66 Views |  Like

TALLER DE FRAGANCIAS CON FLOWERBOMB DE VIKTOR & ROLF, YO DONA Y SEPHORA

La semana pasada, la firma VIKTOR & ROLF me invitaba a un taller de fragancias con FLOWERBOMB, que iban a realizar para las lectoras de YO DONA y para algunas clientas de SEPHORA. Un plan súper apetecible.

Conozco muy bien FLOWERBOMB porque ya tiene un montón de años de vida, pero siempre es muy apetecible volver a repasar los orígenes de su lanzamiento,

Exactamente diez años después del lanzamiento de su marca, que dio lugar a una exposición retrospectiva en el MUSEO DE LA MODA DE PARÍS, VIKTOR & ROLF presentaron su perfume como una caligrafía realizada a cuatro manos, concebida según las reglas del arte. Un sueño de belleza
compartido, que trae a la mente el recuerdo de su famosa colección «ATOMIC BOMB», cuyas siluetas sobredimensionadas y cuellos que parecían «soplados» desde el interior, y que dio mucho que hablar en el Otoño-Invierno 1998-1999.

En su momento, y con motivo de su lanzamiento, los diseñadores hicieron las siguientes declaraciones: «Este primer perfume habla de nuestras ganas de asombrar, de sorprender, tejiendo lazos con las mujeres para quienes los sueños cohabitan con la vida. Un perfume es un gesto, una sensación. Un perfume como una puerta que se abre hacia un universo maravilloso… Es una cuestión de piel, de contacto, de emoción. De magia en directo. Hemos imaginado FLOWERBOMB como un ideal a la medida del corazón. Un perfume que surgiría de un ramo de flores para desafiar a los retos del tiempo.
Una explosión de flores que transformaría lo negativo en hermoso. Un géiser de sensaciones, de ondas frescas, facetadas por la luz, para celebrar la vida como una utopía
».
VIKTOR & ROLF, octubre 2004.

Imágenes como «aureoladas» por el recuerdo de la colección «FLOWER» (verano 2003) en el transcurso de la cual, VIKTOR & ROLF ofrecieron un misterioso frasquito que contenía extracto de rosa.
Era octubre de 2002. El dúo abría una especie de baile discotequero, extremadamente floral, con modelos que bailaban en directo ante el público. Una catarsis perfumada para sobrevivir, «un antídoto frente
a la realidad ante la que sólo tenemos un arma: el sueño
».

GLAMOUR MODERNO

Este deseo de renacimiento y sofisticación es expresado por VIKTOR & ROLF en sus colecciones, variaciones libres de la Venus de dos caras, llevando por momentos un esmoquin y un vestido de noche y en ocasiones ambas prendas, como el conjunto de noche mitad «droit fil», mitad «drapeado», que se vuelve a presentar al final del desfile VIKTOR & ROLF del verano de 2004. «Somos artistas conceptuales del glamour, nos encanta la idea de que a alguien le pueda gustar tanto la vanguardia como Hollywood…
La moda es el universo donde existen todas las posibilidades
».

De esta forma, VIKTOR & ROLF celebran la llamada renovada del deseo, el retorno a las formas estructuradas y, a través de estas, la exigencia de un oficio y un sentido milimétrico de la costura. «Existen maestros que han creado un aura que va más allá de las prendas. El más emblemático de ellos es YVES SAINT LAURENT», afirma el dúo, atento al deseo de crear un verdadero perfume «clásico», más allá del impacto que inspira su nombre.

 LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE… FLOWERBOMB

«El nombre ha sido decisivo. Es lo que ha desencadenado todo, más que un nombre, es una forma de ver la vida. FLOWERBOMB es una declaración de principios perfumada, un perfume lleno de obsesiones y de hechizo», afirman VIKTOR & ROLF. Para ellos, la fuerza de un perfume es «sublimar la vida, darle alas», y para expresar el misterio que constituye el escenario de sus colecciones a través de este primer perfume, los diseñadores recurrieron al director artístico FABIEN BARON y le pidieron que creara un objeto en el que se mezclaran los «contrarios», como en la fragancia que es la explosión de un bouquet de sensaciones: el rigor y la fantasía, la mesura y la desmesura, la verdad y la ilusión, el aquí y el allí, una forma de sublimar el peligro a través de la belleza.

¿EL RESULTADO?

SU ORIGINAL DISEÑO EN FORMA DE GRANADA… 

«La belleza es un arma más fuerte que ninguna otra», es por ello que VIKTOR & ROLF han decido ofrecer a su perfume el envase más radical posible: una granada que se activa en nombre «del sueño». Una bomba de flores en un frasco facetado como un diamante – la piedra más dura y difícil de destruir – y frágil como un instante, para embriagarse de belleza, carisma y voluptuosidad. Un frasco que al contacto con la luz se transforma en un prisma flameante, con un tapón de oro rosa inspirado
en la alta joyería. Un frasco con poderes mágicos, un espectacular diamante que encierra los secretos de la mujer que lo porta.

EL SELLO COMO SÍMBOLO DE LA CASA

Como el «cordoncillo» que tanto encanta a VIKTOR & ROLF y que «da el toque final» a una prenda, la cinta negra de la caja rosa pálido queda puntuada por un sello de la casa, el lacre de cera que VIKTOR & ROLF han adoptado como marca de fábrica. Rosa como un sueño de piel, el soplo de un pétalo, la idea de un cuerpo a punto de abandonarse. Negro como un trazo absoluto sobre una hoja en blanco, negro como un perfume-esmoquin que marca un carácter y define una imagen a la vez controlada y frágil.

ALTA COSTURA TAMBIÉN PARA UNA FRAGANCIA

Tenían en mente la obsesión compartida de un perfume complejo, con distintas facetas. Un perfume auténticamente VIKTOR & ROLF que no sucumbiera a la simpleza, a la vez hipercontemporáneo y cargado
de referencias. «Nos gusta el resplandor de los grandes jugos que se han convertido en leyendas. Aunque no se trate de volver al pasado, de cultivar en un invernadero una especie de nostalgia…»

Pues bien, ni más ni menos que TRES DE LOS MEJORES NARICES DEL MUNDO PARA FLOWERBOMB: «Hemos ideado este perfume llevando las flores hasta su límite, tratando todos los matices de un bouquet … » declara OLIVIER POLGE. CARLOS BENAIM, en Nueva York, añadiría en el momento de su creación: «Viktor & Rolf parecían ser sensibles a una tradición marcada por la opulencia del perfume. Preferían fórmulas bastante complejas, en lugar de un concepto depurado». Carnosa, opulenta, la flor explota generando un ramillete de sensaciones, un cúmulo de sabores. FLOWERBOMB es un floral adictivo, un perfume con estela que deja una huella, con un estilo muy de alta costura.

Chispeante, en la salida, por los acordes de té y de bergamota. Generosas, todas las flores se abren en coro en una declaración suave y voluptuosa, al ritmo de los acordes mezclados de jazmín Sambac con aroma de «naranjo», de la orquídea Catleya, de la freesia y de la rosa Centifolia.

Y la tercera, , añadiría: “Es un ramillete rico, intenso, estructurado, que confiere a este perfume su riqueza oriental, floral y afrutada. Estructurada, la nota de fondo se «arquitectura» en torno al pachulí que brinda una columna olfativa
al perfume, como el trazado de las líneas milimétricas de un patrón, desde una perspectiva de equilibrio y de rigor. Como la tiza sobre la gabardina negra de un esmoquin, el pachulí realza y define, como si atendiese a las exigencias de la mano de un «sastre». Un pachulí depurado gracias a una segunda destilación de la primera esencia, que al suprimir el lado «terroso», revela la parte noble de la flor
.”

GRANDES NOMBRES ACOMPAÑAN SU DISEÑO

Bajo la dirección artística de FABIEN BARON, la imagen de la campaña publicitaria del primer perfume de VIKTOR & ROLF lleva la firma de INÈS VAN LAMSWEERDE & VINOODH MATADIN, cómplices de los creadores desde sus inicios. La campaña sugiere con sensualidad y voluptuosidad el concepto mismo del perfume: «Transformar el miedo en belleza, transformar una bomba en una flor…».

La modelo ISABELLI FONTANA, con el rostro suavemente cubierto por una muselina transparente, parece estar sumida en un sueño, envuelta por la estela de un perfume que podría ser el de un cuento. Entre luz y sombra, se convierte en emoción pura, el soplo de un ángel rememorado por una suavidad invisible y una presencia intensa, la de una mujer con carácter que decide abandonarse sin limites a esta explosión sensorial.

CONOCER MÁS A LOS VIKTOR & ROLF

Vienen de un país «donde la moda no existe. Tal vez sea lo que nos ha dado nuestra libertad. Tenemos la suerte de no pertenecer a nadie».
La prensa ha calificado unánimemente como «Los príncipes de la moda», «Los nuevos Saint Laurent…» a VIKTOR & ROLF. Sus colecciones destacan a la vez el sentido de la fiesta, el sentido de lo maravilloso y el sentido del saber hacer, la calidad y el rigor.

En 1992, año en que obtienen el diploma de la Academia de Arnhem (Países Bajos), VIKTOR & ROLF crean su marca, multiplicando las puestas en escena, las exposiciones en galerías antes de imponerse a partir de 1998 en el ámbito internacional con colecciones de alta costura y después de prêt-à-porter que dejarán huella. Desde «DREAM» (realizada con telas de prototipos) hasta «BABUSHKA» – durante la cual la top model MAGGIE RIZZER será cubierta sucesivamente con diez prendas colocadas una después de otra – y hasta la colección blanca del verano 2002 considerada por VIKTOR & ROLF como su verdadero «bautizo» en el universo de la moda.

Ellos han sabido aportar una dimensión lúdica al lujo y a la elegancia, renovando el lenguaje clásico mediante una nueva interpretación de sus códigos. «El verdadero poder es el poder de la imaginación».
Por haber confrontado todas las facetas de la moda y del arte, VIKTOR & ROLF defienden un verdadero estilo. Un estilo que mezcla la extravagancia de los sentimientos con la pureza del corte, el amor
al «espectáculo» y al producto. Su sentido del «happening» nunca ha traicionado a la mujeres a quienes visten.
De Paris à Tokio, pasando por Nueva York, sus colecciones de prêt à porter se comercializan en más de ciento cincuenta puntos de venta de todo el mundo.

EN EL EVENTO DE YO DONA Y SEPHORA

Como os decía al principio de esta entrada, la revista YO DONA y SEPHORA habían organizado este taller en torno a FLOWERBOMB y para ello, nos citaron en EL SALÓN DE TÉ MARGÓ (María de Molina, 5, de Madrid), un lugar que parece sacado del centro de Londres, y allí nos contaron la historia de esta fragancia.

Y además, también nos presentaron su más reciente EDICIÓN LIMITADA, llamada FLOWERBOMB LOVE ME TIGHT (90,80 € / 50 ml) que está la venta en exclusiva en SEPHORA.

Durante el taller, SALLY LERMA (THE WORKSHOP FLOWERS) nos hizo una demostración de cómo hacer nuestra propia FLOWERBOMB. Nos habló de las excelencias aromáticas de la rosa centifolia y nos trajo un buen ramo de estas flores para que comprobáramos in person lo diferentes que son de las rosas tradicionales, que no huelen ni la décima parte que la centifolia, de cómo combinar las diferentes flores y ramas verdes para elaborar un centro de flores… Me gustó muchísimo escuchar a SALLY y aprendí un montón sobre las flores, algo que me encanta.

Y lo mejor, tener el ramo de ROSA CENTIFOLIA ¡¡¡ALLÍ MISMO!!!. No os hacéis una idea lo diferente y maravillosamente bien que huelen. Lo malo es que duran dos días vivas, por eso es muy difícil encontrarlas en Madrid, porque la gente no las compre y prefieren otro tipo de rosas de tallo largo muy bonitas visualmente… pero sin olor.

MI SORPRESA FUE…
¡¡¡Cuando me vi en las páginas de YO DONA!!!
No tenía ni idea de que hubiera aparecido en la revista!!! Fue una compañera quien me escaneó la página y me la envió. la foto me la hicieron al salir del evento. Me pidieron que posara y se me divirtió el gesto.

¿SABÉIS YA CÓMO HUELE
FLOWERBOMB?
MUCHAS GRACIAS 
POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...