁGICAS DE “FAME”

LA SECUENCIA DE LA CAFETERÍA

Y ESA EN LA QUE SALEN TODOS A BAILAR A LA CALLE CON EL TEMA CENTRAL DE LA PELÍCULA

Y nuestro LEROY JOHNSON, que desafortunadamente murió por las drogas, inolvidable. Hoy en día, me sorprendo cuando lo menciono en alguna clase con gente joven y no saben de quién hablo, ya veis, la fama cuesta pero a veces es efímera.

La siguiente película en mi lista de recuerdos es, ni más ni menos que “FLASHDANCE” (ADRIAN LYNE,1983) (Coreografía: Arlen Phillips), me encantó, la música me volvió loca. ¡Cuántas coreografías hice con aquel disco! Aquella historia de  amor entre la fundición y la Danza, ese interés de la protagonista (JENNIFER BEALS) por triunfar por sus méritos y no por un enchufe, su bici, ese loft donde vivía, y sobre todo el examen de entrada en el Conservatorio.

Esta película mantuvo la fiebre que se había desatado por la Danza, consiguió que las Academias continuasen llenas de gente, incluso, creo que atrajo a nuevas hornadas de aficionados a bailar Jazz. El Jazz estaba de moda.

Tuvo, igual que FAMA, su reflejo en la moda: sudaderas grandes, más calentadores, hombros al aire… La bailarina CYNTHIA RHODES bordó las secuencias de danza más arriesgadas de la película. Posteriormente, dio todo un recital de danza en DIRTY DANCING.

En 1984, se produjo la película FOOTLOOSE, (CRAIG BREWER, 1984) (Coreografía: Lynne Taylor Corbett), que nos trajo a KEVIN BACON y LORI SINGER, era otro estilo más de rock, pero que también arrastró a muchos fans. Su mensaje era que la Música y la Danza no podían prohibirse, eso no alejaría los dramas del pasado, ni evitaría los futuros, por ese camino sólo se conseguía amargar a una juventud que acabaría buscando cualquier escape.

FAMA y FOOTLOOSE, han sido recientemente versionadas pero nada que ver con el éxito de los 80.

Pero todo esto ha comenzado por BALLERINA y de momento no he dicho ni una palabra de ella, la causa, no me gusta hablar de algo que no he visto, por eso lo he dejado para el final, ahora llego del cine y os tengo que decir que me ha parecido una monada de película, si tuviera una niña que hiciera Ballet, “o no”, salvo que prefiera el fútbol, la llevaría ya.  Importante destacar que la coreografía ha sido supervisada por Aurelie Dupont, nueva Directora del Ballet de la Ópera de París.

Después de ver la película y de ver a una peque que estaba en el cine, salir bailando y saltando por toda la sala, feliz de la vida, no me queda ninguna duda para esta recomendación. Sí tengo que ponerle un pero, pasa como en todas las películas, la protagonista es tan buena que con unas pocas lecciones supera a las niñas que llevan años estudiando. Esas cosas rara vez pasan y el mensaje a los niños no es precisamente el del esfuerzo, sobre todo en el BALLET donde el trabajo y la constancia son fundamentales. Pero para eso estamos los padres, para recordárselo. Si  tienes alma de niña, te gustan las películas de animación y si alguna vez pensaste en bailar, vete a verla, aunque sea sola. Yo he disfrutado muchísimo; seguro que tú también lo haces.

Estaréis pensando que me he dejado fuera muchas películas, ya os lo advertí, no iban a estar todas, eso no quiere decir que otro día no retome el tema y vaya recorriendo épocas, volveré a 1985 para hablar de NOCHES DE SOL, y a 1984 con BREAKDANCE, que volvía a cambiar los gustos de algunos aficionados a bailar y obligaba a los maestros a aprender nuevas técnicas,  recordaremos a BILY ELLIOT, y DIRTY DANCING, ¿a que la habéis echado de menos?, toda la serie de STEP UP… hay muchas y no me dejaré nada importante olvidado.

Lo cierto es que hablar de estas películas me ha hecho recordar tantas cosas y volver a una época de la que hay mucho que hablar, porque en la televisión tuvimos muchos programas” de baile y con baile”, surgió la movida madrileña, nuevos grupos, se empiezan a mencionar  los nombres de algunos de los coreógrafos de los programas musicales, los nombres de los bailarines, empiezan los vídeos con coreografías… así que posiblemente la próxima entrada también siga por otro camino diferente… y no sé si más… ya veremos.

NOS GUSTARÍA MUCHÍSIMO QUE EL ESTRENO DE “BALLERINA” VUELVA A PRODUCIR UNOS ENORMES DESEOS DE BAILAR EN LAS NIÑAS Y EN LAS MAMÁS DE LAS NIÑAS (LAS DE LOS NIÑOS, TAMBIÉN)

MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR

Si te ha gustado, compártelo...