80 Views |  Like

PRUEBA DE FUEGO: MANTENER EL MORENO EN LA RENTRÉE

Hace dos semanas que regresé de vacaciones, bien entrado septiembre. Como cada año por estas fechas, la vuelta de las vacaciones es una dura prueba para mi piel. Lo que suele me ocurrir cuando regreso a Madrid es que empieza a picarme la piel y me tira debido al cambio de clima de húmedo a seco. A la orilla del mar, como bien sabéis, hay más humedad y la sensación es de piel más jugosa. Pero al volver al cima seco de Madrid, mi piel se deshidrata y, lo que es peor, me salen granitos, no por el exceso de grasa, sino por la falta de humedad. Normalmente, este efecto dura dos o tres días como máximo, mientras que mi piel se adapta al cambio.
Cuando llegué a casa del viaje de regreso, inmediatamente antes de deshacer las maletas, me miré en el espejo de mi cuarto de baño, que es algo así como el espejo de la madrastra de Blancanieves: siempre dice la verdad. Además de ver que estaba más morena que nunca, noté que mi piel tenía un aspecto fenomenal. Para mí, esto significa: cero tirantez, cero granitos y cero arrugas o líneas de la risa (en comparación con antes de las vacaciones). Me sorprendió que estuviera tan uniforme. Supongo que es porque hice mis deberes y me he cuidado mucho la piel en todo momento. Se notan las cuatro semanas que llevo aplicándome la crema de noche y el contorno de ojos de Retinology Total AgeSolution de Lancaster, así que estoy muy contenta con mi elección.

En estos días de rentrée, mi bronceado está durando más de lo que habitualmente me dura por estas fechas. Esto es una

apreciación mía y no tengo ningún estudio científico que explique este porqué. Pero lo que sí es científico es que el retinol activo de Retinology está formulado para alcanzar las células con más intensidad, mediane liposomas “inteligentes” como vectores (o vehículos) del retinol, lo que incrementa la actividad de la célula y mejora la calidad del colágeno.
También es cierto que al optar por la versiónnocturna de Retinology estoy favoreciendo el proceso de renovación celular que se produce en todo el cuerpo por la noche.
El resultado es que mi piel tiene mejor aspecto, no tengo sensación de tirantez y los granitos se mantienen bajo control y quizás eso explique que el bronceado me dure más tiempo. (¿No habéis tenido la sensación de que el bronceado se desvanece como por arte de magia al volver a Madrid o alguna otra ciudad del interior de España?)
Lo dicho, me parece que he acertado de pleno en este momento concreto de cambio estacional y vuelta a la urbe. Perfecto para superar la depresión post-vacacional. Y como estoy nostálgica, os dejo algunas fotos que hecho en mis paseos al amanecer y en los días de tormenta sobre el Mediterráneo. A ver si con un poco de suerte, al año que viene vuelvo aún más tarde que lo he hecho este año.
Si te ha gustado, compártelo...