1859 Views |  Like

(UNTITILED) Y (UNTITLED) L’EAU, LAS NUEVAS FRAGANCIAS DE MAISON MARTIN MARGIELA

Tenía muchas ganas de publicar la entrada sobre (untitled) y (untitled) l’eau, las dos fragancias de MAISON MARTÍN MARGIELA, por lo que me aseguré de que el día que iba a escribir sobre ello tendría por delante cerca de cinco o seis horas seguidas de ordenador.

¿Tanto tardo en escribir una entrada? Bueno, como veréis, en algunas ocasiones merece la pena dedicarle ese tiempo a una tendencia o a un lanzamiento muy especial, como es este. Y sí, le dedico muchas veces todas esas horas para que las entradas queden lo mejor posible y el blog tenga el nivel de contenidos que quiero. Este es el caso.

Tengo que decir que (untitled) lleva ya un año en el mercado internacional, que no en España, y que cuando ha llegado a nuestro país, lo ha hecho acompañado por (untitled) l’eau.

Aunque el diseñador MARTÍN MARGIELA existe (¡gracias a Dios!) en el mundo de la moda desde la década de los 80′, entiendo que no lo conoce todo el mundo porque no se trata de un diseñador que se haya dirigido al gran público. Ese es uno de los motivos, el otro es porque en España no tenemos la misma cultura de moda que hay en países como Francia o Italia, ya que las cabeceras internacionales no llegaron a España hasta 1986. El origen de MARTIN MARGIELA es belga y ha sido (y es) una pieza fundamental dentro del minimalismo, junto con otros diseñores/as como JILL SANDER o ANNE DEMEULEMEESTER. Las amantes de la moda ya conocéis este y otros datos de Margiela y no me voy a extender en ello, sólo apuntaros que el minimalismo estará presente también en su perfume, como vais a ver a continuación.

Es evidente que la asociación entre MODA y PERFUME es la mejor de las maneras de introducir al público en general en el universo de los creadores y como sabéis bien todas, me fascina, sí, me fascina, escribir sobre ello, de ahí que las cinco o seis horas se me pasen volando y sea para mí un momento que me dedico a mí misma. Si encima soy capaz de comunicar algo de lo que yo entiendo y vosotras me leéis… ¿para qué quiero más?

Lo primero que hice, antes de preparar los materiales de prensa con los que estoy trabajando, fue perfumarme con (untitled) l’eau (por el nombre, intuí que se trataba de la más ligera de los dos, como así es) para ir captando su salida, para ver cómo se desarrolla su pirámide olfativa en mi piel y para tener la experiencia de introducirme en su mundo desde el mayor número de elementos estéticos posible a la hora de escribir. Es mi rutina siempre que me pongo a escribir sobre una fragancia: experimentar con ella antes.

BLANCO (y verde). Esta es otra de las claves de MARTIN MARGIELA. Casual o intuitivamente, no lo sé muy bien, había elegido un vestido blanco para sentarme a escribir y había cubierto mi sillón de trabajo con una fina tela también blanca. No lo hice a propósito, simplemente hice lo que me pidió el cuerpo (o el corazón) en ese momento.

Los dossieres de prensa preconizan el universo de MARTÍN MARGIELA. Dos carpetas clasificadoras diferentes, diseñadas con gusto minimalista, de cartón rígido y forradas ambas en una exquisita tela blanca con una textura a medio camino entre lo rústico y el lujo más puro.

Me pregunto cómo habrá sido capaz el perfumista de interpretar el color BLANCO y los deseos de MARGIELA, pero seguimos con las claves estéticas de su packaging, creado por FABIEN BARON, tan vinculadas a su particular visión de la moda.

Los NÚMEROS como único adorno de su packaging BLANCO. Del 0 al 23 dispuestos como figuran en las etiquetas de su ropa y con un círculo alrededor del número 3 para evidenciar que se trata de su LÍNEA 3 de perfume. Sus etiquetas, que están cosidas a la ropa con cuatro puntadas, como esperando ser arrancadas en cualquier momento en un claro manifiesto contrario al universo de los logos que impera en el mundo del lujo.

Lujo, sí, pero a su manera (minimalista), hacia dentro y para uno mismo, ese lujo que tiene poco que ver con la ostentación del mundo árabe, ruso y asiático (si exceptuamos Japón, que sí lo entienden de otra manera). El lujo de los materiales nobles, de los tejidos rústicos bien tratados, con un lino bien elaborado, como el que rodea el tapón del frasco. El lujo de la simplicidad, de la sencillez, de saber que llevas una prenda maravillosamente bien confeccionada, con una calidad extraordinaria pero a la vez de silueta austera, alejada de lo estridente. El lujo de líneas puras y del color BLANCO.

Y la tipografía, courier, como habéis visto en esta entrada (a veces, blogger también da buenas posibilidades de maquetación). Es un claro homenaje a la simplicidad de esta letra característica de las máquinas de escribir Olivetti “de toda la vida”, tan alejada del universo del lujo, pero tan cercana al de MARGIELA.

Lo primero que huelo cuando vaporizo sobre mi piel (untitled) l’eau es una nota fresca y verde que llevo grabada bien dentro porque era la nota olfativa dominante de una fragancia fantástica que usaba cuando era pequeña (Bien Être, casualmente, esta fragancia también tenía todo el dibujo de las flores y las letras del nombre en blanco). No es la primera vez que leéis en este blog que los aromas de la infancia se quedan muy bien guardados en nuestra memoria olfativa porque es durante estos años cuando experimentamos las cosas por primera vez y el grado de emoción de cualquier primera vez supera el resto.

Bien, pues esta nota olfativa, verde y fresca, de la que os hablo es el GALBANUM. Sin embargo, la materia prima que se utiliza en perfumería no son las hojas de la planta sino la goma (o resina) que se obtiene por la exudación que provoca la misma planta, a través de incisiones, contusiones o seccionando el cuello de la raíz. Se recoge manualmente de 3 a 10 días después. Finalmente, la esencia de galbanum se obtiene mediante la hidrodestilación de la goma. Es un olor muy característico, y con esto quiero decir que cuando tienes la experiencia de oler el galbanum, inmediatamente se te queda grabado en la memoria olfativa porque no se parece a nada más que a sí mismo.

Seguimos identificando otras notas de la fragancia: huele a cítricos gracias a las NOTAS HESPÉRIDES de la MANDARINA y el LIMÓN maduros macerados con las hojas verdes de sus árboles. Una asociación diferente que termina de redondearse con notas de HIERBABUENA y esencia de BUCHU, todo ello sobre una base ligera de incienso. Como dice el perfumista creador de la fragancia, DANIEL ANDRIER, “Hemos decidido dejar que (untitled) l’eau surgiese de forma natural del primer perfume de la Maison (untitled). Lo que hemos hecho es simplemente nutrirlo y colmarlo de un intenso frescor. Nada más que frescor. No he tenido más que añadir un concentrado de notas verdes y cítricas sobre el “jugo” existente. Para que estalle con una personalidad aún más etérea, más luminosa, más turbadora”. Sin duda, (untitle) l’eau alza su voz alta, clara, ligera y penetrante.

Y yo me pregunto ¿no debía haber empezado perfumándome y hablando de (untitled). A fin de cuentas, esta fragancia fue la primera de la Maison… Pero en realidad, a España han llegado juntas… Dejo de cuestionarme y paso a lo que realmente importa, seguir experimentando con (untitled) y me perfumo con esta para sentir la diferencia. ¡¡Qué presencia tiene aquí el galbanum y el incienso!!

Desde que empecé a escribir esta entrada hasta este momento, han pasado más de tres horas en las que he sido interrumpida por el móvil, varios correos urgentes, varios mensajeros llamando a la puerta, un informe inesperado que no voy a poder hacer por no ser de mi competencia (¡bien! que me quiero ir de puente con los deberes hechos, o sea, el blog debidamente programado); la preparación de un viaje de prensa la semana que viene… Realmente, dándole a la tecla no he estado tres horas, pero durante este tiempo sí he tenido la oportunidad de sentir en mi piel cómo iba evolucionando la fragancia y me resulta fascinante.

Me voy directa al dossier de prensa porque esa presencia tan poderosa que noto del GALBANUM y el INCIENSO tiene mucho más misterio de lo que yo me imagino… Efectivamente, no es una fragancia tan viva como (untitled) l’eau porque las notas hespérides se reducen al absoluto de naranjo amargo, denominado también BIGARADIER. Huele a una mezcla entre azahar y jazmín, un aroma muy rico.

Veo que tienen otros ingredientes igualmente poderosos como son el LENTISCO, una resina, también denominada “almáciga de Chío” o “maná del Levante”, que se obtiene mediante la incisión del tronco. Se extrae de las ramas frondosas por medio de disolventes volátiles, y con etanol se obtiene el resinoide. El lentisco suele utilizarse como nota de cabeza y fijador en las composiciones en las que se quieren destacar los acordes agrestes de helechos, madera, lavanda, musgo, pinos… Muy mediterráneo.

Finalmente, está el SERENOLIDE, un tipo de almizcle blanco de síntesis, creado por la empresa GIVAUDAN RESEARCH & DEVELOPMENT, que tiene notas afrutadas, dulces y un tanto untuosas para dar sensación de confort, como la que sientes cuando te pones una camisa blanca de algodón de calidad, limpia y recién planchada. Se utiliza con las notas de fondo de las fragancias porque es un acorde potente y tenaz que le da volumen a las notas de cabeza y de corazón y suele estar muy presente en las fragancia de la familia chipre (mi preferida). También hace una buena asociación con las flores, los helechos, las maderas y las notas típicas de las fragancias orientales, y cuando va unida a notas frutales, les aporta un efecto de suavidad muy interesante y menos dulce.

Desde que empecé a escribir hasta que he terminado de maquetar la entrada han pasado las seis horas bien cumpliditas. Como os decía antes, no he estado todo el tiempo escribiendo porque he tenido mil interrupciones, pero ya contaba con ello. Eso sí, he disfrutado muchísimo escribiendo y preparando la entrada.

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO MI PARTICULAR VISIÓN SOBRE LAS FRAGANCIAS DE LA MAISON MARTIN MARGIELA

QUERÍA CELEBRAR LA LLEGADA DEL VERANO Y LA NOCHE DE SAN JUAN CON UNA FRAGANCIA MUY ESPECIAL Y OS LA DEDICO A TODAS VOSOTRAS.

MUCHAS GRACIAS POR LEER 
Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...