165 Views |  Like

TOM FORD PRIVATE BLEND WHITE MUSK, DE TOM FORD BEAUTY

Sé que no es “de recibo” que os cuente tan tarde la colección TOM FORD PRIVATE BLEND WHITE MUSK, de Tom Ford Beauty, porque lleva en el mercado casi, casi un año. Mil disculpas por la tardanza. Que sepáis que no es la única novedad en fragancias interesantísimas que se han ido presentando en el mercado en este 2010, pero me resulta imposible del todo sacar toda la información que recibo, y eso que escribo todos los días, de lunes a viernes. Aún sabiendo que es muy posible que ya conozcáis estas cuatro fragancias, quiero hablaros de ellas porque siempre me gusta contaros las cosas a mi manera.

El almizcle es el punto de partida de esta colección compuesta por cuatro fragancias: “La intención era exaltar la auténtica belleza del almizcle, sin entenderlo como algo fuerte y sucio, sino como un ingrediente de una sutiliza envolvente y fascinante”, dice Tom Ford. “Lo que descubrí es que hay una gran variedad de matices en torno al almizcle, los cuales no podían capturarse en una única fragancia”.

No es la primera vez que hablamos del almizcle en este blog, pero quiero puntualizar algo: absolutamente todo el almizcle que es está utilizando en la perfumería actual es almizcle sintético por la sencilla razón de que el almizcle natural proviene de una glándula del ciervo almizclero del Himalaya y para obtenerlo, hay que matar al animal y eso está prohibido por ley. Las firmas de cosmética lo han sustituido por la versión sintética. Lo bueno que tiene el almizcle es que combina extraordinariamente bien con infinidad de notas olorosas, y eso es exactamente lo que le interesó a Tom Ford, su versatilidad y las infinitas posibilidades que ofrece.

WHITE SUEDE
Tom Ford explora la tensión excitante entre lo femenino y lo masculino con la combinación de la suavidad del almizcle blanco con notas de rosa búlgara y acordes de cuero. Estas dos notas se encuentran en los extremos opuestos en la paleta del perfumista, pero para recorrer este camino tan lejano, se han utilizado matices de azafrán dorado y una pizca de tomillo picante. De esta forma, llegamos a los acordes del cuero y del ante. Entonces es cuando descubrimos que también tiene matices ahumados del té mate y de incienso, que están introducidos de forma muy ligera para que la fragancia no resulte densa, sino todo lo contrario.
Precisamente, su transparencia se la debe a los toques de lirio de los valles. Este aroma floral evita que la fragancia sea excesivamente masculina y siga jugando con su ambigüedad con respecto a las fragancias femeninas.
Para terminar de “redondear” las notas de almizcle, se ha realzado con ámbar y sándalo, que le dan un toque seco y duradero.

MUSK PURE
Con esta fragancia, Tom Ford quería evocar la sensación olfativa que tenemos cuando nos ponemos una camisa blanca, limpia y recién almidonada, que para él es electrizante y reconfortante a la vez. Para ello, utiliza notas de bergamota italiana y pimienta en su salida, acompañadas de ylang-ylang orpur muy intenso.
El corazón de la fragancia es floral, pero se ha buscado el lado más suave de las flores que componen su bouquet: jazmín sambac, lirio del valle y manteca de orris, un ingrediente muy preciado que se extrae de los bulbos de iris.
En sus notas de fondo se ha mezclado el almizcle con absoluto de orris y absoluto de jazmín sambac. El haba tonka de Venezuela le da matices achocolatados y cremosos, y la resina de benjuí y las notas de cera de abejas laosiana, le aportan mucha sensualidad a la fragancia.
Lo más curioso es que todos estos acordes juntos sacan el lado más puro del almizcle, de ahí el nombre.

JASMINE MUSK
Todo un homenaje al poder cautivador del jazmín, Tom Ford quería hacer un homenaje al arte del perfumista y por ello, ha prestado una atención minuciosa a los detalles y al equilibrio de la composición de esta fragancia, como si se tratara de un vestido de alta costura. Almizcle y jazmín en su justo punto de equilibrio.
La fragancia comienza con acordes muy discretos de ylang-ylang y jazmín. Después la fragancia se vuelve cálida gracias a la mezcla del patchulí y un bouquet de flores blancas, entre las que destaca el jazmín y el orris.
El fondo, muy sensual, es una mezcla de vainilla, sándalo, ámbar, vetiver y jara, que preservan el equilibrio y la verdadera esencia de la fragancia.

URBAN MUSK
Se trata de un almizcle oriental cálido que quiere ofrecer el lado más animal del almizcle. Para ello, Tom Ford ha utilizado semilla de ambretta en su estado más puro que es la única planta conocida que comparte de manera fiel el olor al almizcle. En su salida también están presente la pimienta blanca CO2 (que es una versión menos intensa porque se ha extraído su aroma mediante ese sistema) y comino, que aporta mucha sensualidad a cualquier fragancia.
En las notas de corazón hay miel blanca, que acentúa la cremosidad del almizcle y reafirma las cualidades animales del mismo; jazmín sambac y ciruela negra, que se ocupan de que las notas de almizcles perduren en la piel. Hasta aquí tenemos un almizcle blanco perfectamente construido.
pero vamos con las notas de fondo, que la cosa cambia mucho. Aquí encontramos almizcle de Tonkin, que es una versión que intenta reproducir lo más fielmente posible la materia prima original del ciervo himalayo, que junto con toques de patchulí, vainilla y benjuí de Laos, le dan el carácter oriental a la fragancia del que hablábamos al principio.

PRECIO: 50 ml / 162 €
PUNTOS DE VENTA: Tienda Tom Ford de Puerto Banús y en la perfumería Regia de Barcelona.

EN ESTOS DÍAS OS IRÉ HABLANDO DE ALGUNAS FIRMAS MÁS DE PERFUMERÍA MUY, MUY INTERESANTES, QUE NO LLEVAN DEMASIADO TIEMPO EN EL MERCADO.

MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...