412 Views |  Like

YOGA EN PAREJA: UNA INVITACIÓN A ABANDONAR NUESTRO “EGO” Y A CONFIAR EN EL OTRO

Buenos días a todos, esta semana vamos a seguir disfrutando del YOGA EN PAREJA, como ya vimos en la entrada anterior realizar estas asanas en pareja tiene muchos beneficios. Resulta además muy confortable y se transmite mucha energía. El yoga por parejas crea un vínculo de confianza entre ambos. Aquí se da y se recibe. Uno está pendiente de las necesidades del otro. El contacto físico es muy positivo y favorece la afectividad. Nos ayudamos mutuamente, supone una retroalimentación. En la vida diaria nos pasamos el tiempo ayudando a nuestros hijos, nuestros cónyuges, a los amigos… En el yoga también estamos pendientes de las necesidades del otro.

El hecho de no estar pendientes de uno mismo, de no estar todo el tiempo pensando en nuestro propio ombligo nos hace sentir bien porque cada postura se hace con la motivación de ayudar a tu pareja. Al dejar a nuestro “ego” a un lado y no querer ser el centro de atención, obtenemos muchos beneficios porque nos hace menos egoístas y nos ayuda a ser más generosos. Como ya he dicho antes el contacto humano, el calor de la pareja hace la práctica más agradable, más distendida, lo cual conduce a la relajación y a la confianza en el otro.

Todas las posturas de yoga, tanto cuando lo practicamos individualmente como en parejas, se han de mantener las asanas durante un tiempo determinado, unos 15 segundos, al menos. La inmovilidad en la postura refuerza la concentración, la paciencia y la conciencia del propio cuerpo. Cuando nos iniciamos en el yoga nos parecerá mucho tiempo en ocasiones ¿Por qué? Porque no estamos acostumbrados a parar a lo largo del día. Estamos demasiado activos y nos es muy difícil parar el ritmo, el hecho de tener que permanecer inmóvil a veces nos puede poner nerviosos. A medida que vamos avanzando en esta disciplina, no sólo somos capaces de mantenernos quietos en la asana más tiempo, sino también que somos capaces de disfrutar de ese estado de inacción y de meditación en la postura. Cuando estos ejercicios se hacen en pareja, los beneficios se multiplican por dos. Para centrarnos en cada postura podemos fijar nuestra atención en la respiración y realizar unas 15 o 20 respiraciones profundas.

VAMOS A REALIZAR UNA KRIYA DE 5 ASANAS MIENTRAS ESCUCHAMOS ESTA PIEZA DE SNATAM KAUR RAS
 

1 – CAMELLO
Esta postura es de nivel medio-avanzado y ejerce una enorme influencia sobre la espalda y sobre la zona lumbar.



2 – PINZA
Estira y revitaliza los músculos posteriores (espalda y hombros) así como las piernas. Mejora la flexibilidad de la espina dorsal. Masajea los órganos internos, sobre todo las vísceras abdominales



3 – PALOMA
Alarga y flexibiliza toda la columna vertebral. Abre la zona escapular y pélvica. Estimula las glándulas tiroides, paratiroides, suprarrenales y sexuales.

 

4 – BARCA
Fortalece abdomen y espalda. Revitaliza la columna vertebral, tonifica los órganos abdominales, favorece la digestión.

 

5 – TORSIÓN DE ESPALDA
Mejora la flexibilidad de la espalda y columna, favorece la circulación de la sangre hacia los órganos del abdomen.

Para mí, después de hacer yoga en pareja te sientes como cuando sales de recibir un masaje, pero con la convicción de que la otra persona ha recibido la misma sensación de bienestar porque tú se lo has proporcionado, le has dado un pedacito ti. Os invito a que lo hagáis con vuestra pareja o con algún amigo/a. Mucho mejor si podéis hacerlo en un parque, en el jardín, en cualquier entorno al aire libre.

DISFRUTAD DE LA EXPERIENCIA
 
BESOS
Si te ha gustado, compártelo...

Tags

#YOGA