87 Views |  Like

VIAJE OLFATIVO A TRAVÉS DE LA MODA (FINAL)

Despedimos la semana con la segunda y última parte de este VIAJE OLFATIVO A TRAVÉS DE LA MODA. Espero haber sido capaz de aportaros un punto de vista diferente sobre la percepción de los perfumes y la gran vinculación que existe entre ambos conceptos. Vamos allá:

MA DAME EAU DE PARFUM, DE JEAN PAUL GAULTIER

Volvemos a empezar con Jean Paul Gaultier porque este genial creador es capaz de dar ser versátil y ecléctico como nadie. Sólo hay que ver lo diferente que es su trabajo dependiendo de las firmas para las que trabaje (por si alguna no lo sabe, es el diseñador de Hermés también y, desde luego, nada que ver con esto ni con lo que veíamos ayer cuando hablaba de Classique).

En esta ocasión, su versión del Ma Dame Eau de Parfum gira en torno a tres notas clave: rosa, almizcle y madera de cedro, pero fundamentalmente, intensifica las notas de rosa buscando el juego de los contrastes, de los tonos fluo frente al negro plastificado.
En la pasarela no había rosa exactamente, pero sí tonos ácidos y un look rockero de luxe, muy de acuerdo con la imagen y la pirámide olfativa de esta fragancia que también lleva acordes de mandarina y granadina.

L’EAU D’ISSEY – FLEUR DE BOIS, DE ISSEY MIYAKE

Para Issey Miyake, el encuentro entre el agua y la madera tiene como resultado la forma o formas que se consigue dar a esta materia prima, porque el agua surca la fibra y de esta forma, se labra el frasco. Una propuesta muy poética ¿no os parece?
Para esta ocasión, ha sido el perfumista Jacques Cavallier quien se ha encargado de construir la pirámide olfativa y lo ha hecho con grosella y mandarina en las notas de salida, que le dan mucho frescor. Pero estamos hablando de una fragancia que inauguró la familia de perfumes Acuáticos y que se llama Flor del Bosque, así que las notas florales están muy presentes en el corazón, que incluye esencia de rosa, absoluto de mimosa de Grasse y un toque de freesia, muy suave. ¿Y las notas acuáticas? Se encuentran en el fondo de la fragancia, mezcladas con las maderas de cedro de Virginia, los almizcles y al ámbar amaderado. No tiene desperdicio.
Mi selección de pasarela intenta reproducir la sensación de la madera en primavera, que viene a ser lo mismo que un abrigo de lana fría desestructurado, y las flores serían el colorido de la ropa.


EAU DE FLEUR DE PRUNIER, DE KENZO

El año pasado, Kenzo lazaba sus Eaux de Fleur, una colección de tres fragancias inspiradas en los árboles de Japón (podéis buscarlas con el Buscador de Beautyvictim la que quiera saber más sobre el tema).

Esta primavera se suma a la colección EAU DE FLEUR DE PRUNIER (ciruelo), creada por el perfumista franco-egípcio FRANCIS KURDJIAN (uno de mis preferidos, autor de fragancias maravillosas como For Her de Narciso Rodríguez, Juliette Has a Gun, Le Male y Classique, de Gaultier…).

La fragancia surge de un viaje de Francis Kurdjian a Tokio en primavera, justo cuando acababan de florecer los ciruelos. El aroma le gustó tanto que quiso hacer una fragancia que le recordara las notas y acordes que percibió en dicho viaje. Finalmente, desarrollaba la pirámide olfativa junto con otro perfumista, Jean Jacques, ambos de la casa japonesa Tasago, y le han dado un tono floral empolvado y almendrado.



AGUA COLECCIÓN SOROLLA, DE LOEWE

En esta edición limitada de sus tres fragancias que forman parte de la familia AGUA DE LOEWE (la versión unisex, Ella y Él), no se han modificado las fragancias originales, sólo el estuchaje, y las obras seleccionadas del genial pintor levantino SOROLLA, mantienen una total coherencia y sintonía con cada fragancia.
También vais a ver que cada frasco está decorado con un nudo marinero realizado en piel Loewe trenzada en los colores identificativos de cada perfume, y terminados con apliques

metálicos con el anagrama de la firma.
Estos nudos marineros son un homenaje a las obras del autor que representan las escenas de la pesca tradicional del Mediterráneo.
El colorido y los diseños de la selección de pasarela tratan de expresar la alegría de vivir del Mediterráneo que tan bien plasmó Sorolla en sus lienzos.



ESSENCE, DE NARCISO RODRIGUEZ

De la fragancia original os hablé largo y tendido en el momento de su
lanzamiento: una maravilla olfativa creada por el genial perfumista sevillano, Alberto Morillas. Esta nueva versión es un agua perfumada irisada. Muy ligera, fresca, luminosa pero manteniendo su carácter de eau de parfum, lo que no es fácil de conseguir.
La pirámide olfativa no se ha modificado lo más mínimo: almizcle, polvo de iris, pétalos de rosa blanca y bálsamo de benjuí. Se ha enriquecido con nácar para crear un juego de transparencia con efecto de espejo.


LE PARADIS DE NINA, DE NINA RICCI

Estamos ante una fragancia “young woman” en toda regla, pero también ante toda una tendencia que ya ha abandonado las notas excesivamente dulces y acarameladas, en favor de otras mucho más cítricas, más frescas y más florales. Aunque sigue siendo dulce, ya que contiene aromas de manzana glaseada, la salida es cítrica con destellos de naranja, mandarina, flor de naranjo y almendras. Gardenia y heliotropo en el corazón, y fondo de vainilla, sándalo y patchulí. Como viene siendo la tónica general de las fragancias actuales.

En esto, como en todo también hay tendencias. Por fortuna, el hecho de que se repitan los ingredienes no significa que todas huelan exactamente igual, a no ser que se trate de una imitación descarada, que también las hay.
Las verdaderas diferencias radican en las proporciones de los acordes que compone una fragancia así como en el origen y procedencia de estos.



HILFIGER WOMAN, DE TOMMY HILFIGER

Muchas habréis visto ya el desfile de Otoño/Invierno 2010 de Tommy Hilfiger, y algunos diseñadores estadounidenses más, en donde han mirado hacia el origen de sus colecciones con los que se dieron a conocer al mundo entero y con las que más éxito tuvieron, los años 70′, los trajes masculinos y un concepto propio del glamour muy alejado de lo europeo.

Ese concepto tan particular del glamour es el que ha querido transmitir el diseñador americano a través de esta fragancia, HILFIGER WOMAN, y así se dirige a sus fans incondicionales que van cumpliendo años y quieren fragancias más ricas y más complejas.
La salida es cítrica y afrutada porque contiene notas de pomelo rosa, mandarina, frambuesa y bergamota

italiana, que dan paso a un corazón floral más
sofisticado
de lirio del valle, magnolia y jazmín. Finalmente, descubrimos la vainilla, vetiver y patchulí, que se llevan tan bien con la madera de sándalo. Lo dicho, mucho más sofisticada que lo que nos tiene acostumbrados con el diseñador americano con sus fragancias anteriores, pero sigue siendo joven.



Y HASTA AQUÍ POR HOY. QUE PASÉIS BUEN FIN DE SEMANA.


MUCHAS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR
Si te ha gustado, compártelo...