1883 Views |  Like

PROBANDO EL TRATAMIENTO SYNAESTHESIA EN EL LUSH SPA DE MADRID

Hace ya unos meses, la firma LUSH inauguró su primer SPA en España, en la CALLE DEL CARMEN, nº 24 de Madrid, y aunque estuve en la inauguración, no había ido a disfrutar de la invitación que me hicieron en su momento hasta el viernes de la semana pasada, que fui a probar SYNAESTHESIA, el primer tratamiento creado por MARK CONSTANTINE, co-fundador de LUSH, la terapeuta LADY HELEN KENNEDY y el equipo de desarrollo de LUSH SPA, que está inspirado en el significado de la propia palabra SINESTESIA, y que es la capacidad que tienen algunas personas de percibir una misma cosa a través de dos sentidos diferentes. Por cierto, los creadores de este protocolo se lo tomaron con calma. Ni más ni menos que 18 meses fueron los que le dedicaron a perfeccionarlo hasta llegar al nivel sensorial que querían conseguir.

CABINA DE TRATAMIENTO DEL SPA LUSH EN MADRID

Por ejemplo, es el caso de aquellos que ven los sonidos de colores, de aquellos a los que ciertas formas les producen olores o sabores particulares… El tipo más abundante de personas sinestésicas es el de quienes ven las letras, los números o las palabras de colores particulares. Por ejemplo, el escritor francés  BAUDELAIRE y el compositor ruso RIMSKY-KORSAKOV eran personas sinestésicas, como también lo es MARK CONSTANTINE.

EL INTERIOR DEL SPA DE LUSH EN MADRID

 

Entrar en el SPA de LUSH es como trasladarte a la campiña inglesa. Todo está pensado al máximo: las jarras de leche repletas de flores silvestres, las librerías de madera reciclada, las tazas de té vintage… y los sonidos, como el canto de los pájaros o la música tradicional inglesa. Cada tratamiento tiene su propia banda sonora terapéutica que combina música con sonidos de la naturaleza de la campiña de Dorset, lugar de nacimiento de LUSH, y están creadas por el músico SIMON EMMERSON y su banda de música folk, THE IMAGINES VILLAGE. “Quería hacer algo que representara la cultura de vanguardia inglesa pero que estuviera arraigado en el pasado y en la tradición“, explica SIMON EMMERSON. “Así que pensamos en hacer una inmersión profunda en lo inglés, y qué mejor manera de hacerlo que con el canto de los pájaros … su canto te transporta al origen de los sonidos, cuando no existía la contaminación sonora.”

PARA QUE OS HAGÁIS UNA IDEA DE LO QUE CUENTO, AQUÍ TENÉIS UN VÍDEO EXPLICATIVO
SYNAESTHESIA

La carta del SPA LUSH consta de 8 tratamientos y yo escogí SYNAESTHESIA porque la posibilidad de experimentar con los sentidos siempre me ha parecido muy atractiva y quería tener esa experiencia cuerpo-mente. Más de 18 meses tardaron en desarrollar este tratamiento y por algo es el buque insignia de la firma. A partir de una primera consulta donde se elige cómo nos queremos sentir, la terapeuta crea una experiencia a medida a través de los colores, el tipo de masaje y los aceites esenciales que se utilizan. La música de SYNAESTHESIA es una auténtica maravilla.

El protocolo comienza contestando a una serie de preguntas que te hace la terapeuta en las que te da a escoger dos palabras que van a estar relacionadas con las emociones que van a influir en tu subconsciente a través de las cuales quieres cambiar tu comportamiento. Las palabras que yo elegí fueron CONFIANZA (de la pizarra que veis) e INDULGENCIA (de los frascos con los aceites esenciales que NO debía oler para escoger, sino que me debía dejar llevar por la palabra que me inspiraba.

Después le sigue una limpieza de los piel y un masaje facial o craneal. Yo pedí que fuera craneal porque son mis preferidos. Después siguió el resto del cuerpo. Son 80 minutos (más bien diría “minutazos”) de sentirte totalmente inmersa en un estado de bienestar impresionante. Al finalizar el tratamiento, te ofrecen una taza de té y te regalan una barra de burbujas y otra de masaje con la mezcla del aceite esencial utilizado para el masaje.

 

¿OS TENGO QUE DECIR QUE SALÍ DE ALLÍ FLOTANDO Y CON EL DESEO DE QUE AQUELLOS 80 MINUTOS NO HUBIERAN TERMINADO NUNCA? NO ES NECESARIO PORQUE VOSOTRAS YA LO SABÉIS
 
MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...